La Ciudad de México es la ciudad hispanoparlante más grande del mundo. Es una ciudad con una extensión de 1479 km2, el doble que la Ciudad de Nueva York. Y, aunque tiene muchas áreas verdes, mientras uno camina entre sus innumerables calles y edificios, se puede llegar a sentir completamente inmerso en la urbe, alejado de la naturaleza. Se nos olvida que el Valle de México fue fundado por los mexicas por su belleza natural y la integridad de su ecosistema. Pero si miramos a lo lejos, como en una media luna, veremos las montañas más altas del valle, trazadas con rutas para ser exploradas.

Te traemos las cinco mejores montañas para hacer trekking cerca de esta gran ciudad.

1. El Nevado de Toluca

Este volcán es famoso por las lagunas que tiene en el cráter. Se encuentra a aproximadamente 1.5 hrs de la capital. Puedes llegar en coche muy cerca del cráter y subir hasta las lagunas. Después hay varios senderos para subir a la cima. Hay que tener cuidado y bajar con tiempo, ya que el clima es muy variable.

Crédito: Walking México

2. El Desierto de los Leones

“El desierto”, como lo llaman los locales, es uno de los bosques más cercanos de la ciudad. Llegando en automóvil, por la carretera hacia Toluca, uno encuentra un hermoso convento antiguo. Hay murallas que escalan hasta la cima, que algún momento protegieron a los pobladores del entorno. Hoy se pueden explorar infinitos senderos en los que se puede practicar trekking, trail running o andar en bici de montaña.

Crédito: Walking México

3. Los Dinamos

Como cuatro hermanos se elevan Los Dinamos, una serie de monolitos que se encuentran bordeando el sureste de la ciudad. Su nombre viene de los generadores de energía hidroeléctrica instalados en el Río Magdalena en la época del porfiriato. Hoy, el mismo río es fuente de agua para casi toda la ciudad y la cruza por completo hasta llegar a Hidalgo. En Los Dinamos pueden encontrar cientos de senderos para caminar en la naturaleza con toda la familia.

Crédito: Walking México

4. Ajusco

El Ajusco es la joya del sur de la Ciudad y, aunque esté en boca de mucha gente y todos sepan dónde está, son muy pocas las personas que pueden presumir haber llegado a su cima. Hay 5 rutas que llegan a los dos picos del Ajusco – La Cruz del Marqués y el Pico del Águila. Subiendo por la calle principal, hay varias entradas a éstas. Hay que preguntar a los locales para obtener las mejores recomendaciones. Su cima es de las más espectaculares ya que se puede ver toda la Ciudad de México, el Popocatépetl, Iztaccihuatl, y Nevado de Toluca.

Crédito: Walking México

5. Iztaccihuatl

La montaña más majestuosa, junto al Popocatépetl, se presenta en días muy claros para acordarnos que cerca está de la Ciudad. Es imponente ver a “La Mujer Dormida”, como es llamada legendariamente. Más imponente es estar sobre sus faldas y proponerse llegar a la cima. Subir el Iztaccíhuatl no es para cualquiera, pero tampoco es necesario ser un alpinista profesional para domarla. Cada quién tiene que intentar, en el proceso de subir a sus 5284 metros sobre el nivel del mar, conocerse un poco más a sí mismo.

Crédito: Walking México

Crédito imagen de portada: Lara Danielle.