Foto: Antonio Zugaldia

1. El almeriense no usa zapatillas de deporte.
Usa tenis.

2. El almeriense no usa una horquilla del pelo.
Usa un pillapelos.

3. El almeriense no se molesta por algo.
Se escuece.

4. El almeriense que trabaja muy afanoso.
Es que tiene muchos ardiles.

5. El almeriense no va a coger un atajo.
Va a atrochar.

6. El almeriense algunas carnes de caza de animales adultos no las encuentra con un sabor especial.
Le rejumbrean.

7. Al almeriense no le duele mucho la espalda.
Está bardao.

8. El almeriense cuando no quiere compartir nada no es un tacaño.
Es un agonioso o un engurruñío.

9. El almeriense no tiene miedo.
Se acojona.

10. En Almería no es que los bares estén muy llenos.
Es que están petaos.

11. El almeriense no se pone borracho.
Se pone doblao vivo.

12. El almeriense no se pone nervioso.
Se pone atacao.

13. El almeriense no se sube en las atracciones de feria.
Se monta en los cacharricos.

14. El almeriense no tiene mucho dinero.
Tiene muncho dinero.

15. El almeriense no va a hacer un recado.
Va a follar un mandao.

16. El almeriense no dice “a pesar de”.
Dice conticoneso.

17. El almeriense no lleva prisa.
Va follaíco vivo.

18. El almeriense no sale de paseo con la novia.
Se dan un rulo, un garbeo o un voltio.

19. Cuando al almeriense se le derrama algún líquido.
Forma un lapachero.

20. El almeriense no usa el trapo de cocina.
Usa la roílla.

21. El almeriense no dice que la comida está muy caliente.
Dice que está berreando.

22. El almeriense cuando pide una cosa y no conoce el nombre dice:
Dame deso o desos.

23. El almeriense no está muy delgado.
Está espichao.

24. El almeriense no usa la cinta aislante o el celo.
Usa el fiso.

25. El almeriense no va a un velatorio.
Va a un muerto.

26. El almeriense no se hace el despistado.
Se hace el longui.

27. El almeriense cuando limpia.
Lo deja todo níquel o niquelao.

28. Al almeriense no se le mancha la pared con la humedad.
La humedad le deja un roal.

29. El almeriense no afronta los problemas.
Apechuga con ellos.

30. El almeriense no finge algo.
Hace el paripé.