La categoría de plásticos de un solo uso se compone de cosas que nos sirven por unos pocos minutos y luego se convierten en “residuos”. Los cubiertos de plástico que nos entregan en un delivery de comida, la botella de agua o de soda que compramos en la tiendita o kiosko, las bolsas que nos entregan con la compra del súper (y que se rompen fácilmente), entre otros, forman parte de este grupo.

La generación y consumo de plástico de un solo uso ES un problema. No alcanza con pensar en reciclarlo (que por cierto puede ser bien difícil o imposible si los materiales están sucios, por ejemplo) o decir que “simplemente se trata de tirar la basura en los cestos y no en los espacios públicos” -como he leído en unos artículos maliciosos por ahí-.

Crédito: RitaE

Es mejor acostumbrarnos a utilizar materiales reutilizables, tales como bolsas de tela, nuestro propio tupper para la comida, y nuestro propio vaso para el rico café que compramos cerca del trabajo (en vez de vasos de telgopor/unicel/estereofón que no se degradan, sino que se rompen y permanecen como poliestireno expandido para siempre). La alternativa es utilizar objetos de un solo uso hechos de materiales rápidamente biodegradables, algunos de los cuáles YA existen, y otros están siendo investigados y desarrollados.

Algunos pueblos han identificado con claridad los problemas asociados con el plástico de un solo uso, y están tomando medidas al respecto. Acá te contamos algunos avances en leyes nacionales e iniciativas municipales. ¡Ojalá tu comunidad pronto se sume a esta lista!

Países de América Latina que están creando legislación sobre uso de bolsas plásticas.

Chile, por ejemplo, con el hashtags #ChaoBolsasPlásticas, está impulsando un Proyecto de Ley que busca prohibir la entrega de bolsas plásticas de comercio en todo el país. Cuando la normativa se publique en el Diario Oficial, habrá un plazo de seis meses para que las disposiciones entren en vigencia. Se espera cambiar las conductas de manera incremental a lo largo del tiempo.

Algo similar se ha legislado en un país de América Central. El 19 de enero de 2018, Panamá sancionó por ley la prohibición de uso de bolsas plásticas en comercios, a excepción de bolsas para alimentos e insumos húmedos. Las tiendas tendrán hasta mediados o finales de 2019 para adecuarse al reemplazo de las bolsas (según el tipo de tienda).

Costa Rica también avanza en eliminar bolsas de plástico y otros plásticos de uso único, aunque esos avances no se han dado de la manera más rápida.

Perú es otro de los países considerando medidas para reducir el uso de plástico (bolsas, telgopor o tecnopor, cañitas -popotes-) y fomentará el reciclaje del mismo. Para esto último, se considera requerir a las empresas embotelladoras que utilicen en todos sus envases un 20 por ciento de material reciclable.

En Colombia aún no se prohíben las bolsas de plástico, sino que se cobra un impuesto a su consumo. Según un artículo del El Espectador (febrero de 2018), “desde que entró en vigencia la norma, se reportó el pago de 496.538.785 bolsas plásticas”. Ese número da un promedio de 113.055 bolsas por hora en el país.

En México, aunque hay proyectos nacionales de regular el uso de bolsas de plástico y reducir el uso de unicel (poliestireno expandido), por el momento los mayores avances han sido regulaciones de gobiernos locales / subnacionales. Hay casos de implementación dudosa -Ciudad de México- o lugares donde aún está por verse qué sucede -como Querétaro, que ha prorrogado la implementación de su Ley Antiplástico para agosto de 2018-. Se calcula que en México, una familia consume 650 bolsas de plástico al año y luego las tira, y que el total de unicel producido al año asciende a 125 mil toneladas. ¡Ojalá los legisladores se inspiren con este artículo y hagan algo al respecto!

Algunas ciudades que avanzaron con iniciativas locales.

San Pedro La Laguna (Guatemala)

Confieso que mi idea de hacer este artículo salió de este video sobre San Pedro La Laguna:


Es genial la frase con la que inicia: “un pequeño pueblo le ha enseñado a toda una nación que con actitud se puede hacer historia”. Prácticas tradicionales de la comunidad permitieron rápidamente pasar a usar materiales reutilizables o biodegradales: servilletas de tela, envolturas en hojas de plátano, cestos o canastas de mimbre / paja… Y este cambio de actitud de la comunidad no fue una cuestión “hipster”, sino algo impulsado hasta por los pescadores del lugar, que decidieron por sí mismos limpiar el plástico presente en algunos cuerpos de agua, como el Lago Atitlán. La ley municipal aprobada en 2016, después de un proceso de consulta popular, prohibió popotes (pajitas, sorbetes) y bolsas plásticas. En poco más de un año, pudieron reducir el uso de esos elementos en un 80 por ciento.

