La RAE acabó el año con su ya tradicional actualización del diccionario: palabras nuevas, definiciones corregidas, acepciones añadidas… Estas son algunas de las principales novedades:

selfi y autofoto

La aparición de selfi en el diccionario ha llenado titulares, pero para mí ha sido más sorprendente la llegada de su sinónimo (y palabra que recomienda la RAE frente a la otra): autofoto. Antes de ver toda la lista de novedades, había planeado comentar en el párrafo sobre selfi que estos existen desde que existen las cámaras compactas o más o menos manejables y que llamábamos a ese tipo de fotografía autofoto. Pero ¡resulta que autofoto tampoco estaba en el diccionario! Hubo una época también, la época del Fotolog, en la que lo llamábamos egofoto, aunque no caló y no entiendo bien por qué.

Claro que la definición puntualiza un detalle que las autofotos de antaño no tenían: «fotografía de una o más personas hecha por una de ellas, generalmente con un teléfono inteligente y para compartirla».

ciberarte

El ciberarte llega tarde al DLE, tan tarde que suena un poco anticuado, a esa época de finales de los 90 y principios de los 2000 en la que todo era 2.0 y llevaba el prefijo ciber- como señal de esa modernidad de los ordenadores Amstrad y los módems que hacían mucho ruido. Pero, pese a todo esto, el ciberarte («arte que emplea recursos cibernéticos», ¿no suena también a grises años 90 de IBM?) existe. Como la cibercultura, que también ha llegado al diccionario en esta última actualización.

ecocidio

Es bonito y es terrible. Es bonito que la palabra exista, que la destrucción del medio ambiente, en especial de forma intencionada, sea vista y reconocida y nombrada. Es terrible exista esa realidad, la del ecocidio, que necesite una palabra.

endónimo y exónimo

Esto es sorprendente porque si hay algo en lo que los diccionarios suelen estar bastante completos es en términos lingüísticos (deformación profesional, claro), y endónimo y exónimo no son palabras del todo nuevas: según el Ngram Viewer de Google, exónimo se empezó a usar a principios de los 70. ¿Que qué significan? Nombres de lugares, topónimos, dependiendo de la lengua en la que se dicen: endónimo es el nombre que los locales dan al lugar (London para Londres), exónimo el nombre que se le da en otras lenguas (Londres en castellano, Londýn en checo, Lontoo en finlandés).

escrache

Escrache empezó a usarse a mediados de los 90 en Argentina, y desde ahí se popularizó en otros países hispanoamericanos y en España. Estaba ya en el Diccionario de americanismos de la RAE, donde explicaban que posiblemente fuese una palabra formada a partir del inglés scratch (‘rasguño, arañazo’). Aunque es más posible, y esto ya estaba incluido en el diccionario en escrachar, que venga del italiano schiacciare (‘aplastar, presionar, oprimir’) y el genovés scracâ (‘escupir’). Tiene más sentido tanto por su significado como por el origen, más presente en Argentina que el inglés.

feminicidio

Feminicidio está en el diccionario desde 2014, pero la definición de entonces («asesinato de una mujer por razón de su sexo») dejaba un poco que desear. La nueva es más concreta y precisa: «asesinato de una mujer a manos de un hombre por machismo o misoginia».

hilar fino

No solo han entrado palabras y acepciones nuevas, también expresiones o formas complejas. Que hilar fino no estuviese es una sorpresa y, que haya entrado, una alegría. La RAE lo define como «discurrir con sutileza o proceder con sumo cuidado y exactitud». ¿No es una expresión preciosa?

vender humo

Los vendehúmos están en el diccionario desde 1870 y, sin embargo, vender humo todavía no estaba reconocido como expresión. La RAE por fin ha puesto fin a este sinsentido.

a manos de

Quizá con la esperanza de que la gente empiece a distinguir en manos de (‘bajo su control o responsabilidad’) de a manos de (‘como consecuencia de su acción violenta’), la RAE ha añadido esta última al diccionario. La primera todavía no está, así que la confusión seguirá.

meme

Tan lentos para algunas cosas y tan rápidos para otras. Meme es una palabra que muchos no nativos digitales aún están intentando comprender, pero lo bueno es que la encontrarán ya en el diccionario. Eso sí, no es tan reciente como imaginamos: la creó el biólogo R. Dawkins ya en 1976.

multifunción

Nuestras impresoras por fin están dentro de la ley lingüística.

multitarea

Está bien que haya aparecido, pero necesitamos un verbo para acabar diciendo que estamos multitasking. Aunque en realidad podemos decir que estamos en modo multitarea, que queda incluso mejor.

perro

Imagina que llevamos todos estos años sin la palabra perro en el diccionario. Sería divertido darse cuenta ahora, ¿no? Pero no es el caso; lo que ha aparecido es una etimología que además es muy entrañable: «quizá de prrr, voz usada por los pastores para incitar al perro».

remezcla

Que entren meme y remezcla a la vez en el diccionario es como que haya un fallo en el mátrix y de pronto vivamos en los 90 y la década de 2010 a la vez.

sororidad

La palabra es fea, pero el significado bonito, y ya sabemos que lo importante es el interior y no lo superficial. Esa realidad —que las mujeres nos podemos llevar bien, que somos amigas y un gran apoyo entre nosotras— que siempre hemos conocido, pero que por alguna razón ha sido representada muy poco en obras de ficción, en los últimos años se ha convertido en algo que ya no se puede ignorar, como ejemplificó a la perfección el movimiento #metoo. Larga vida a esa sororidad que ha desplazado el significado que tradicionalmente conocíamos gracias al cine (el de las hermandades universitarias femeninas en EE.UU.) a la tercera acepción.

tronco, ca

Se ha añadido una acepción. Sí, esa, la de «apelativo para designar a un amigo o compañero» que yo habría dejado en su época de esplendor en los 90. Amigos madrileños, ¿seguís diciéndolo o aquí la RAE es como ese padre que en pleno 2019 intenta usar un vocabulario joven y dice «dabuten»?

veintialgo, veintimuchos, veintipocos, veintipico

Solo para esta década, los que ya andamos por los treinta y pico (¿treintaipico? RAE, ¡inclúyenos!) tenemos que seguir conformándonos con ser treintañeros sin más variaciones. Claro que la lucha la tienen los de las décadas posteriores, esos que pasan de ser -añeros (treintañeros) a -ones (cuarentones, cincuentones):

viagra

Ya es como la aspirina o el chupachups, que sirven para designar algo no necesariamente de la marca. La viagra (o el viagra, admite ambos) ya es cualquier «medicamento utilizado para el tratamiento de la disfunción eréctil masculina». En minúscula y sin necesidad de ®.

viral

Y viralizar también. Porque añadir meme y no una acepción que nos explique qué queremos decir cuando decimos que se viraliza no tendría mucho sentido.