¡Qué bonita es la infancia y cuánto se aprende en ella! Además, seguro que muchos de tus mejores recuerdos son de esa época. Y es que no hay nada que pueda igualar a todos esos momentos vividos de niños. Por eso, si tienes hijos, sobrinos o amigos con niños y quieres que multipliquen esas vivencias, experiencias y recuerdos, no puedes perderte esta miniguía para disfrutar de Almería con ellos.

1. Visita al Parque de las Familias

Hoy día la vida de un niño no se concibe sin un parque infantil, no como en otras generaciones en las que lo más parecido a un parque era el descampado de al lado de casa. Por suerte, los parques infantiles actuales ofrecen mucho más que un espacio específico para niños. Es lo que ocurre con el Parque de las Familias de la capital almeriense. Inaugurado en 2014, cuenta con una superficie total de 95.045 metros cuadrados —aunque en la actualidad solo está abierta al público la mitad de esta área, pero ya con nuevo proyecto para construir la segunda fase— y es el mayor parque infantil de toda Andalucía.

Lo mejor de este parque y lo que lo hace tan importante es su diseño dedicado a diferentes temáticas y aspectos de la provincia: a la Alcazaba, al Parque Natural de Cabo de Gata y al Spaguetti Western. También tiene una fuente de 6.000 metros cuadrados con juegos de agua, luz y sonido, un anfiteatro con capacidad para 500 espectadores y zonas de restauración. Por todo esto y por la gran cantidad de visitas que recibe al año, en 2016 fue nombrado el mejor parque infantil de España y premiado con el “Columpio de Oro”. El elemento clave en la próxima segunda fase será el agua y contará también con zonas para adolescentes y carriles para el running o la bicicleta.

2. Experiencia en el MiniHollywood


En pleno corazón del desierto de Tabernas se encuentra este parque temático surgido a raíz de los antiguos escenarios del spaghetti western de la década de los 60 y 70, cuando Almería era conocida como el Hollywood europeo. Aquí hay de todo para vivir una auténtica experiencia western: espectáculos en vivo relacionados con el poblado del lejano oeste, una reserva zoológica con más de 800 animales y 200 especies distintas, zonas de restauración y para la realización de eventos, actividades educativas, piscinas, etc. En Almería, convertirse en un auténtico vaquero del oeste es bien fácil.

3. Historia de la Alcazaba de Almería para niños


Conocer el Conjunto Monumental de la Alcazaba de Almería y su historia es muy interesante para los adultos a nivel cultural, pero también los niños lo pueden conocer de manera amena con actividades educativas, talleres y visitas guiadas adaptadas al público infantil. Y es que la Alcazaba de Almería para los niños es algo más que un aburrido legado histórico, pues tras sus muros guarda curiosas anécdotas. Además, durante todo el año mantiene una divertida agenda cultural con la que aprender el origen y nacimiento de la ciudad de Almería.

4. Explora el mundo submarino del Aquarium Costa de Almería


En Almería, tierra de mar, no puede faltar una experiencia subacuática con la que aprender y disfrutar del mundo submarino que forma parte de esta Tierra. Recomendación tanto para mayores como para peques es la visita a este espacio donde además de conocer cómo es este mundo y los habitantes de diferentes partes del planeta que conviven en él, se puede participar en actividades como bucear entre tiburones, alimentar a carpas koi o interactuar con las mantarrayas. Seguro que será una experiencia inolvidable para los más pequeños.

5. Espeleología en Karst en Yesos de Sorbas


Para los peques más aventureros esta es una propuesta imprescindible. Se trata de un entramado de cavidades y cuevas en el Paraje Natural de Karst en Yesos de Sorbas que no dejará a nadie indiferente. Con rutas de distintos niveles, niños y mayores pueden adentrarse en este mundo subterráneo situado en un paraje semidesértico de 2.375 hectáreas y compuesto por más de 1.000 cavidades excavadas en el yeso por la acción del agua de lluvia. ¿Qué se ve aquí? Dolinas, estalactitas, estalagmitas, y espectaculares formaciones como anillos, bolas de yeso, etc. que hacen que este paraje sea el mayor ejemplo de karstificación en yeso de España y uno de los más importantes del mundo. Ejemplos de esta espectacularidad son la cueva del Agua, con más de 8 kilómetros de longitud, o la cueva de Covadura, que es la más profunda ubicada a 120 metros de profundidad.

6. Excursión a la Geoda más grande de Europa


Otra experiencia para los más inquietos a los que les gusta aprender y disfrutar a la vez, es la visita a la Geoda más grande de Europa y segunda del mundo, localizada en el término municipal de Pulpí. Esta geoda, compuesta por cristales de yesos totalmente transparentes, se ubica en la Mina Rica, en el paraje de la Jaravia, a 60 metros de profundidad, y tiene una longitud de 8 metros de largo por 2 de alto. Lo que la hace tan espectacular, además de la transparencia de sus cristales, es el estado perfecto de conservación en el que se encuentra y sus dimensiones. Todo un espectáculo de la naturaleza. Eso sí, las visitas están bastante limitadas por lo que se recomienda hacer reserva con antelación.

