El incendio de la catedral de Notre Dame en París nos ha dejado a todos impactados. Ver arder una catedral siempre tiene algo de apocalíptico y, aunque terrible, es también, como apuntó la reportera de TV5 Anne-Sophie Lapix mientras cubría la tragedia, de una belleza sobrecogedora. Al final, afortunadamente, y aunque hubo momentos en los que se temió lo peor, parece que la catedral va a sobrevivir. Ya sin la icónica aguja —que ya no era la original del siglo XIII, sino una nueva construida en el siglo XIX—, pero con lo más importante todavía en pie.

Es muy fácil pensar en las pérdidas y en lo irrecuperable, pero ya no hay mucho que hacer por lo que ha sido pasto de las llamas. Toca empezar a pensar en la reconstrucción y en que la de Notre Dame no ha sido la primera ni será la última catedral que ha pasado una noche entre las llamas. A lo largo de los siglos, otros muchos templos han visto días y noches y semanas negras, por incendios, guerras o terremotos. Y siguen en pie o han sido reconstruidas.

1. Frauenkirche (Dresden, Alemania)

Todo Dresden, en realidad, es un ejemplo de reconstrucción siendo fieles a lo que era la ciudad antes del desastre. El desastre en este caso fue el bombardeo sufrido en 1945 durante la Segunda Guerra Mundial. Construida en el siglo XVIII, esta iglesia luterana de estilo barroco era y es un monumento de gran valor arquitectónico (tiene la mayor cúpula de piedra al norte de los Alpes) y cultural. Estuvo en ruinas varias décadas para recordar la guerra, pero fue reconstruida entre 1994 y 2005.

2. Catedral de Cristo Salvador (Redentor) (Moscú, Rusia)

Este templo ortodoxo se construyó a lo largo del siglo XIX, pero no duró mucho: en 1931, Stalin ordenó su destrucción a base de explosivos. El plan era construir ahí un Palacio de los Sóviets que sería digno de aparecer en Megaconstrucciones, pero como empezó la guerra nunca se pasó de los cimientos. En los años 60, en cambio, lo que hubo allí fue una piscina. Tras la disolución de la URSS, en 1995 se inició la reconstrucción siguiendo los planos y fotografías originales. En el año 2000 se había acabado.

3. Catedral de Brindisi (Italia)

En 1743, un terremoto provocó gravísimos daños (y unos 180 muertos) en la región de Puglia. En Brindisi, una de sus localidades, lo más impactante fue la destrucción de la catedral, que había sido construida entre los siglos XI y XII. Una vez más, hubo que volver a poner piedra sobre piedra para levantar el templo. Quedan restos del suelo original del siglo XII, con un mosaico, y la estructura de madera del coro, de finales del XVI, además de algunos cuadros del siglo XVIII.

4. Catedral de Canterbury (Reino Unido)

Si hay una catedral que sabe qué es resurgir de entre las cenizas es esta. Fundada en el año 597, fue destruida por un incendio en 1067. La reconstrucción tuvo lugar entre 1070 y 1077, siguiendo un diseño basado en el de la abadía de Saint-Etienne en Caén (Francia). Un siglo después, en 1174, tuvo lugar un otro incendio, que hizo necesaria la reconstrucción del coro (se cree que pudo haber sido provocado por unos monjes). Y en 1874, una parte bastante importante de la capilla de la Trinidad ardió, así como parte de la cubierta (de madera).

5. Catedral de Reims (Francia)


Se construyó en el siglo XII en el lugar en el que el templo anterior, una iglesia, había sido destruido por un incendio. En 1481, la nueva catedral también ardió y sufrió daños bastante importantes, aunque la reconstrucción fue rápida (porque había fondos). Pero lo peor llegó durante la Primera Guerra Mundial, cuando tras un bombardeo la torre norte empezó a arder y el fuego se extendió rápidamente por la estructura de madera. La reconstrucción empezó en 1919 y finalizó en 1938.

6. Catedral de Turín (Italia)

Construida a finales del siglo XV, es famosa por la capilla que tiene anexa, la capilla de la Sábana Santa, del arquitecto Guarino Guarini (del siglo XVII). En abril de 1997, la capilla ardió (los bomberos lograron salvar la sábana rompiendo la vitrina en la que se guardaba) y quedó destruida casi por completo. Los trabajos de restauración duraron 21 años. En 2018, por fin, la capilla reabrió al público, aunque queda mucho todavía por arreglar.

7. Catedral de León (España)

La hermosa catedral de León, ejemplo de arquitectura gótica, estuvo a punto de desaparecer en 1966, cuando un rayo provocó una chispa que provocó un incendio y arrasó la techumbre de las naves altas. La actuación ante el fuego fue la correcta e impidió daños mayores. Fue gracias al maestro y cantero gallego Andrés Seoane, que tomó el control y pidió a los bomberos que se retirasen, evitando así que la fuerza del agua provocase el desplome de las bóvedas.

8. Catedral de Maguncia (Alemania)

Maguncia (Mainz) llevaba más de treinta años viendo cómo se iba erigiendo una nueva catedral. El día de su inauguración, en 1009, un incendio hizo que hubiese que empezar ya con una reconstrucción. Las llamas volvieron a la catedral en el mismo siglo: un nuevo incendio en 1081 hizo necesarias nuevas obras. También sufrió daños en guerras y ataques. Pero ahí sigue, y no siempre tiene andamios alrededor.