1. Isla de Providencia. Colombia

Esta islita montañosa y selvática está ubicada en el Mar Caribe, muy cerca de la ciudad de San Andrés. Con una superficie de solo 17 kilómetros cuadrados, alberga la tercera barrera coralina más larga del mundo (255 kilómetros cuadrados). Es un verdadero paraíso para los amantes del buceo y de los ecosistemas marinos. A diferencia de lo que sucede con otras islas del Caribe, las actividades turísticas y comerciales de Providencia están estrictamente reglamentadas, y en el año 2000 sus aguas han sido declaradas como un área protegida por la UNESCO.

A photo posted by Andy Shepard (@nikonandy) on

2. Los cenotes de Yucatán. México

Cenote es un término que solo se utiliza en México y que proviene de la palabra maya dzonot, que significa abismo. Se trata de pozos de agua dulce creados por la erosión de la piedra caliza, donde podrás observar increíbles formaciones calcáreas. Para los mayas, los cenotes eran lugares sagrados por donde se entraba al inframundo. ¿Aguas subterráneas, cristalinas y turquesas en el medio de la jungla, rodeadas de estalactitas y de estalagmitas, con una temperatura promedio de 26 grados? Si esto no es el Paraíso en la Tierra, no sabemos dónde más podremos encontrarlo…

3. Gran agujero azul. Belice

Entre la infinidad de cayos que yacen en el litoral beliceño se localiza uno de los grandes atolones del mundo: el Lighthouse Reef, en el que se encuentra el llamado Great Blue Hole, a solo 100 km de la Ciudad de Belice. La circunferencia casi perfecta de este gran agujero azul es asombrosa. Jacques-Yves Cousteau exploró el lugar en 1971, a bordo de su legendario Calypso, y lo declaró uno de los diez mejores sitios de buceo del mundo. El Gran Agujero Azul es parte del Sistema de Reservas de la Barrera del Arrecife de Belice, Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Aquí lo vemos desde el aire, impresionante, ¿no?

A photo posted by @enterados on

4. Isla de Pascua. Chile

Es la isla habitada más remota del mundo y es uno de los principales destinos turísticos de Chile, no solo debido a su belleza natural sino por su misteriosa cultura ancestral de la etnia rapanui, cuyo más notable legado son las enormes estatuas conocidas como moái.

5. La selva amazónica

Nueve países y más de seis millones de kilómetros cuadrados ocupa la selva tropical más extensa del mundo. Puedes adentrarte a ella desde Brasil, Perú, Bolivia, Colombia, Ecuador, Venezuela, Guyana, Surinam o la Guayana Francesa, y explorar largamente uno de los tesoros más intensos y amenazados del mundo.

6. Zanzíbar. Tanzania

La superficie de esta isla es de 1.600 kilómetros cuadrados, un poco menos de la mitad de la isla de Mallorca. Hay animales únicos, como el mono colobo rojo, en la selva de Jozani, y sus costas son perfectas para bucear, hacer snorkel, nadar con delfines o, simplemente, pasar largas horas observando la labor de los pescadores mientras tomas un sabroso cóctel.

A photo posted by Travel Noire (@travelnoire) on

7. Bora Bora. Polinesia Francesa

Aguas con matices de azules y verdes que nunca antes habías visto, flores exuberantes, las barreras de coral más impresionantes del mundo, comida deliciosa y una cultura riquísima…Ya sabes de qué lugar hablamos, ¿verdad?

A photo posted by Bora Bora (@boraboraphotos) on

8. Ko Phi Phi Lee. Tailandia

Las playas de Tailandia se encuentran, sin ningún tipo de dudas, entre las mejores del mundo, siendo una de las más destacadas Maya Bay, en la isla Ko Phi Phi Lee. Aunque a día de hoy esté muy masificada, ir a primera hora de la mañana, cuando el sol aún no ha despuntado, te asegura disfrutar de ella en total soledad.

A photo posted by Nicole 〽 (@coleski) on

9. Seychelles

Muy cerca de la costa africana, en mitad del océano Índico encontramos el archipiélago de las Seychelles. Son 115 islas consideradas por muchos como lo más parecido al Edén.

10. Hawai. Estados Unidos

No hace falta dar más explicaciones, ¿no?

A photo posted by #GoPro_Epic (@gp_epic) on