El verano en Lima es intenso y durante enero, febrero y marzo las heladerías se llenan de gente. Durante los últimos cinco años ha habido un boom de heladerías artesanales, cada una con su propia formulación de recetas, sus detalles y su filosofía, pero todas con la consigna de darle al amante del helado una alternativa diferente, ya sea en la versión de paletas, copas, conos u otros.

En el Perú hay una tendencia y gusto por lo cremoso, o sea, por los “gelatos” (elaborado a base de lácteos más los agregados), aunque también se goza de los de pura fruta con agua (sorbete), de las cremoladas y raspadillas, y últimamente, los yogurt frozen. Pero estos últimos quedarán para otra lista. Ahora te propongo un recorrido por los mejores locales para comer esos helados bien cremosos que tanto te gustan.

 

1. La Fiorentina

Esta heladería es un emblema de Surquillo y está ubicada a unos pasos del mercado N1. El emprendedor de este negocio es Carlos Cassasa, quien en el 2010 – a sus 72 años- pudo cumplir el sueño de tener su propia heladería.

El dato llegó a oídos de Gastón Acurio (el Rey Midas de la cocina peruana) y ahí empezó el éxito popular de su marca. Tiene helados de los sabores más tradicionales como lúcuma, fresa, vainilla, maracuyá y otros creativos como el de pisco sour (cóctel pisquero bandera del Perú), crema de chocolate, turrón, bombón, azul cielo y hasta de ají.

Dirección: Jr. Colina 580 – Surquillo
Precio: paletas desde S/5

 

2. Anelare

Esta heladería fue gestada por la maestra Romina Remy, cuando cursaba su último ciclo de estudios universitarios. Lo que en principio fue un proyecto práctico, resultó siendo su pasión y vocación. Hoy cuenta con cinco módulos dentro de centros comerciales y con presencia en nuevas bodegas gourmet de la capital.

Tiene sabores interesantes como crema italiana con frambuesas, chocolate con almendras acarameladas, sweet cockies, crocante de lúcuma, chicha morada y otros frutados con stevia. A veces trabaja con otras marcas dulceras peruanas para unir sus productos en un mismo sabor de helado. Mucho ingenio detrás de un sabor.

Aquí puedes ver sus tiendas y direcciones.

 

3. Palettas

Esta marca ingresa al mercado peruano con la propuesta de helados en paletas, cien por ciento hechos a mano, y se caracteriza por la calidad de sus múltiples sabores. Surge con la promesa de revolucionar el mercado y conquistar a familias enteras, así como lo hizo en el extranjero, donde ya está posicionada.

Las opciones varían cada semana, pero las que siempre estarán en vigencia son las paletas de lúcuma, de suspiro limeño, de aguaymanto, de arroz con leche y mazamorra, de frambuesa y menta, de mantequilla de maní, de dulce de leche con nuez, de mora crema, de crème brûlée, entre otros sabores peruanos, y otros nada convencionales.

Direcciones:
CC. Jockey Plaza
Plaza Lima Sur
Balta Shopping
Mall Aventura Plaza de Bellavista

Precio: desde S/7.50.

 

4. Zacateca, Paletas Mexicanas

Recordando el estilo mexicano, pero con sello peruano, Zacateca es una de las primeras marcas peruanas que apostó por la presentación de tipo “paleta rellena”. Este es un negocio familiar que tiene como meta el siempre ser artesanal a pesar de la demanda, y que sólo utiliza ingredientes naturales, sin colorantes ni preservantes ni saborizantes artificiales.

Es difícil decidirse por un sabor en particular, ya que cada uno tiene un encanto… Está el sabor de fresa con leche condensada, el de mango con chocolate, el de mousse de maracuyá, el de pie de limón, el de suspiro limeño, el de capuchino con chocolate, el de oreo, el de trufa de chocolate… ¡Riquísimos todos!

Dirección: Av. Villarán 697 – Surquillo
Precio: S/7 cada paleta

 

5. Blu

Laura Lucangeli y Nicolás son los personajes creadores de este espacio, pioneros en la zona de Barranco (distrito bohemio). Ambos estudiaron gelateria y decidieron asociarse para poner –con mucha seguridad- un negocio basado en este producto. Los críticos y expertos le han dado el visto bueno desde un inicio.

