Foto cortesía de PADI

Hay un México que aún no conoces. Un México que comienza más allá de los 9,000 kilómetros de costa, bajo la superficie de sus océanos de aguas tibias y tranquilas. Es el México que describió Jacques Cousteau — aunque ahora es mucho más fácil conocerlo que en sus tiempos. Toma tu neopreno, máscara, regulador, un par de aletas, soporta el peso de tu tanque, y aventúrate en un mundo de burbujas, tortugas, y arrecifes de coral como nunca antes has visto.

Es aquí abajo donde peces de todos los colores viven entre restos de viejos naufragios. Mantarrayas, pargos y otros peces se esconden entre los arrecifes. Las plantas marinas bailan al ritmo de las corrientes entre estatuas hechas por el hombre. Tu respiración es la única música de fondo y el latir de tu corazón es el único ritmo. Desafía tu vértigo frente a una oscuridad total, observa el abismo y nada junto a él. Una nueva forma de conocer México te está esperando. Estas son 10 de los mejores puntos para bucear en el país, organizados de los más fáciles a los más complicados.

1. Punta Nizuc

Punta Nizuc es un arrecife protegido en mar abierto, que se encuentra en la punta sur de la zona hotelera de Cancún. Con una profundidad máxima de 10 metros, es excelente para principiantes. Aquí puedes comenzar con tus exploraciones submarinas, tomar tus primeras fotos bajo el agua, y encontrarte con tus primeras langostas, meros, mantarrayas y pintanos. Mientras buceas sobre campos de abanicos marinos — una especie de coral grande y flexible — te encontrarás con “La Jardinera de la Esperanza”, la estatua de una niña recostada en un jardín de coral. Esta es sólo una de las más de 500 estatuas del MUSA, un museo subacuático que también funciona como una iniciativa de la comunidad artística para proteger los arrecifes de Cancún. El museo se encuentra justo frente a las costas de Cancún e Isla Mujeres.

De regreso a Punta Nizuc, no encontrarás corrientes fuertes y la profundidad es tan poca que probablemente no necesites de ninguna certificación de buceo para iniciar con tus exploraciones. Es un gran lugar para acostumbrarse a la máscara, al snorkel y a pasar tiempos prolongados bajo el agua. Regístrate en un curso de principiantes para comenzar a desarrollar tus habilidades: ecualizar, limpiar tu máscara, usar un regulador, etcétera.

Encuentra un centro PADI cerca de Punta Nizuc (utiliza Cancún en tu búsqueda)

2. Isla Mujeres

Foto: 2il org

Vista desde la superficie, Isla Mujeres es una isla de poco más de seis kilómetros de largo a la que se accede por bote desde cualquiera de los hoteles de Cancún (se encuentra al norte de Punta Nizuc). En esta franja del Caribe se encuentran cerca de 50 puntos para bucear — aparta unos cuantos días o sentirás que no viste nada.

Un buen lugar para empezar es el suroeste de la isla, en las aguas poco profundas del arrecife Manchones. Aquí puedes nadar entre corales cerebro y cuernos de ciervo. La luz penetra bien en el agua y hace brillar a los cardúmenes de peces de colores, lo que hace que este lugar sea muy socorrido para fotografías subacuáticas. Continúa nadando hacia el este (dirígete hacia MUSA) para encontrarte con más peces que se esconderán entre las esculturas a tu paso. Uno de sus escondites preferidos es la escultura de tamaño real de un Volkswagen.

Al otro lado de la isla se encuentran los arrecifes de Tavos, Media Luna, y la Cueva de los Tiburones Dormidos. Si tienes la suficiente experiencia, baja un poco más y adéntrate en los restos del C55 Barrera o del C58 Anaya, un par de embarcaciones estadounidenses que reposan en el fondo arenoso del Caribe. Si cuentas con una certificación avanzada, puedes visitar los restos del Ultrafreeze, a 30 metros de profundidad. También puedes hacer inmersiones al atardecer, utilizando tu lámpara para conocer peces que jamás verías de otra forma, y apagándola para confrontar la obscuridad absoluta.