7. Actividades acuáticas en el Cabo de Gata


El verano y las playas no son solo para tomar el sol. Esto lo saben bien los niños, que muchas veces se aburren bajo una sombrilla. Por eso, en las aguas cálidas y cristalinas de las playas de toda la costa de Almería también se puede practicar todo tipo de actividades en el mar adaptadas a los más pequeños de la casa. Algunos ejemplos que ofrecen multitud de empresas privadas son snorkel, kayak, avistamiento de delfines… Actividades complementarias al clásico sol y arena.

8. Diversión en Mario Park y Aquavera


Los dos parques acuáticos más famosos de Almería son el Mario Park en Roquetas de Mar y el Aquavera en Vera. Aquí la diversión entre toboganes y piscinas de olas está asegurada para todas las edades. Otro lugar imprescindible en verano para los más pequeños.

9. Revoloteo en el Mariposario de Níjar


Para los más enamorados de las curiosidades de la naturaleza, tanto adultos como niños, esta actividad no os puede faltar. El Mariposario de Níjar es un precioso jardín lleno de flores, árboles y plantas en el que viven en libertad unas 300 especies de mariposas exóticas. Aquí los peques pueden participar en distintos talleres si van por libre o pueden hacer actividades específicas sin van con el colegio. También en grupos hay visitas guiadas para toda la familia donde conocer la vida de estos maravillosos animales.

10. Avistamiento de aves y flamencos


Otra actividad en plena naturaleza y de muy fácil acceso es visitar las salinas de Cabo de Gata. Este lugar que aún mantiene su actividad industrial —se cree desde época fenicia o cartaginesa— de la que se extraen unas 40.000 toneladas anuales de sal, son también uno de los lugares más protegidos del Parque Natural de Cabo de Gata por el alto valor ecológico que presentan. En este hábitat se han contabilizado hasta 100 especies distintas de aves y otras tantas de flora. Pero sin duda las que más lo representan y por las que mayormente son visitadas son los flamencos, quienes utilizan este lugar como descanso en su paso migratorio. Otras especies de aves también utilizan este lugar como zona de paso. Para visitar este espacio y poder disfrutar de él como bien se merece lo mejor es ir preparados con prismáticos y así contemplar desde los distintos puestos de observación que existen cómo viven estas interesantes y bonitas aves. Recuerda que es de libre acceso y gratuito.

11. Rutas de cicloturismo en vías verdes


Las vías verdes son antiguas vías de tren adaptadas en forma de caminos y pistas, tanto para quienes les gusta hacer senderismo como para los aficionados a la bicicleta. Son recorridos sencillos y fáciles acondicionados para todas las edades. En Almería hay tres: la Vía Verde de Lucainena de las Torres, de 5 kilómetros; la de Guadix-Almendricos, con el tramo del valle del Almanzora de 38,5 kilómetros; y la de Guadix-Almendricos, con el tramo de Almendricos-Huércal Overa con 23,57 kilómetros. Estas dos últimas en un futuro quieren ser una única vía verde de 216 kilómetros que unirá Murcia con Granada a través del valle del Almanzora, siguiendo así su antiguo trazado ferroviario que unía las poblaciones de Guadix (Granada) con Almendricos (Murcia). Estas dos últimas también tienen varios accesos por lo que no es necesario recorrer todo su recorrido si no se desea.

12. Escalada en la vía ferrata del barranco de Carcauz


Almería ofrece también actividades muy emocionantes como rutas en kayak, senderismo y escalada. La vía ferrata en el barranco de Carcauz es una de las actividades predilectas elegidas por los niños más intrépidos. Se trata de una vía adaptada a todos los públicos en la que vivir la experiencia de la ascensión vertical, horizontal, puente tibetano y el descenso mediante rapel, ya que todo esto está presente en la misma vía, es de vital interés para los más aventureros.

13. Senderismo acuático en las Canales de Padules


En Almería es sabido que lo que se dice llover, llueve poco y que por ello ríos y ramblas están prácticamente secas. SIn embargo, hay un lugar que siempre lleva agua, a veces no demasiada, pero sí en su justa medida para practicar los que podríamos denominar como senderismo acuático. Y es que aquí, en las Canales de Padules, en el río Andarax, en su zona más al interior de la provincia, lo que lleva haciéndose unos años atrás y que está muy de moda, es subir río arriba andando por su interior en un recorrido sencillo, sin grandes dificultades y siendo una actividad entretenida para toda la familia. Sobre todo en verano, esta refrescante experiencia gusta a pequeños y mayores.