En su tienda hay helados de crema y en sabores como menta y muña, pura vainilla, aguaymanto, limón, fior di latte, maracumango, canela, ciruela, granadilla, plátano, lúcuma y el famoso affogato, que es una bola de gelato inundada por un espresso. Los helados se venden por bolas o en baldecitos.

Dirección: Jr. 28 de Julio 202 – Barranco

 

6. Crem dela crem

Siguiendo con el éxito de las heladerías de Barranco, el año pasado nació “Crem dela Crem”, ubicada exactamente frente al parque principal del distrito. Desde que abrió fue una sorpresa, pues no sólo llamaron la atención sus helados, sino también los dulces y los mensajes en la pared que enseñan el ABC de su producto.

Entre los sabores a destacar se encuentran: frutos rojos, fresa, lúcuma, chocolate, yogurt, uva borgoña, zarzamora, dulce de leche, fior di latte, stracciatella, mango, butterscotch y frutos rojos.

En postres, se llevan todos los halagos el pecan pie, los alfajores, la torta de chocolate, los cheesecakes y el queque de zanahoria. Todos pueden salir en porciones o a pedidos de molde entero (sólo con anticipación).

Dirección: Parque Municipal 109 – Barranco

 

7. 4D

La famosa gelatería y café “4D” es un emblema de Lima, muy exitoso desde 1998. Liderado por la reconocida maestra heladera Ana María Bugosen, quien siempre da cátedra de este producto y del arte que se necesita para llegar a un resultado final impecable. “El helado es una obra de arte”, recuerdo que me dijo una vez.

Actualmente, la marca cuenta con seis puntos en la capital, además de tener servicio de cafetería completo: sánguches, cafés (buena selección de producto), postres y antojitos al paso. Si hablamos de sabores, podría extenderme demasiado, pues aparte de los clásicos de frutas, tienen creaciones interesantes para estas épocas como el helado de panetón.

 

8. Laritza D’

La cadena de heladería-café “Laritza D” tiene 20 años de tradición, desde que Alberto De Gasperi inauguró el primer local. Es un negocio familiar especializado en postres y en helados italianos libres de preservantes, colorantes o saborizantes artificiales.

Aquí es muy común ver a los comensales disfrutar de grandes copas de helados, porque ese es su encanto principal. Además, tienen una nutrida carta para desayunos, almuerzos y cenas. Nada se les ha escapado al momento de engreír al comensal. En sabores, recomiendo probar su helado de chocolate y la copa al estilo Laritza o la Salerno.

 

9. Paletti

Los gestores de “Paletti” le han acuñado las palabras de “helados gourmet”, debido a su meticuloso proceso y de creación de sabores. Cada helado es decorado a mano, lo que le da un gran valor agregado. Actualmente, tienen más de 15 puntos de venta entre módulos y dentro de bodegas gourmet.

Ofrecen presentaciones en paleta en sabores particulares como pisco sour, maracuyá sour y chicha sour, y también tienen sabores extremos como doble chocolate con almendras, vainilla con cereal, lúcuma con brownie, coco con manjar, banana Split, y Nutella.

 

10. Palermo

Es un local clásico del distrito de Jesús María, que ya lleva más de 50 años elaborando helados de fruta y de leche. Tienen un equilibrio perfecto de dulce, que deja notar lo natural de las frutas. La presentación es en bolas puestas en cono o vasito.

Ofrecen sabores clásicos como lúcuma, vainilla y fresa, que en conjunto forman el famoso tricolor que a los peruanos tanto nos gusta. Otros recomendados son manjar blanco, chocolate, ron con pasas, menta con chocolate, café, ciruela, limón, chirimoya, coco y mango.

Dirección: Jr. Huiracocha 1237 – Jesús María.

 

11. Speciale

La heladería Speciale es la más tradicional y antigua de Magdalena y su local es de un estilo bastante ochentero, que invita siempre a pedir los clásicos de esta heladería de antaño, pasarlo en familia o conversar con los amigos ya sea en el interior o en la terraza de la calle.