Ciudad de Buenos Aires (Argentina).

Hasta hace unos años, los supermercados, hipermercados y autoservicios de la Ciudad de Buenos Aires consumían más de 500 millones de bolsas. Con esa cantidad, si se formara un sendero (una línea de 275 mil kilómetros), daría casi 7 vueltas alrededor del planeta en la línea del Ecuador.

Según información oficial, cuando se analizó el problema, se encontró que “un tercio del material que se retira por la limpieza de los arroyos entubados de la Ciudad son bolsas”. Las bolsas sueltas en las calles tapan sumideros, y forman “diques” que atrapan otros residuos en los sistemas de drenaje de la Ciudad.
El gobierno de la ciudad de Buenos Aires, a través de la Resolución N° 341/16, ha logrado prácticamente eliminar la entrega de bolsas plásticas livianas no biodegradables en los comercios en el año y medio que lleva desde su implementación.

Galápagos (Ecuador)

Este paraíso de fauna marina tomó medidas para que el lugar siga siendo tal cosa. En 2014, se resolvió prohibir el uso de “fundas plásticas camiseta” y “envases de espumaflex”. Para mayo de 2018, se comunicó que el control de la prohibición pasaría a ser más estricto, y para este momento también incluye el no uso de sorbetes (popotes) y botellas no retornables.

A post shared by Inmobiliaria Net LC (@inmo_net) on

Lamentablemente, el 90 por ciento del plástico que se recoge de las costas de Galápagos proviene del Ecuador continental y de lugares lejanos, como Filipinas. Según el portal Andes, en los primeros cuatros meses de 2018 se han recolectado 22 toneladas de basura plástica en Galápagos (en limpiezas de superficie y submarinas realizadas alrededor del perfil costanero de las islas Santa Cruz, San Cristóbal, Floreana y Santiago).

Es decir, con las corrientes marinas, para un sitio insular como Galápagos no alcanza con prohibir el uso local de plástico, pero por lo menos es un paso en la dirección correcta.

It’s #WorldEnvironmentDay & we’re celebrating going plastic-free in the Galapagos! 8 million tonnes of plastic ends up in the ocean annually & plastic that makes its way to the Galapagos threatens the 2,000-plus species that exist no where else on earth. 🐢🐳🦎 But great news! The Galapagos Governing council approved a resolution against plastic in the islands & the entry of single-use plastics will gradually be restricted. Travelers will no longer be able to bring in plastic straws, single-use plastic bags, styrofoam containers & nonreusable plastic bottles. ♼ Let’s #BeatPlasticPollution – as you pack for your next adventure consider the amount of plastic you bring into a destination & use while exploring. Ensuring the adventure leaves an enduring impression on you, not the other way around.

A post shared by Southern Explorations (@southernexplorations) on

Ante la crisis de contaminación por plásticos, sobre todo en los océanos, diversos países en todo el mundo han apostado a prohibir productos y aplicar impuestos. El siguiente mapa permite resumir algunas de las acciones en otros continentes y regiones:

¿Qué puedes hacer individualmente para promover acciones colectivas sobre el uso de plásticos y sobre el reciclaje?

El 5 de junio de 2018, en consonancia con el #DíaMundialdelMedioAmbiente, la agencia de Naciones Unidas que se ocupa del Medio Ambiente ha lanzado una campaña por un mundo #SinContaminación por plásticos. Aquí puedes leer cómo participar. Básicamente, se trata de estos  tres simples pasos:

  • Elige el tipo de plástico desechable al que quieres renunciar (ejemplo, sorbetes / popotes).
  • Graba un video o toma una foto tipo “selfie” con la alternativa reusable que estás listo para incorporar en tu vida.
  • Comparte tu selfie o vídeo en medios sociales con los hashtags #SinContaminación por plásticos y #DíaMundialdelMedioAmbiente, y etiqueta a tres amigos para que hagan lo mismo en las 24 horas siguientes.

 

Además, ¡puedes ser un promotor del reciclaje inclusivo en tu comunidad! Este manual hecho por la organización ReciVeci te enseña a hacerlo de una manera súper clara.

¿Conoces más pueblos libres de plástico? Déjanos tu comentario y lo incluiremos en el artículo. ¡También cuéntanos qué se está haciendo en tu comunidad para reducir el uso de plástico!