La mayoría de los puntos de buceo alrededor de Isla Mujeres están entre los 10 y 25 metros de profundidad. La certificación de aguas abiertas (la certificación básica para profundidades de hasta 20 metros) es bastante fácil de obtener. Encuentra un centro de buceo que ofrezca certificaciones PADI y estarás listo para comenzar. El curso consiste de una parte teórica, una primera inmersión en piscina (agua confinada), y cuatro inmersiones en aguas abiertas. Después sólo tienes que demostrarle a tu instructor que comprendiste todo lo que te enseñó y listo, estás certificado.

Encuentra un centro PADI cerca de Isla Mujeres (utiliza Isla Mujeres en tu búsqueda)

3. Roca Pelícano

No dejes que las increíbles formaciones rocosas de Cabo San Lucas te distraigan de lo que pasa bajo las aguas de Baja California Sur. Roca Pelícano se encuentra junto a la bahía, justo antes de El Arco. Tal vez no te encuentres con parvadas de pelícanos aquí, pero seguro verás pargos, lubinas, peces ángel, peces sapo y langostas escondiéndose entre las rocas. Sumérgete a 6 metros para ver cardúmenes de peces zigzagueando frente a ti y comienza tu descenso hacia los 20 metros, donde te encontrarás con un enorme cañón subacuático que desciende más de un kilómetro. No podrás ver el fondo, pero con suerte observarás algunos leones marinos, tiburones o mantarrayas. No es una inmersión complicada, pero es lo suficientemente única como para que muchos buzos experimentados vengan a disfrutar del paisaje.

En Roca Pelícano — y en todos los puntos mencionados en esta lista — tu centro de buceo tendrá todo el equipo que necesitas y contará con instructores capacitados que conocen la zona y las corrientes mejor que nadie. En la mayoría de los casos encontrarás múltiples salidas en la mañana, algunas por la tarde y, si tienes la experiencia necesaria, tal vez puedas agendar una inmersión nocturna.

Encuentra un centro PADI cerca de Roca Pelícano (utiliza Cabo San Lucas en tu búsqueda)

4. Jardines de Palancar

Foto: Stokes rx

Si encontrarte de frente con una mantarraya o saludar a una barracuda suena como un plan interesante, debes tener en cuenta este lugar. Los Jardines de Palancar son una de las cuatro secciones que conforman el Arrecife de Palancar, una formación muy grande y diversa al suroeste de Cozumel, y parte del Parque Nacional Arrecifes de Cozumel. Comienza por la parte baja y vete alejando de la isla para encontrarte con esponjas de tonos morados y naranjas que van dando paso a miles de corales de diferentes especies y colores. A los peces les encanta este lugar y a los fotógrafos también.

Si te encuentras cómodo y tienes experiencia, ve más profundo hasta los pasadizos y canales rocosos que te protegerán de las corrientes. Mira a través de las fisuras, experimenta el descenso en la temperatura y encuentra especímenes de coral negro, todo esto mientras tus alrededores se vuelven menos definidos por la falta de luz y llega el momento de emprender el regreso.

Las aguas cristalinas del Caribe, el parque nacional y los colores que adquiere la luz bajo el agua, hacen de este sitio uno de los más populares para bucear en México. Con profundidades que van de los 10 a los 25 metros, este es un paraíso para los buzos. Las tiendas de buceo en Playa del Carmen y Cozumel realizan visitas a Palancar de forma regular, y te encontrarás con tantas opciones que lo mejor será dejarte llevar por la corriente, básicamente a cualquier lado.

Encuentra un centro PADI cerca de Jardines de Palancar (utiliza Cozumel en tu búsqueda)

5. Columbia

Foto: Mandy

Justo al sur de Palancar, en la punta suroeste de Cozumel, se encuentra el Arrecife Columbia. Comenzarás tu inmersión en la parte arenosa, a 10 metros de profundidad, y de ahí podrás dirigirte al oeste rumbo a Playa del Carmen para admirar el abismo que separa a estas dos porciones de tierra. Atraviesa los jardines subacuáticos de la parte más somera de Columbia, donde el terreno se transforma en un mosaico multicolor lleno de texturas y vida marina, como barracudas, tortugas marinas, rayas y tiburones. En algún momento te encontrarás con altas paredes llenas de formaciones de coral.