Rafael Cereghinog es el actual dueño de esta marca que nació en 1943, y él cuenta la historia de lucha de su abuelo que llegó a tener unas 16 panaderías en total, para luego sólo quedarse en el rubro del helado. Actualmente, tienen sabores como fresa, chocolate, manjar blanco y el especial de la casa: “Magdalena”, que tiene vainilla, mermelada de fresa y cobertura de chocolate bitter.

Dirección: Jr. Libertad 1231 – Magdalena

 

12. Amorelado

Todos los clientes que llegan a la heladería Amorelado quieren desconectarse del mundo, pues sus espacios acogen como si fueran parte de un cálido hogar. Si debo recomendar un sabor, ese es el de albahaca con piña, aunque también están los clásicos como lúcuma, mango, fresa, tuna y aguaymanto.

Otros sabores fusión son banana split, menta con chocolate, fresa con crema y cheesecake de oreo. La heladería tiene otros postres como brownie, alfajores, keke de naranja, keke de zanahoria, crocante de manzana, pie de manzana y bebidas como café y refrescos.

Dirección: Ignacio Merino 525 – Miraflores

 

13. Ugo’s Factory

Esta heladería se encuentra en el distrito de Magdalena, y es fruto del ingenio de su dueño, Hugo Plate, quien ha sido el pionero en presentar un helado de ceviche. Sí, del sabor del plato bandera del Perú. Otra osadía fue el haber creado uno de tallarines rojos, de ají amarillo y hasta de tacu tacu.

Las puertas del local se abrieron en el 2007, en un principio con sabores como chirimoya, lúcuma, vainilla y fresa. Después llegaron sabores como pisco sour, chocolate, palta, queso helado, entre otros inspirados en postres peruanos que a todos nos encantan. Si buscan chispa y factor sorpresa, éste es el lugar.

Dirección: Av. Sucre 495 – Magdalena

 

14. Mamma Lúcuma

Carlos García y Carlos Zapata fundaron la heladería Mamma Lúcuma a mediados del año 2015, con la intención de ofrecer productos de calidad cien por ciento naturales. Y así se arriesgaron, pues la zona donde decidieron poner el negocio no tenía heladerías a la vista. Ahora el local es muy concurrido sobre todo en épocas de verano, ya que los limeños somos curiosos y heladeros.

Le pusieron ese nombre porque recuerdan mucho los helados hechos a base de lúcuma del norte chico de Lima, Huaral. La mencionada fruta peruana es difícil de conseguir en otros países. Está de más decir que el helado de lúcuma es mi principal recomendación y que a cualquier sabor se le pueden agregar diversos toppings a elección.

Dirección: Av. Lima 683– San Miguel

 

15. Helados Ovni

Siguiendo con la tradición de la lúcuma, recomiendo probar los Helados Ovni, un punto infaltable cuando hablamos de la carretera hacia las playas del sur. El local está ubicado en Chilca y nació en 1996 para poder darle valor a los cultivos de lúcuma de la zona. Su creador es José Parodi, quien guarda celosamente la receta especial de su helado libre de saborizantes.

Sobre esta heladería gira una leyenda que todos los clientes siempre quieren escuchar: hace más de una década, José tuvo un encuentro con seres que no eran de este mundo, exactamente en medio de las tierras donde siembra esta fruta. Hasta el momento él no quiere contar qué fue lo que pasó en ese encuentro, sólo atina a decir que el sabor es “de otro planeta”.

Dirección: Panamericana Sur km 62.3 – Chilca, Lima, Peru

 

16. Ice Cream Factory

A finales del 2002, abrió este paraíso de frescura y color, en medio de una zona transitada de San Isidro y para un público inquieto que busca salir de la rutina. Se trata de Ice Cream Factory, una heladería con una filosofía artesanal, de buena presentación y a un precio lo bastante justo para combatir el calor.

Max Yaji es el creador de esta propuesta y es el mismo quien nos recomienda el helado de lúcuma con trozos de brownie, el de fresa-chirimoya-guanábana y el de chocolate cuzqueño (chocolate con canela). Todos son ricos, cremosos y con la ausencia de colorantes e ingredientes industriales. Como adicionales tienen milkshakes, hotshakes y el pisco sherber, que es un helado ácido (maracuyá o limón) más pisco.

Dirección: Av. Conquistadores 395-San Isidro