Comienzan las fiestas del Pilar, la semana grande en Zaragoza. Siete días en los que la capital aragonesa se transforma y solo los más fuertes las aguantan. Pero, tranquilos, que aquí te dejamos unos consejos para sobrevivir a la celebración.

1. Úntate de mantequilla antes de salir de casa

Si tienes previsto coger el tranvía en día de fiesta, es mejor que te embadurnes bien de mantequilla antes de subir. Se calcula que una media de 3 millones de personas por segundo hacen el trayecto desde el centro de Zaragoza a las ferias y viceversa, por lo que es mejor andar bien untado para poder hacerte un hueco. Y por favor, no olvides echarte desodorante antes de salir de casa.

2. Saca la ropa de esquiar del armario

Da igual si ha hecho 40 grados en septiembre y 35 la primera semana de octubre. En el mismo momento en el que termine el pregón, un cierzo helador descenderá desde las montañas y hará caer las temperaturas 20 o 30 grados. Y aunque los días sean cálidos no te confíes. Lleva siempre un abrigo de nieve en el bolso porque las noches del Pilar pueden ser muy tontas.

3. Apréndete la canción más ridícula del año

Por algún extraño motivo, entre el elenco de buenos artistas que suelen estar presentes en las fiestas del Pilar, siempre suele haber espacio para el vividor de turno que ha sacado la canción tonta del momento. Así que si no quieres desentonar durante las fiestas, ya puedes ir estudiando la letra y el baile de la canción tonta del año.

4. Levántate antes de las 5 de la tarde

En serio, te lo prometo, durante las fiestas del Pilar ocurren cosas antes de las 5 de la tarde. De hecho, buena parte de las actividades culturales y de ocio de la ciudad ocurren por la mañana, así que hazme el favor y trata de salir un día de casa por la mañana, y no solo a comer unos churros con chocolate o unas bravas en el Montesol.

5. Ve haciendo fila para entrar a Interpeñas

Si eres uno de esos osados que tiene previsto pasar alguna noche de fiestas en la carpa de Interpeñas, entonces te recomiendo que salgas con 11 o 12 horas de tiempo para hacer fila. Y es que hay días en los que en la puerta de esa carpa se montan mayores jaleos que en las jornadas de lanzamiento del nuevo iPhone.

6. Lava el cachirulo

Además de algunos hígados, pocas cosas se ensucian más en las fiestas del Pilar que el cachirulo. Y es que nuestro tradicional pañuelo, tan presente en estos días, puede hacer las veces de sombrero, bufanda, pulsera, limpia móviles, kleenex… Así que, si todavía guardas el del año pasado, es momento de darle un agua (o unas cuantas).

7. Desbloquea los ahorros de la comunión

Ya sé que tu abuela te dio ese dinero para la boda, pero si quieres ir al recinto ferial durante las fiestas ya puedes ir sacando los ahorros o pidiendo una hipoteca. Y si no, a ver de donde sacas “la pasta” para subirte a la casa del terror, probar suerte en la tómbola y comprarte un algodón de azúcar.

8. Cómprate un paraguas de flores

¿Qué no ha llovido nada en los últimos 3 meses y el Ebro está seco? Da igual, como manda la tradición, el día de la ofrenda a la Virgen del Pilar lloverá, y no poco. Así que, ya que estás, cómprate un paraguas de flores y así al menos vas a juego con el manto de la virgen.

9. Recupera esas zapatillas de la basura

Corre, todavía estás a tiempo de rescatar esas zapatillas que tu madre acaba de tirar a la basura. Y es que las peores deportivas pueden ser el mejor calzado posible para sobrevivir a las fiestas del Pilar, sobre todo si eres de los que pasan los días de carpa a carpa. Así que si quieres evitar que tus zapatillas se destruyan en las fiestas, sal directamente con unas que ya estén destruidas. De nada.

10. Ve mentalizándote de la vuelta al cole o a la universidad

En cualquier ciudad española la vuelta a la rutina se produce en septiembre, menos en Zaragoza. Y es que aunque en la capital maña volvamos físicamente a las aulas también en ese mes, mentalmente alargamos el regreso hasta después de las Fiestas del Pilar. Así que, para que el regreso no se te haga tan duro, te recomiendo que te vayas preparando.