Costa Rica cuenta con sitios naturales, bienes culturales y bienes intangibles que han sido honrados con el título de “Patrimonio de la Humanidad”. ¿Ya los conoces? Te advierto que leer este artículo te dará muchas ganas de sacar un pasaje a Costa Rica ya mismo 😉

Parque Nacional de la Isla del Coco

Los que saben, dicen que los fondos marinos alrededor de este lugar son los mejores del mundo para observar increíbles habitantes marinos de grandes dimensiones, tales como tiburones, rayas y delfines. Mira, si no me crees: no hay uno o dos animalitos, ¡hay más de los que tus ojos pueden captar!


La zona del Parque, con 202100 hectáreas, protege tanto zonas terrestres en la Isla como zonas marinas. Es que la Isla del Coco ¡es la única de la zona tropical del Pacífico Oriental que posee un bosque húmedo tropical!

¿Quieres tener una sonrisa tan amplia como la de la señorita de la foto? ¡Visita Isla del Coco! Eso si, para hacerlo, deberás alejarte de las costas de Costa Rica unos 500 kilómetros, y prometer ayudar en la conservación de este lugar alucinante. No puedes hospedarte aquí, por ejemplo, ya que solo los guardaparques tienen permiso para habitar la Isla. Para llegar, debes tomar un barco o embarcación pequeña desde Puntarenas, y el viaje dura aproximadamente unas 36 horas. No por nada se dice que esta isla inspiró a Robert Louis Stevenson para crear “La Isla del Tesoro”.

Reserva de la Cordillera de Talamanca – Parque Internacional La Amistad

Buen nombre para un sitio que depende de la colaboración entre dos países para su conservación: Panamá y Costa Rica. Fue inscripto hace más de 30 años, en 1983, y dentro de Costa Rica, el parque ocupa parte de las provincias de San José, Cartago, Limón y Puntarenas.
Recorrerlo es tener la oportunidad de observar cómo las glaciaciones del Cuaternario modificaron el paisaje, así como de admirar el bosque lluvioso tropical, con su biodiversidad gigantesca. En esta área se han registrado más de 10000 plantas con flores, más de 215 especies de mamíferos, 600 aves, 250 especies de reptiles y anfibios, y por lo menos 115 especies de peces de agua dulce.

A post shared by @osmague125 on

Asentamientos cacicales precolombinos con esferas de piedra de Diquís

Entre los muchos misterios que se esconden en tierras ticas, están estas esferas de piedra:

La de la imagen se encuentra en el Museo Nacional de Costa Rica, mientras que el resto están al sur del país, en el delta del Río Diquís, en cuatro sitios que hoy son patrimonio cultural: Finca 6, Batambal, El Silencio y Grijalba-2. Junto con otros restos arqueológicos, dan testimonio de los complejos sistemas sociales, económicos y políticos de quienes habitaron la región entre los años 500 y 1.500 de nuestra era.
Algunas de las esferas tienen más de 2.5 metros de diámetro, y aún no se sabe muy bien cómo se fabricaron, para qué se utilizaron y qué significado tenían. Se cree que se preservaron en tan buen estado porque quedaron recubiertas por sedimentos.

Área de Conservación de Guanacaste

De los Patrimonios de la Humanidad naturales inscriptos para Costa Rica, este es el que más recientemente se registró (1999) y amplió (2004). Su importancia natural principal consiste en que aquí se encuentran los mejores hábitats de bosque seco de toda la región, pero lo cierto es que el área de conservación de Guanacaste contiene todo un mosaico de ecosistemas.

A post shared by Matteo (@brachininosara) on

Más allá de la biodiversidad de grandes especies, que la tiene, aquí hay una cantidad espectacular de invertebrados: más de 20.000 especies de escarabajos, 13.000 especies de hormigas, abejas y avispas, y 8.000 especies de mariposas y polillas. Todos los comedores de insectos, ¡felices!

Crédito: pasha_k

Si lo visitas, no te olvides de mirar hacia el cielo nocturno.

La tradición del boyeo y las carretas

Costa Rica también cuenta con el reconocimiento de la UNESCO de esta práctica como “Patrimonio cultural intangible” (también conocido como inmaterial), desde hace más de 10 años.
Aunque las carretas ya se utilizaban para transportar café en el siglo XIX, la tradición de pintarlas y engalanarlas comenzó a principios del siglo XX. Originalmente, el diseño de la carreta ayudaba a identificar el lugar de origen de la misma. Luego, prosperó la creatividad individual y los concursos anuales para premiar a las mejores carretas (y a los mejores artistas). Algo peculiar de estos medios de transporte antiguos es que se elegía la madera especialmente, junto con una serie de anillos de metal, para producir un cierto “canto” al andar por los caminos. Hoy se festeja el Día del Boyero, y son un bello espectáculo para observar (¡y fotografiar!)

A post shared by Hellen Agüero (@hellenblue) on

Y tú, ¿crees que el Parque Nacional Corcovado y la Reserva biológica de la Isla del Caño deberían convertirse en Patrimonio de la Humanidad?

Fueron propuestos en el año 2003, pero aún no están confirmados. El Parque Nacional Corcovado de más de 45000 hectáreas terrestres y 5300 marinas, ha sido alguna vez llamado “el lugar más intenso del mundo, biológicamente hablando” por National Geographic. Es uno de los lugares dónde se pueden encontrar jaguares, felinos magníficos hoy en grave peligro de extinción, y pumas, por ejemplo.

A post shared by JØrjõR (@jorjor1981) on

A post shared by #wanderlust (@zeptr) on

A post shared by Kevin Horchler (@kevhorchler) on

La Isla del Caño, mucho menor en tamaño, es también un parque nacional y área protegida. Cuenta con muchos restos arqueológicos, y vida marina que deja sin palabras.

A post shared by Wkcalle (@wkcalle) on

A post shared by Pablo (@cacanauta) on