Este es un lugar ideal para los buzos certificados. Está relativamente alejado y las multitudes rara vez se hacen presentes. La corriente es moderada y la profundidad va de los 18 a los 30 metros. Hay muchos peces de gran tamaño en el área y la visibilidad es sumamente alta. El terreno es singular y cambia a cada momento, por lo que fácilmente podrías emocionarte y terminar frente al Abismo de Columbia, enfrentandote al vacío. Ten cuidado, mantente atento de tu profundidad y contrata a un guía local que pueda guiarte por este paraíso submarino.

Encuentra un centro PADI cerca de Columbia (utiliza Cozumel en tu búsqueda)

6. Cenotes

Si estás en Yucatán, ni siquiera necesitarás acercarte al océano para tener una experiencia de buceo espectacular. Dirígete tierra adentro para encontrarte con más de 3,000 cenotes (la gran mayoría están abiertos al buceo). Desde la superficie, algunos pueden parecer pequeñas pozas o lagos y otros se encuentran completamente ocultos por la vegetación. Por lo general, este primer encuentro es engañoso, ya que hasta el agujero más pequeño puede ser un lugar impresionante y enorme una vez que te adentras en él.

Cuando comienzas a descender en un cenote, este se abre rápidamente… y luego se abre un poco más. Nota: el atractivo de los cenotes no es la observación de vida subacuática, aunque en algunos se pueden observar hasta tortugas de agua dulce. El verdadero motivo por el que la gente desciende en estos sitios es por el increíble paisaje: formaciones de piedra caliza dan paso los rayos del sol que se filtran como cortinas de luz en el agua, dándole un aspecto de catedral sumergida. Cada cenote tiene su encanto, algunos tienen aguas cristalinas, otros son oscuros y en otros hasta puedes encontrar nubes de azufre. Cada inmersión, incluso en el mismo cenote, termina siendo única.

Los cenotes pueden tener hasta 100 metros de profundidad y necesitas estar certificado para bucear en ellos. Ya que estas cavernas abundan en la península de Yucatán, es probable que debas acercarte a un centro de buceo en Playa del Carmen, Tulum, o algún lugar intermedio. Lo más importante al contratar a un guía es que este se encuentre certificado para el buceo en cuevas, que cuente con una certificación como guía oficial de cenotes, y que cuente con el equipo adecuado. Mientras más seguro te sientas, más provecho le sacarás a esta exploración del inframundo maya.

Encuentra un centro PADI cerca de un cenote (utiliza Playa del Carmen o Tulum en tu búsqueda)

7. Pared Verde

Este sitio se encuentra cerca de Playa del Carmen y se parece mucho a otros lugares al oeste de Cozumel, aunque el agua es más oscura y hay menor visibilidad. Las paredes que conforman la gran Pared Verde se ven como una isla subacuática en el centro de las planicies de arena. Mientras avanzas sobre el arrecife y te acercas a la pared, encontrarás cardúmenes de distintas especies de peces, anguilas, peces ángel, langostas, tortugas marinas y mantarrayas escondiéndose en la arena a tu paso hacia las zonas de mayor profundidad.

Con una profundidad máxima de 35 metros, este es un sitio perfecto para obtener una certificación avanzada. En tu camino de regreso, explora la chimenea natural, entra por el agujero en el fondo y asciende por la estructura hasta llegar a la superficie. Nota: la corriente es fuerte y no debes menospreciarla.

