El Parque Nacional Cumbres de Monterrey (PNCM) está compuesto por 177.395 hectáreas y se ubica en la parte norte de la Sierra Madre Oriental, en los estados de Nuevo León y Coahuila.

A post shared by @mlopez_z on

Está conformado por una serie de formaciones geológicas con enormes paredes rocosas, cañones, valles y ríos, escenarios ideales para vivir experiencias en la naturaleza, desde las más intensas (como rappel, ciclismo, escalar o practicar cañonismo), hasta la simpleza de contemplar las aves y el paisaje.

A post shared by Enrique Vera (@enriquevera) on

El recorrido del Cañón de Matacanes, por ejemplo, es de nueve kilómetros y está lleno de desafíos y vistas increíbles. La entrada al cañón se hace con una bajada en rappel y se salta desde una altura de cuatro metros hacia una poza de agua turquesa.

A post shared by Javier Salazar (@javisalazar14) on

A partir de ahí, te espera una aventura hermosa, en la que vas a nadar, vas a saltar desde quince metros de altura (¡solo para valientes!) y vas a explorar cavernas.

A post shared by oskoronel (@oscartaurus) on

Según las estadísticas oficiales, hay registradas 1368 especies de flora y fauna en el parque, 73 de ellas consideradas en peligro de extinción, amenazadas, endémicas o bajo protección especial.

A post shared by Katty Aravena (@kataravena) on

El sur del parque nacional está habitado por bellísimos bosques de pinos y encinos.

Entre las especies animales que viven en las Cumbres de Monterrey se encuentran el coyote, el puma, el tejón, el oso negro, el mapache, el venado cola blanca, el tlacuache, el armadillo, el jabalí, la zorra gris, la liebre, las ardillas gris y roja, la cotorra serrana oriental (foto 2), el carpintero arlequín, el pato arcoiris, el cardenal, el halcón pálido, el halcón peregrino y el jilguero americano.

A post shared by CONANP (@conanp_mx) on

Las fuentes de agua del parque proveen el 70 por ciento del agua potable de la ciudad de Monterrey, la tercera ciudad más grande de México (luego de la CDMX y Guadalajara).

A post shared by Fondo Mexicano (@fondomexicano) on

A post shared by CONANP (@conanp_mx) on

Esta es la Cascada Cola de Caballo.

Aquí, la Cascada de Chipitín.

A post shared by Etsson Pérez (@etperezrod) on

Dos de las formaciones más conocidas son el Cerro de la Silla (foto 1, visto desde la ciudad de Monterrey) y el Cañón de la Huasteca (foto 2).

A post shared by Eduardo Valdez (@edwardval) on

El Cañón de la Huasteca ocupa una extensión de 200 hectáreas. En sus paredes se pueden observar glifos prehistóricos y es ideal para senderismo, alpinismo, rappel y fotografía. Aquí el Copete de las Águilas, en la cima. Semejante vista hace que valga la pena la subida, ¿no crees?

A post shared by VICΣNTΣ LØVŽ (@jvlovz) on

¡Las Grutas de García son mágicas!

A post shared by @ahappyplanet on

En el Parque Ecológico Chipinque (ubicado dentro del parque nacional) se puede acampar y, además, cuenta con tirolesa, mini bungee, juegos infantiles, miradores, observatorio, servicio de visitas guiadas y cafetería.

El Parque Natural la Estanzuela (también localizado dentro del parque nacional) se encuentra muy cerca del área metropolitana de Monterrey. Cuenta con servicio de visitas guiadas y senderos señalizados, perfectos para conocer más sobre la naturaleza que te rodea.

A post shared by Nina Hinojosa (@lovemeninah) on

Finalmente, dime la verdad, con esta imagen, además de visitar ahora mismo el Parque Nacional Cumbres de Monterrey, ¿no te dan ganas de casarte también?