¿Y si te dijera que la pirámide más grande del mundo no es la de Keops, en Egipto, sino la de Cholula en Puebla, México? Suena algo increíble ¿verdad? Y sin embargo es cierto: la estructura de esta pirámide tiene la mayor área en su construcción que cualquiera en todo el planeta. La de Keops es la más alta, pero en volumen Cholula está primero. Incluso se sabe que la mayor parte de su estructura se encuentra aún bajo tierra. A continuación comparto contigo unos datos de este mágico monumento prehispánico.

 

A photo posted by Cris Miranda (@crismiranda2) on

 

Se dice que el gran profeta Quetzalcóatl vivió en Cholula durante algún tiempo y recibió algunas de las enseñanzas que nos dejó como legado.

 

A photo posted by Daniel Caravantes (@dakingdcs) on

 

El nombre de este llamativo pueblo mágico proviene de la lengua náhuatl y quiere decir: “Agua que cae en el lugar de huida”.

Fue fundada aproximadamente 300 años antes de Cristo y fue un importante centro religioso que veneraba a Quetzalcóatl, en la que se reunía gente de todo el Valle de Anáhuac.

 

 

Cholula fue una localidad que albergó a los diversos grupos toltecas después de haber sido expulsados de Tula. Ellos fueron los que formaron el centro ceremonial, lo que convirtió a este pueblo en una ciudad sagrada.

Otra interpretación del significado de la palabra cholula es “lugar de los que huyeron”, en referencia a la migración tolteca-chichimeca que arribó a Cholula alrededor del año 1000 de la era cristiana.

También se la conoce como tlachihualtepetl, que significa “cerro hecho a mano”, en alusión a sus grandes dimensiones y a su sistema de construcción, a partir de enormes núcleos de adobe.

 

 

La famosa pirámide de Cholula, dedicada a Chiconaquiahuitl (dios de las nueve lluvias), tiene la apariencia de un cerro piramidal, debido a que está compuesta por una serie de pirámides superpuestas una sobre otra.

 

A photo posted by Over Lin (@0verlin) on

 

La Gran Pirámide fue el centro de un conglomerado urbano en su época y es la más grande del México prehispánico. Mide 400 metros por lado y 65 metros de altura. Es el resultado de 10 siglos de acumulación de grandes estructuras.

Fue en 1931 cuando el arquitecto Ignacio Marquina inició su exploración a través de túneles, los que alcanzaron una extensión de ocho kilómetros, tras 25 años de descubrimientos.

 

A photo posted by Cris Miranda (@crismiranda2) on

 

Los túneles fueron trazados de norte a sur y de oriente a poniente, siguiendo el contorno de las diferentes bases, de la pendiente de los taludes y las escaleras.

Se pueden distinguir varias estructuras. El edificio A es el más antiguo de la Gran Pirámide y data de entre los años 200 a 400 después de Cristo. Se trata de una construcción relativamente sencilla y se distingue por su relleno de adobe.

Fue parcialmente cubierta por el edificio B, cuyo rasgo sobresaliente es la decoración al fresco de sus tableros.

Sobre este último se construyó el edificio C, el cual tiene un volumen incluso mayor al de la pirámide de la Luna de Teotihuacán. Se distingue por estar completamente escalonada por los cuatro lados.

Toda esto fue cubierto por adobe, que integró la última estructura de la Gran Pirámide, la cual fue en parte derrumbada y aparece hoy como un gran cerro natural.

También se han encontrado murales prehispánicos, como el llamado “Mural de los bebedores de pulque”, prueba de la tradición ancestral del pulque en Cholula.

Así que como puedes ver, este hermoso pueblo mágico posee una de las maravillas del mundo más impresionante y más ignorada. Si tienes la oportunidad, no dudes en visitarlo y llevarte la sorpresa de tu vida. Y ya sabes, la pirámide más grande del mundo no la construyeron los faraones… ¡sino los tlatoanis en Anáhuac!  

 

Sea el primero en comentar