Los litorales de México guardan joyas marinas que enamoran a cualquier aficionado al buceo amateur o profesional. Año con año buzos de todo el mundo llegan a México para disfrutar de los paisajes submarinos y su exploración con fines recreativos y científicos. Si ya tienes algo de experiencia en el buceo o estas por dar tus primeros pasos —o mejor dicho, aletazos— en esta emocionante actividad, aquí van algunos de los mejores sitios para ver bajo el agua las maravillas del Golfo, el Pacífico y el Caribe mexicano.

 

1. Arrecife Mesoamericano, Riviera Maya

El Arrecife Mesoamericano es reconocido como el segundo sistema arrecifal más grande del mundo después de la Gran Barrera australiana. Se extiende desde México hasta Honduras y ofrece algunos de los paisajes marinos más espectaculares del Caribe. De hecho, este arrecife llegó a ser explorado por el famoso Jacques Cousteau.

Los mejores sitios para bucear a lo largo de este gran arrecife son Isla Mujeres y Holbox, conocidos por ser santuarios del tiburón ballena, el pez más grande del mundo; pero también encontrarás experiencias extraordinarias en Tulum, Cozumel, y Banco Chinchorro.

Banco Chinchorro merece mención especial, pues es considerado por muchos buzos expertos como uno de los mejores lugares del planeta para bucear. ¿Por qué? Pues porque este falso atolón es hábitat de 95 especies de corales, 35 variedades de esponjas, 150 especies de crustáceos y moluscos, y cerca de 200 especies de peces coralinos.

Por si fuera poco, la zona es un museo de naufragios de diferentes épocas. Aquí pueden observarse barcos tan antiguos como los galeones que se hundieron por las batallas navales libradas entre piratas y la Armada Española.

 

2. Mar de Cortés, península de Baja California

A post shared by Fred Buyle (@fredbuyle) on

La riqueza marina del Mar de Cortés lo llevo a ser bautizado como el acuario del mundo por el científico y explorador francés Jacques Cousteau. Esta zona del pacífico recibe cada año una de las migraciones más grandes de ballenas grises en el mundo. Una inmersión en sus aguas ofrece la posibilidad de nadar junto a mantarrayas gigantes, tortugas, peces globo, pulpos, anguilas y muchas otras especies marinas. Si hablamos de sitios específicos para bucear en el Mar de Cortés, sin duda debemos mencionar a Cabo Pulmo y el Archipiélago Espíritu Santo.

Cabo Pulmo está inscrito como Patrimonio Natural por la UNESCO dada su enorme biodiversidad marina, una de las más ricas y estudiadas en el mundo. Es parte del territorio de Baja California Sur y sus arrecifes coralinos son únicos en esta zona del Pacífico. Las aguas de Cabo Pulmo son perfectas para practicar snorkel y buceo autónomo.

El Archipiélago Espitiru Santo es el sueño hecho realidad de muchos buzos. Se compone de una serie de pequeñas islas e islotes volcánicos habitados por cerca de 1200 especies marinas entre mamíferos, reptiles y aves. Una inmersión en esta zona ofrece la posibilidad de observar lobos marinos, tortugas, mantarrayas y tiburones blancos —así es, este archipiélago es uno de los mayores santuarios de tiburones blancos en el mundo.

 

3. Buceo en cavernas, Yucatán

A post shared by Naturepix (@naturepixtravel) on

La inmersión en cavernas es quizá la modalidad más compleja que hay en el buceo y el mejor lugar para realizarlo son los cenotes de la Península de Yucatán. Aunque la exploración de cenotes sólo la pueden hacer buzos especializados, existen alternativas seguras para sumergirte en el inframundo maya. Después de algunos cursos introductorios estarás listo para realizar tu primer tour en cavernas.

Bajo las aguas cristalinas de los cenotes observarás especies de peces endémicos, así como impresionantes estalactitas y estalagmitas formadas a través de millones de años. El impresionante mundo surrealista que encontrarás en los cenotes te obligará a regresar una y otra vez.

 

4. Sistema Arrecifal Veracruzano

El Golfo de México de México también tiene opciones para el buceo. El mejor ejemplo es el Parque Nacional Sistema Arrecifal Veracruzano. Las 17 estructuras arrecifales de este sistema no solo poseen un gran valor biológico sino que también tienen relevancia histórica, pues son un cementerio de barcos hundidos que datan de la época colonial.

Aunque este sistema arrecifal no es tan conocido, su alto valor biológico lo convierte en una de las maravillas naturales de México y en un excelente sitio para practicar el buceo. Abarca cerca de 50 mil hectáreas y se extiende por la costa veracruzana abarcando el Puerto de Veracruz, Boca del Río y Alvarado.

 

5. Bahía de Banderas, Puerto Vallarta

Puerto Vallarta tiene uno de los mejores destinos para el buceo en el Pacífico: Bahía de Banderas. Aquí se localizan las maravillosas Islas Marietas, cuyo ecosistema ha sido investigado por reconocidos oceanógrafos de todo el mundo. Otros puntos para explorar buceando en la bahía son las cavernas submarinas de El Morro y la zona conocida como Los Anegados, donde se pueden observar grandes cardúmenes de peces, mantarrayas gigantes, algunas especies de tiburones, delfines y tortugas.

6. Parque Nacional Arrecife Alacranes, Yucatán

Se trata del único arrecife ubicado en el estado de Yucatán y su estructura se conecta con el Golfo de México. En este parque existen cincos islas pequeñas, aunque la llamada Isla Pérez es la única ocupada por un puesto de vigilancia de la Armada de México. Las islas de la zona son sitios de anidación de tortugas marinas y también son refugio de cientos de aves, en especial de pájaros bobos.

Entre las actividades permitidas en el parque está la pesca deportiva, el snorkel y el buceo recreativo. El único sitio donde se permite acampar es en la Isla Pérez, pero no cuenta con hoteles, tiendas, ni restaurantes debido a que se le considera una zona protegida.

Para bucear en el Arrecife Alacranes, lo más recomendable es tomar un tour desde Puerto Progreso.