Photo: Galicia Sustentable

13 personalidades con conexión (¡o sangre!) gallega

Galicia
by Ana Bulnes 13 Aug 2019

Si hay un gallego en la Luna y si solo hay 57 países sin gallegos, tener una conexión con Galicia es fácil. De esto (y de otras cosas) lleva años viviendo nuestra prensa que, como dictan los cánones de lo local, encuentra ese punto diferenciador a toda noticia que viene de fuera encontrando una conexión gallega.

Hay una especie de jerarquía. Lo ideal es haber nacido en Galicia, lo que te convierte en gallego para siempre, aunque fueran solo tus primeras horas de vida y luego te criaras en otro sitio (mirad a David Broncano). En el siguiente escalón está ser hijo o nieto de gallegos. Si hay sangre gallega en tus venas, eres gallego. Después está haber estado por aquí alguna vez, con puntos extra si es donde veraneabas de pequeño. Pero también nos vale con que tengas un amigo (¡o conocido!) gallego. Cuanto más famoso seas, mejor aceptaremos cualquier conexión, por lejana que sea, como buena.

(Faltan algunos clásicos como Julio Verne, Edith Wharton, Julio Cortázar o Ernest Hemingway porque esos van para otro artículo).

1. John Lennon y Yoko Ono

Solo hay cuatro ciudades en el mundo con una estatua de John Lennon: Liverpool, La Habana, San José de Costa Rica y A Coruña. Esta última está gracias a la iniciativa de Chema Ríos, un ginecólogo coruñés que es además uno de los mayores coleccionistas de The Beatles del mundo. Aunque conoce a Julia Baird —hermanastra de Lennon— y a Yoko Ono, nunca conoció al músico. Quien sí hizo que Galicia fuese algo real en el hogar neoyorquino de John y Yoko fue Rosaura López, una pontevedresa que trabajaba como limpiadora en el edificio Dakota y que trabajó cuatro años y medio como empleada del hogar para el matrimonio. Poco antes de morir publicó un libro sobre aquello, En casa de John Lennon.

2. Cristóbal Colón

Esto no es una historia pillada por los pelos. Si vas a Poio, en la provincia de Pontevedra, puedes visitar su casa museo. Y si la visitas saldrás convencido de que el explorador nació allí. Hay también unos cuantos investigadores que apoyan la teoría de que Colón era gallego. Se basan en varias cosas: los topónimos escogidos por el navegante para bautizar lugares en América, el hecho de que la carabela Santa María se construyese en A Moureira, que su castellano tuviese giros gallegos, la existencia del apellido Colón en la zona en la época… De hecho, se dice que él y el caballero medieval Pedro Madruga son la misma persona. Según esta teoría, Madruga no murió antes de 1492, sino que fingió su propia muerte y se convirtió en Colón.

3. Marilyn Monroe

Ni era gallega ni tenía parientes gallegos conocidos, pero eso no significa que no tuviese relación con Galicia. Como explica un artículo en La Voz de Galicia, su último amante, José Bolaños Prado, era gallego nieto de un emigrante de Burela. «La noche en que se conocieron, en compañía de amigos, cenaron, bebieron y bailaron hasta la madrugada en oscuros y arrebatados garitos del arrabal mexicano. Y después vivieron cuatro semanas volcánicas, de vino y rosas», cuenta el artículo. Y después ella se suicidó.

4. Pablo Picasso


El pintor pasó cuatro años en A Coruña, entre 1891 y 1895 (de los 10 a los 14 años), más que suficiente para convertir la casa en la que vivió en un museo. En una entrevista con La Voz de Galicia, el periodista y escritor vilalbés Antonio D. Olano, que fue amigo de Picasso, aseguraba: «Picasso, aunque sean cuatro años, es un pintor gallego. Y no son cuatro años, es el resto de su vida, porque sabía hablar gallego y luego cantaba en esta lengua con Juan Pardo cuando yo iba con él a visitarle». Con pullita final: «Es malagueño porque nació allí, pero no creas que le tenía mucho aprecio».

5. Miguel de Cervantes

¿Hay quien dice que esto no tiene ni pies ni cabeza? Sí. ¿Ha frenado a los que teorizan sobre este origen? ¡Claro que no! Siendo justos, hay algo que sí vincula a Cervantes con Galicia: su segundo apellido, Saavedra. Su origen, por lo tanto, sí sería gallego, pero hay quien va más allá. El investigador César Brandariz defiende que nació en Sanabria, que ahora es Zamora pero en la época era Galicia, y que estudió en los jesuitas de Monterrei. Y que además tenía también un castellano muy gallego. Tristemente, otros dicen que no. Siro López Lorenzo dice que no hay duda de que Cervantes nació en Alcalá de Henares. «Cervantes era de origen gallego pero no gallego, ni sanabrés de nacimiento”, aseguró en una conferencia. «Me gustaría que fuera gallego y a ser posible de Ferrol, y de mi barrio. Pero era de Alcalá».

