Primero, empecemos con algunos datos muy impresionantes sobre la creación del Parque Nacional Iberá….

1.

El Parque Nacional Iberá, aprobado por ley el 5 de diciembre de 2018, abarca 159.800 hectáreas. Si a ese territorio le sumamos el contiguo Parque Provincial Iberá, de 553.000 hectáreas, ¡son 712.800 hectáreas protegidas de impresionante biodiversidad!

Photo: Aleksandra H. Kossowska | Shutterstock

2.

El territorio protegido en Iberá es, entonces, tan grande como el más antiguo y famoso parque nacional del país: el Parque Nacional Nahuel Huapi, de 710.000 hectáreas.

Photo: Pablo Rodriguez Merkel | Shutterstock

3.

Así como el Perito Francisco Pascasio Moreno donó a la Nación Argentina las tierras que dieron origen al PN Nahuel Huapi, en el caso del PN Iberá también hubo una importante donación. Doug y Kris Tompkins y su organización “Conservation Land Trust–Argentina” fueron quienes adquirieron tierras para la conservación, y luego las entregaron para que se conviertan en sitio protegido.

Photo: Aleksandra H. Kossowska | Shutterstock

Ahora bien, ¿por qué es importante este parque nacional y parque provincial en los Esteros del Iberá?

Esta zona es uno de los humedales de agua dulce más grande del planeta, y las acciones para proteger el ecosistema tienen impactos múltiples:

4.

Permiten aumentar y/o restaurar poblaciones silvestres (en libertad) de especies amenazadas o que solían estar extintas en la zona. Ya han comprobado la recuperación en el número de ciervos de los pantanos, aguará guazú o lobos de crin, pumas, yetapá de collar y águilas coronadas. Y lo más ambicioso es la re-introducción de especies que solían haber desaparecido en la zona:

En el caso de las especies que se extinguieron del interior del Iberá estamos desarrollando una iniciativa sin igual en América Latina: acciones destinadas a reintroducir al oso hormiguero gigante, al venado de las pampas, al pecarí de collar, al guacamayo rojo, al tapir, y al gran depredador de la región, el yaguareté.
Fuente: proyectoibera.org

Mira qué emocionante el siguiente vídeo:

5.

Se trabaja para aumentar el apoyo de las comunidades locales a los esfuerzos de conservación. De hecho, muchos “mariscadores” (que se comportaban como cazadores furtivos en el pasado) se han convertido en guardaparques.

6.

Se promueve una agricultura amistosa con la biodiversidad en la zona.

7.

¡Y también se promueven el ecoturismo!

“Según estimaciones de Conservation Land Trust, en unos años, el parque podría recibir a más de 100.000 visitantes por año, a través de sus ocho portales de acceso, en las localidades correntinas de Colonia Carlos Pellegrini, Ituzaingó, San Miguel y Concepción de Yaguareté Corá”.
Fuente: LaNacion.com.ar

8.

Las tareas de conservación y ahora la creación del parque contribuyen a identificar y luego abordar algunos de los problemas ambientales de la zona, tales como la caza furtiva para la obtención de pieles y la deportiva, la quema descontrolada de pastizales, la invasión de especies no nativas (animales y plantas que dañan al ecosistema local), y los impactos nocivos de plaguicidas, fertilizantes, industrias forestales y construcciones en el agua de la cuenca del Iberá. ¡Todavía hay mucho por hacer!

Photo: Emilia Brandt | Shutterstock

9. ¿Qué tan fácil es ver animales en el Parque Nacional Iberá?

El ecosistema sustenta una fabulosa vida silvestre. Hay más de 360 especies de aves, y podrás ver yacarés (a un metro de distancia, desde una lancha) y carpinchos (a 2 metros de distancia, plácidamente caminando) en muchos sitios del parque.

Photo: sunsinger | Shutterstock

Rafa Abuín, uno de los fotógrafos oficiales del proyecto que lleva 6 años trabajando para el mismo, nos ha contado que en un solo día en el parque, uno tiene asegurado el avistaje de 50 a 60 especies de animales diferentes… ¡como mínimo!

View this post on Instagram

Los titanes alguna vez fueron vulnerables… Tiene solo 5 días de vida. Bajo ese manto rayado se encuentra el primer tapir gestado íntegramente en Iberá después de que la especie se extinguiese en la provincia de Corrientes. Su madre, India, será su custodia hasta que las lineas de inocencia se borren de su cuerpo. Las primeras semanas son las más críticas: los predadores, el frío del invierno … estarán al acecho para intentar frustrar su desarrollo. Pero, pese a las amenazas, este recién nacido logrará su propósito: convertirse en un nuevo titán de Sudamérica. #cltargentina #newborn #tompkins_conservation #rewilding @natgeolatam #iberawetlands #esterosdelibera #kristine_tompkins #parqueiberacorrientes #wildlife #tapir #southamerica #argentina #wild @leonardodicapriofdn @natgeo #corrientesvuelveasercorrientes #corrientes

A post shared by Rafael Abuín Aido (@rafa_abuin) on

10. Cómo llegar y moverse en la zona

Lo ideal es llegar con un auto propio, preferentemente todo terreno o vehículos altos. En esta página hay información actualizada sobre el estado de los caminos, que a veces pueden verse afectado por lluvias. También se puede llegar a Ituzaingó o San Miguel en buses que salen desde Posadas, Corrientes (o Resistencia) e incluso Buenos Aires. Una vez en Ituzaingó o San Miguel, los visitantes deberán contratar excursiones para ingresar al parque.

Los “portales” o ingresos principales son:

  • Portal Cambyretá, cercano a la ciudad de Ituzaingó. El camino de ingreso se encuentra sobre la Ruta Nacional N° 12, a 15 kilómetros de Ituzaingó y 8 kilómetros de Villa Olivari.
  • Portal San Nicolás, desde la ciudad de San Miguel, a 163 kilómetros de Corrientes capital por Ruta Provincial Nº 5 y Ruta Nacional N˚118.
  • Estos dos portales cuentan con zonas donde acampar, quinchos con fogones y baños. Desde ambos portales se pueden hacer senderos a pie y otros con vehículos.

  • Portal Laguna Iberá, a 120 kilómetros de Mercedes, se encuentra cercano al pueblo Colonia Carlos Pellegrini sobre Ruta Provincial Nº 40, el cual cuenta con buenos servicios para el turismo cultural. En este portal, además de senderismo, se pueden realizar paseos en lancha y kayak por la laguna Iberá, cabalgatas, travesías en bicicleta y paseos en carro.
  • Hay más portales, y puedes leer información detallada en la guía de turismo oficial.

    Photo: www.parqueibera.gob.ar

    Un dato más, para terminar: ¡la entrada al Parque Nacional Iberá es gratuita! Los horarios de verano van de 8 am a 7 pm, y de 9 am a 6 pm en invierno. ¿Qué esperas? Apoya con tu visita a este hermosísimo proyecto de conservación.