Las mujeres aquí listadas no son mujeres convencionales. Son mujeres de acción y de fuertes convicciones, o mejor dicho, todas luchan por lo que creen, a su manera. Todas han roto cánones sociales, aunque no sean tan célebres ni mediáticas. Y todas tienen mucho para enseñarnos.

 

Mariela Condo

Crédito: Mariela Condo Management

Cantante, compositora y autora indígena nacida en la comunidad de Cacha, perteneciente a la provincia de Chimborazo. Mariela lleva su canto dulce y a la vez potente sin olvidar sus raíces ni dejarse limitar por etiquetas. Mujer de talento innato y de fina sensibilidad, ha publicado tres discos que fusionan aires de jazz y contemporáneos con base de ritmos indígenas y autóctonos. En sus viajes y presentaciones por el mundo, Mariela es sin duda la vocera de ese mestizaje cultural a través del lenguaje universal de la música, siendo este su compromiso más grande.

Pueden encontrar más información en su página web. Es difícil elegir solo una de sus canciones para este artículo… acá pueden escuchar “Kikilla”, un tema compuesto por Juan Manuel Pilco Asqui (abuelo de Mariela):

 

Silvia Buendía

Crédito: Stalin Díaz

Abogada guayaquileña, feminista y activista por los derechos GLBTI, ávida lectora y articulista incómoda para el status quo. Esta mujer de carácter e inteligencia aguda que no le teme al poder incluso ha sido amenazada por emitir sus opiniones claras y directas. Su compromiso es hablar de aquellos temas de derechos humanos cuya negación genera atraso en una sociedad como la ecuatoriana. Tuitera por convicción (@silvitabuendia), su voz crítica es de alta influencia en espacios de activismo ciudadano en los que lucha por un cambio de mentalidad respecto a temas como el machismo, la violencia de género, el racismo y el discrimen hacia la diversidad sexual.

 

Vilma Vargas (@vilmavargasva)

Arquitecta, artista plástica riobambeña y actualmente la única mujer ecuatoriana que se dedica a la caricatura de coyuntura política (y una de las pocas a nivel regional). Su visión afilada sobre la realidad sociopolítica, condimentada con el humor y la sátira, hacen de su trabajo una propuesta contestataria y altamente crítica al sistema y a los problemas que se viven actualmente en Ecuador. Esto le ha valido reclamos subidos de tono y una sospechosa intromisión a su casa. Defensora vigorosa de la libertad de expresión, su convicción es dibujar desde el lado de quienes no detentan el poder. Pueden encontrar sus caricaturas en su blog: vilmatraca.blogspot.com.

 

Gabriela Alemán

Crédito: Jimmy Mendoza. Imagen de portada de Gabriela Alemán: Lorena Cordero

Escritora y catedrática quiteña, Gaby es una guerrera de la literatura en un país que no lee y en un medio tradicionalmente masculino. Sin embargo, nunca ha renegado el hecho de ser mujer y escribir: publicó cinco libros de cuentos y dos novelas. Es una referente a nivel local y regional, y casi una isla generacional en sí misma, ya que durante mucho tiempo fue la única escritora ecuatoriana joven (de prosa) con una producción continua. El año pasado, su libro de cuentos ‘La muerte silba un blues’ fue uno de los cinco finalistas de la segunda edición del Premio Hispanoamericano de Cuento Gabriel García Márquez.

 

Patricia Gualinga

 

Crédito: Kevin Koening, Amazon Watch

Activista indígena por los derechos de las comunidades ancestrales y de la naturaleza, perteneciente a la comunidad de Sarayacu, en la Amazonía ecuatoriana. Patricia es una mujer de fuertes convicciones producto de su relación con la selva y su entorno, y también de armas tomar cuando se trata luchar en contra de la explotación petrolera del Parque Nacional Yasuní. Ella se ha erigido no sólo como la defensora de su pueblo sino que ha expandido y visibilizado el rol de la mujer indígena a nivel local e internacional.

 

Nelsa Curbelo

Crédito: Arxiu.

Esta educadora, feminista y mediadora de conflictos uruguayo-ecuatoriana es una activista comprometida con la no violencia y los procesos de paz entre grupos de jóvenes vulnerables. Ha mediado entre asesinatos y terror con Sendero Luminoso en Perú, con las FARC colombianas y los tupamaros en Uruguay. En Guayaquil, su trabajo con las pandillas ha generado importantes cambios y ha sido reconocido a nivel internacional (ver el video abajo para más detalles). Nelsa es una mujer firme e inteligente que, estando en espacios beligerantes, ha utilizado su talento para conseguir la armonía.