Pereza

Los yucatecos usamos la hamaca como una extensión de nuestro cuerpo… Cualquier yucateco que se precie tiene al menos una en su casa y es parada obligada después del almuerzo.

A post shared by josemra (@josemra) on

 

Gula

Nos disputamos con Puebla y Oaxaca una de las mejores cocinas del país. La fusión de la gastronomía europea con la maya ha dado como resultado una de las combinaciones de platillos más ricas del mundo. Nos conocen por la cochinita pibil, pero la verdad es que esa es sólo una de nuestras delicias.

A post shared by Visit Yucatan (@yucatanturismo) on

 

Ira

Haremos enojar a todo el mundo, pero es que nadie puede decir con tanto orgullo que tiene el picante más fuerte y sabroso del país… aún cuando estés en Jalisco comiendo pescado zarandeado.

A post shared by EL YUCATECO (@elyucateco_la) on

 

Envidia

Bueno, en realidad no envidiamos a nadie, pero sí le damos al mundo muchas razones para envidiarnos. Entre ellas, el que Yucatán sea hogar de una de las siete maravillas del mundo y que, aún así, haya muchos otros sitios arqueológicos igual de hermosos que Chichen Itzá. Claro que no andamos presumiéndolos, pero… deberíamos.

A post shared by Visit Yucatan (@yucatanturismo) on

 

Avaricia

Lo sabes y sabemos que lo sabes: Tenemos el mejor hotel del mundo según Forbes y no está en la Riviera maya ni en Los Cabos. Está en Yucatán y eso posiblemente arda mucho.

 

Soberbia

Somos el mejor estado de la república para vivir: el más tranquilo, el más seguro y con la gente más amable que vayas a encontrar en México. Tenemos dos pueblos mágicos increíbles y Mérida, nuestra capital, tiene un centro histórico envidiable, donde se encuentra la catedral más antigua del continente americano. Playas, gastronomía envidiable, hotelería increíble y conectividad a destinos que jamás creíste posible. ¿Sigo o ya entendiste mi punto?

 

Lujuria

¿Qué podemos decirte? Los yucatecos somos dulces, amigables y guapísimos y, especialmente en nuestra temporada de playa, no hay nadie que quiera ligar que se vaya del bar sin cumplir su cometido…  

A post shared by Adolfo Meneses (@adolfomeneses) on

 

Crédito imagen de portada: theodorhensolt