Los trolls

¿Te acuerdas de los troll? ¿Cuántas chavitas no se dejaron manipular por la fiebre de estos hombrecitos con cabellera de colores, que estaban hasta en el baño? Por suerte estos ya pasaron de moda, pero siempre quedará aquella fotografía con esos aretes de troll que nunca debiste ponerte…

 

Las sandalias de hule de Xuxa

Hubo una época en la que Xuxa era la reina máxima de todas. Si, esa brasileña rubia con cara de inocente por la que le vendiste tu alma al diablo para tener esas sandalias de hule con olor a chicle que seguro tienes puestas en aquella foto de la piñata de tu vecina.

 

Los chinitos

A photo posted by ABOUMshop (@aboumshop) on

La suerte te cambiaría dependiendo del color. Y al parecer, cuantos más llevaras, más te favorecería el destino… Es por eso que todos en su momento usaron al menos un chinito de color rojo para el amor, uno verde para el dinero y uno rojo para el sexo… ¡no se hagan!

 

Los chupones

A photo posted by Pilar Planas (@pi_bcn81) on

¿Recuerdas esos “hermosos” collares? Estabas out si no tenías todo el juego… ¡si! Aretes, anillo y pulsera. Esta moda no tenía misericordia de la ingenuidad, de esa tierna edad en la que pensabas que lo mejor era usar estos accesorios…

 

Las botas picudas

Una canción y un video con un bit estrambótico hicieron que comenzara una guerra de botas picudas, pero no como las que ya conocíamos. ¡Entre más largo el pico y más arqueadas mejor! Esto hizo que todo el mundo volteara a ver a México.

 

Los copetes psicodélicos

La música también causó estragos en tu persona y sólo bastó para que escucharas la música de Soda Estéreo, Fobia o Luis Miguel para que pensaras que podías verte igual que ellos. Copetes psicodélicos y tan altos que más bien te parecías a Alf.

 

Las donas en la mano

La culpa no la tiene Fey, la popular cantante de los noventas, sino la simpatía que sentías por ella… Pues fue la primera que se puso una dona en la mano y en la secundaria no había una sola muchachita que no trajera como pulsera una dona; esta moda de pronto se esparció por toda la República Mexicana como la mismísima peste.

 

Las cejas depiladas como reggaetonero

A photo posted by (@quitocalle) on

El reggaetón hizo que los hombres compraran sus pinzas para depilar e hicieran su “magia”, el resultado fue: muchas mujeres molestas porque sus novios dejaron de parecer atractivos. ¿Tú te uniste a esta moda?

 

Quinceañera futbolera

¿Recuerdas a esa muchachita con vestido de las chivas? Durante un tiempo el fanatismo por el futbol hizo que los quince años marcaran una nueva era… ¡la guerra! Para unos divertido, para otros “fuera de lugar”…

 

Los collares de red

Esos collares planos de plástico que se estiraban estuvieron mucho tiempo alrededor de tu cuello. ¡Quizá demasiado para regresar el tiempo! Era lo más sexy que podías ponerte en ese tiempo y completamente accesible al bolsillo… ¡y había de todos colores! 😀

 

El flequillo tub

El exceso de spray fue la perdición, ya lo sabemos, pero que lo combinaras con el tubo del mismo producto lo hizo aún peor, pues de esta forma te hacías el flequillo “perfecto” de aquella época, que hoy es parte de tu oscuro pasado. ¡Vamos, que tú también lo hiciste, no lo niegues!

 

Los anillos gigantes

A photo posted by Pilar (@pilarlondon) on

¡Entre más grandes y psicodélicos mejor! Y es que no había una sola jovencita que no tuviera estos anillos que se caracterizaban por ser de plástico, de diversas formas y colores. ¡Seguro te creías de lo más fashion porque el tuyo tenía piedritas incrustadas!

 

La franela o chamarra en la cintura

Si no te hagas… ahora mismo ve a buscar tu álbum de fotografías a ese cajón donde esperas que el pasado no reviva y verás de lo que hablo. No sabemos cómo surgió esta moda ni por cuánto tiempo, pero todos los jóvenes por un momento pasaron por esta locura en donde a pesar del calor no podía faltar la franela o chamarra en la cintura.

 

Los overoles

Como si se tratara de un uniforme, hubo una época en que seguro tenías un overol. Prenda que pensaste que era versátil pues lo podías dejar abrochado, desabrocharlo de un lado, dejarlo desabrochado de los dos y dejártelo como si fuera un pantalón. ¡Chicoche estaría orgulloso de ti!

 

Los rayitos de colores

No existía la vanguardia en la estética… al menos para ti que eras muy chica para que tus papás dejaran que te pintaras el cabello. ¿Cuál era entonces la solución? Molestar a tu mamá para que te comprara uno de esos tubitos con los que por medio de un peine pintabas tu cabello de cualquier color. ¿El resultado? Fotos tuyas como el arcoíris más bonito de la familia.

 

Los cuadritos se veían por todas partes…

Las camisas de cuadros estilo grunge fueron el apogeo después de que Kurt Cobain estuvo enfrente de ti en aquella edición de televisión vespertina que veías cada sábado para saber quién era el mejor en el top musical. Camisa de cuadros abierta y una camiseta de tu grupo de rock favorito… ¡era un clásico!

 

La niña maceta

Ese horrible sombrero casi siempre ancho y de mezclilla fue parte de ti mucho tiempo. Seguro ahora lo tienes aún en casa y se lo pusiste a tu querido oso de peluche.

 

Los lentes negros

Una entrevista hizo que todo México se enterara que los lentes para atrás significa “que mi barrio me respalda”. Hombres y mujeres ahora hacen bromas con esta nueva “tendencia” que tuvo el primer lugar por un largo tiempo en el puesto de memes de internet.

 

Las bases blancas

El maquillaje no es el fuerte de algunas y seguro ya estás pensando en aquella chava que conoces y que es morenita y se pinta con una base de maquillaje con otro tono como si pareciera una geisha o un mapache humano…

 

Las selfies en los baños

No se sabe de dónde surgió este peculiar rito, pero podemos ver a muchos de nuestros amigos tomarse fotos en baños, casi siempre de algún antro o en su casa. Lo extraño es que siempre lo hacen en el lugar más desarreglado ¿crees que se pongan de acuerdo?

A photo posted by Fernanda Carreón (@feritones) on

A photo posted by @elisewin84 on