Sí, estoy hablando del Xhupa Porrazo, que en zapoteco significa “dos golpes” o “dos caídas”, tomando la variante del zapoteco del Istmo de Tehuantepec, donde “chupa” es “dos”. Lo de “porrazo” se entiende como una caída o un golpe. “Porrazo”, sin embargo, no es palabra zapoteca, sino que viene del español. Lo que sí existe en zapoteco es la palabra “porra” que significa nudo, pudiendo dar una semejanza a las llaves o candados que se usan en la pelea.

La práctica del Xhupa Porrazo encuentra su origen en el Istmo de Tehuantepec, en Oaxaca, donde son cuatro barrios los que la practican: Juchitán, Ixtepec, Tehuantepec e Ixtaltepec. Se celebran torneos dentro de las comunidades, en los que participan tanto jóvenes como adultos. El Xhupa Porrazo puro es una forma de pelear para fracturar, herir de gravedad o dejar fuera de combate al oponente.

El máximo exponente de la técnica zapoteca es Gaudencio González, conocido como Papa Gude, por obtener 7 veces el título de vencedor y quien fuera en los 80 la única cabeza del arte.

Los orígenes del Xhupa Porrazo datan, según comenta Adrián Romero Díaz, del 300 AC, fecha cercana al apogeo del esplendor de la cultura zapoteca. Incluso se tiene evidencia visual en grabados que se encuentran en las ruinas de Monte Albán.

El Xhupa Porrazo se basa en la imitación de movimientos de siete animales con los cuales se tiene una conexión física y espiritual. Los animales son la serpiente (venda), el águila (biphia), el ocelote (peye), el mono (migu), el venado (biguina), la iguana (buxhashi) y el armadillo (gupi).

También se asimilan armas, las cuales con el tiempo fueron modificadas o sustituidas. Tenemos la nayula, que es como un machete; la ichi-corta, que es una lanza con punta, la agucha-larga, una lanza normal; el guiche, una honda; la dova, una cuerda; el gulliu, un cuchillo; la llaga ille, un palo con punta de piedra y el do ille, las boleadoras.

Para ser capaz de dominar este arte se recomienda comenzar desde la infancia. Así el mismo cuerpo con el tiempo asimilará mejor las técnicas, pues la clave es la flexibilidad. El Xhupa Porrazo practicado por los niños se le llama Chechite Nu. La diferencia es que mientras en uno se maneja el entrenamiento y la técnica con suavidad, en el otro se lesiona al oponente en su totalidad.

El Xhupa Porrazo puro se diferencia de las demás artes marciales por la imitación de sus movimientos con los animales, la forma de emplear las manos (manotazos), la facilidad de desarticular y fracturar al contrincante, el uso de puños, patadas y cabezazos, todo en forma de danza con posiciones bajas, muy pegadas al suelo.

Ramón Yee fue el primero en recibir un entrenamiento directo por Papa Gude en los 80 y fue quien después llevó este arte marcial a la capital. En poco tiempo, Yee se hizo famoso porque obtuvo el récord Ginness, al romper con la barbilla una tonelada de losetas de hielo. Ahora el Xhupa Porrazo se manifiesta en el Xilam, que es un arte marcial en donde se toma al Xhupa Porrazo como base, pues son siete niveles, representando a los siete animales (la serpiente, el águila, el ocelote, el mono, el venado, la iguana, y el armadillo).

¿Te animás a aprender este arte marcial y continuar así con el legado de nuestros ancestros?