Encuentra un centro PADI cerca de la Pared Verde (utiliza Playa del Carmen en tu búsqueda)

8. La Garganta del Diablo

Foto cortesía de PADI

Para llegar a la Garganta del Diablo, dirígete al extremo sur de Cozumel y comienza tu inmersión hasta llegar a unos treinta metros. Nadarás por un pasadizo de coral y pronto sentirás como el espacio se reduce, mientras te adentras en un túnel lleno de esponjas rojas. Utiliza tu lámpara para guiarte y presta atención a los peces ángel frente a ti. Mientras atraviesas esta zona, ten especial cuidado de no patear el fondo, ya que esto levantará sedimentos y reducirá tu visibilidad (lo que menos quieres cuando atraviesas una zona complicada). La Garganta del Diablo es una experiencia única que asemeja entrar a una caverna encantada.

No es una inmersión técnicamente complicada, pero debes tener al menos una docena en tu historial para intentarla. Termina tu certificación avanzada y asiste con un guía profesional que conozca bien el área. Recuerda hacer una parada de seguridad de tres minutos antes de ascender para evitar molestias por la descompresión. Sigue las instrucciones de tu guía para llegar a la superficie. Seguramente querrás intentarlo de nuevo inmediatamente.

Encuentra un centro PADI cerca de la Garganta del Diablo (utiliza Cozumel en tu búsqueda)

9. Marisla

Foto cortesía de PADI

También conocidos como El Bajo, estos tres montes subacuáticos se encuentran a 14 kilómetros al noreste de La Paz, no muy lejos de la Isla Lotes. Un bote desde La Paz tarda unos 90 minutos en llegar al sitio. Una vez aquí, sumérgete en las aguas someras alrededor del pico central y después dirígete al norte para descender hasta 35 metros.

Este sitio es reconocido por los grupos de tiburones martillo que se encuentran en la zona (¡podrás apreciar desde unos pocos hasta cerca de cien!). Y no te preocupes, aunque tu estarás interesado en ellos, a ellos no les importa mucho tu presencia. Si por alguna razón no encuentras tiburones, hay cientos de otros animales que te mantendrán entretenido, como atunes, pulpos, tortugas y una colonia de morenas verdes que han ocupado uno de los cañones. Otros de los visitantes comunes de esta área son los tiburones ballena y las mantarrayas gigantes del Pacífico.

Este es uno de solo tres lugares en el mundo donde se puede bucear junto a tiburones martillo. En medio del océano todo cambia, incluyendo las corrientes, la visibilidad, y qué peces deciden hacer su aparición. Todo esto hace que Marisla sea una gran experiencia para los buzos avanzados.

Encuentra un centro PADI cerca de Marisla (utiliza La Paz en tu búsqueda)

10. Islas Socorro

También conocidas como el Archipiélago Revillagigedo, estas islas se localizan a más de 400 kilómetros de la punta de Baja California Sur. Son cuatro islas volcánicas completamente aisladas que cuentan con excelentes puntos para el buceo, aunque las condiciones bajo el agua pueden cambiar drásticamente mientras avanzas entre distintos ecosistemas.

Los sitios de buceo alrededor de estas islas son muy distintos a los colores brillantes de los arrecifes de coral cercanos a la costa. Aquí lo que importa es el tamaño. En San Benedicto, encontrarás mantarrayas gigantes del Pacífico que pueden alcanzar los 7 metros de envergadura. A los alrededores de la Isla Socorro, podrás ver delfines y ballenas jorobadas desde enero hasta abril. En Roca Partida, cardúmenes de lucios y atunes nadan cerca de las paredes volcánicas que se pierden en el abismo. Y en la Isla Clarión podrás ver los colores de los peces ángel.

La mala noticia es que estas “Galápagos mexicanas” son uno de los puntos de buceo de más difícil acceso. Tendrás que pasar casi una semana en un bote para realizar el viaje… ¡aunque eso no es necesariamente malo! La dificultad de la inmersión depende de la isla, las corrientes y el oleaje. Lleva tu bitácora (la vas a necesitar) y una cámara subacuática para llenar tu cuenta de Instagram una vez que estés de regreso. Algunos puntos requieren que tengas una certificación avanzada con más de cincuenta inmersiones registradas. ¿La buena noticia? Esta será la mejor inmersión de tu vida.

Encuentra un centro PADI cerca de las Islas Socorro (utiliza Cabo San Lucas en tu búsqueda)