1. Cuevas de Yungang. Datong. China

Considerado por muchos como la Petra china, las Cuevas de Yungang en Datong son un conjunto de grutas que representan un exquisito ejemplo del arte budista. ¿Te animas?

#yungangcaves #yunganggrottoes #datong #millemillabuddha

A photo posted by @rosaacolori on

 

2. Gwalior. India

Aunque la mayoría de la gente llega a Gwalior para acercarse hasta su increíble fuerte, ubicado en la zona alta, mientras subes hasta allí, a ambos lados de la carretera, se encuentran unas esculturas jainistas tan impresionantes como desconocidas por muchos.

 

3. Meseta de Dieng. Java. Indonesia

Un increíble lago color turquesa de origen volcánico que emana gases sulfurosos, unos paisajes impresionantes, conjuntos de templos, fumarolas e incluso zonas de alta actividad volcánica son sólo algunos de los muchos atractivos de una de las zonas más desconocidas de Java.

 

4. Shirakawa-go. Japón

Imagínate un pueblo tradicional japonés. Ahora imaginátelo rodeado de montañas, campos de arroz y cubierto de nieve en invierno. Esto es Shirakawa-go en los alpes japoneses, uno de los rincones más bellos e increíbles del país.

 

5. Pidurangala. Sri Lanka

Empezar el ascenso a Pidurangala a través de un estrecho sendero en el que, incluso, en ciertos momentos, hace falta escalar a través de grandes pedruscos, es parte del camino que deberás recorrer si quieres tener una de las vistas más impresionantes que puedas imaginar en Sri Lanka: la maravillosa Roca del León desde las alturas.

 

6. Lopburi. Tailandia

Lopburi es uno de los lugares más olvidados de Tailandia que, te confirmamos, resulta ser una agradable parada de unas horas en el trayecto hacia el norte del país. Cientos de monos y miles de cables eléctricos te esperan en una localidad, cuanto menos, sorprendente.

A photo posted by @icesarunyu on

 

7. U Bein. Myanmar

Tiene el puente de teca más largo del mundo y también uno de los lugares más increíbles en los que vivir un atardecer. Sentarse a ver como se adentra en el lago, mientras el sol empieza a esconderse, es una de las imágenes que seguro no olvidarás jamás.

 

8. Llanura de las Jarras en Laos. Xieng Khouang. Laos

Miles de jarras, que según los científicos tienen más de 1500 años, es lo que podemos encontrar en una llanura al norte de Laos, formando un paisaje de lo más inusual y a la vez sorprendente. Por el momento aún no sé sabe si contenían alimentos o eran urnas funerarias. ¿Te animas a descubrirlo?

A photo posted by rafnyc212 (@rafnyc212) on

 

9. Tam Coc. Vietnam

Conocido por muchos como la Bahía de Halong en tierra, esta zona de Vietnam, salpicada de arrozales y bañada por el río Ngo Dong, se ha hecho muy popular en los últimos tiempos por sus increíbles formaciones kársticas y sus increíbles cuevas de roca caliza.

 

10. Gunung Mulu. Malasia

Aunque no es de fácil acceso, llegar a la selva de Gunung Mulu y poder contemplar las extrañas formaciones rocosas que allí tienen lugar y que parecen querer salir del paisaje, hace que el viaje valga la pena.

A photo posted by kakijalan (@kakiberjalan2) on