6. Martin Sheen


El actor americano, cuyo nombre real es Ramón Antonio Gerardo Estévez Phelan, nació en Dayton, Ohio, pero su padre era de Parderrubias, en Pontevedra. Es decir, Martin Sheen es gallego y él mismo lo dice. En la casa de su familia en Parderrubias aún veranea su hermana y, con frecuencia, sin que los medios se enteren, él mismo. Por supuesto, si Martin Sheen es gallego, también lo son sus hijos Charlie Sheen y Emilio Estévez. Con este último hizo la película The Way en 2011, sobre el camino de Santiago.

7. Cristina Fernández de Kirchner


La expresidenta argentina tiene también un pasado gallego: su abuelo paterno, Pascasio Fernández, era de Vilarxubín, cerca de A Fonsagrada (Lugo). Nació en 1862, según recoge el portal Galicia Digital, y emigró a Argentina en 1920. En Buenos Aires empezó a trabajar como sastre y se casó con Amparo Fernández.

8. Simón Bolívar


El libertador de América, cómo no, tenía también ascendientes gallegos (aunque es mucho más conocido su parentesco vasco). En concreto, sus bisabuelos, padres de su abuela María Petronila Ponte-Andrade, eran coruñeses, de Elviña y Boimorto. El propio Simón Bolívar visitó A Coruña en 1802 acompañado de su esposa muy poco después de casarse. Se supone que visitó la casa de sus bisabuelos, conocida como Penarredonda, y desde el puerto herculino partió de vuelta a Venezuela.

9. Charles Darwin


Vale, el autor de El origen de las especies no nació en Galicia ni tenía familia gallega (¡que se sepa!), pero tuvo un amigo gallego y eso es más que suficiente. Era Víctor López Seoane, naturalista y zoólogo, que no solo se carteaba con Darwin, sino también con Humboldt. Que igual la relación no era de amistad, vale, que igual era solo profesional o entre admirador e ídolo, pero no lo sabemos. El año pasado, una exposición sobre el naturalista en O Allo mostró una carta de Darwin en la que le decía «Recibí sus ensayos, pero últimamente he estado tan ocupado que no he podido leerlos. Espero encontrar tiempo para poder hacerlo pronto».

10. Fidel Castro


Su conexión gallega va más allá de haber compartido un plato de pulpo á feira con Fraga. Su padre era de Láncara, en Lugo, lugar que visitó en 1992. Como recogió el Faro de Vigo en aquel momento, Fidel Castro dijo en una ocasión:¨«Mi padre era hijo de un campesino sumamente pobre allá en Galicia. En la última guerra de independencia de Cuba, iniciada en 1895, lo enviaron como soldado del Ejército español a luchar aquí. Después de la lucha regresó a España, pero parece que le agradó Cuba porque, una vez, como tantos emigrantes, volvió acá en los primeros años del siglo [XX] para, sin un centavo y sin ninguna relación, comenzar a trabajar». Raúl Castro también visitó la aldea natal de su padre años después, en 2005.

11. Gabriel García Márquez

Otro ilustre de sangre gallega fue el escritor García Márquez. Y de hecho, según él mismo, parte de la inspiración para el realismo mágico que siempre se asocia a su nombre llegó a través de sus raíces gallegas. «Mis abuelos eran descendientes de gallegos, y muchas de las cosas sobrenaturales que me contaban provenían de Galicia», aseguraba. Visitó Galicia en mayo de 1983 y, como resultado, escribió un bonito artículo en El País en el que elogia la comida gallega, la lluvia y nuestro carácter «lunático» (¡pero lo decía como piropo!).

12. Cecilia


Se mató en un accidente volviendo de un concierto en Vigo, pero afortunadamente no es esa la conexión gallega de la cantautora. Su padre, el militar y diplomático José Ramón Sobredo, era gallego o “de orígenes gallegos” (según fuentes) y su madre, Dolores Galanes, tenía dos hermanos en Vigo.

13. Niki Lauda

El día de ese último concierto de Cecilia fue también el día del accidente del piloto austríaco de Fórmula 1 Niki Lauda, un accidente del que parecía que no iba a salir pero del que él sí salió. Y Lauda también era medio gallego: su abuelo paterno era Juan Lauda Crespo, de la parroquia de Loña do Monte, en Nogueira de Ramuín, al que según La Voz, llamaban O Cordeiro (porque hacía cuerdas). Emigró a Buenos Aires, a Cuba y a Nueva York. Allí conoció a otra gallega, con quien tuvo cuatro hijos, uno de ellos el padre de Niki, que se mudó a Viena y se casó con una austríaca. Todo esto está sin confirmar y al piloto le daba un poco igual, pero los datos coinciden.

Save Bookmark

We use cookies for analytics tracking and advertising from our partners.

For more information read our privacy policy.