Es posible que no hayas escuchado de estas playas ecuatorianas, pero te aseguro que una vez que las visites, no vas a dejar de recordarlas. Ecuador está bendecido por aguas cálidas en sus costas: gracias a la corriente de El Niño y al ciclo de agua de los Andes, el clima costero ecuatoriano es de un verano cálido los 365 días del año. Por eso nuestras playas, al igual que las de otros países cercanos, son paradisíacas. Además, las corrientes marinas llevan nutrientes que permiten la existencia de diversa vida marina.

Todo el año puedes probar exquisitos mariscos y plátanos, así como la calidez de los ecuatorianos. Aquí te compartimos una selección de playas que no te puedes perder en Ecuador.

 

1. Archipiélago de Jambelí y Puerto Bolívar, El Oro.

Si buscas relajarte en la playa con un delicioso Majarisco, tienes que visitar Puerto Bolívar y la isla Jambelí cerca de Machala. Es lugar hermoso y paradisíaco, libre del stress urbano.

Majariscos. Crédito: David Chang

 

2. Mompiche, Esmeraldas.

Mompiche es una gema oculta en el norte del Ecuador. El sector es conocido principalmente por el Resort De Cameron, pero lo ideal no es sólo visitar el resort, sino también conocer u hospedarte en el pueblo de Mompiche y disfrutar de su cultura bohemia y relajada. Si lo que buscas es ese feeling de estar en el paraíso, la bahía en el bosque húmedo de Mompiche en la provincia de Esmeraldas es tu destino. Por si fuera poco, la comida esmeraldeña es espectacular.

La serenidad de Mompiche. Crédito: David Chang.

 

3. Santa Marianita, Manabí.

¿No sabías que en Ecuador se hacía Kite Surfing? Ésta es la playa para practicarlo a tan sólo 20 minutos de la ciudad de Manta. Puedes hospedarte en Manta y pasar un día espectacular en Santa Marianita. Si tienes algo de suerte, ¡puedes ver tortugas marinas bebés haciendo su ruta desde su nido hacia el mar!

Crédito: diegolizcano.

 

4. Los Frailes, Manabí.

Lo interesante del conjunto de playas en Los Frailes es que tienes cinco playas increíbles una alado de la otra. La playa principal, llamada Los Frailes, es de arena rosada con agua transparente, pero un corto sendero te lleva a otra playa de arena blanca con agua cristalina llamada Tortuguita, y un sendero más allá te lleva a una tercera Playa Negra. Es surreal tenerlas todas juntas. Las otras dos playas, Bálsamos I y II, son reserva natural y no son accesibles al público.

Crédito: jfrenaud.

 

5. Ayangue, Santa Elena.

Una bahía de donde puedes salir a alta mar a hacer buceo o quedarte en la arena para disfrutar de la gastronomía costeña. ¿Qué más se puede pedir? Incluso si las condiciones no son ideales para bucear, las condiciones serán ideales para surfear. Montañita, la capital del surf y la farra playera ecuatoriana, está a sólo media hora en auto. ¡No hay excusas!

Crédito: wogo24220.

 

6. Engabao, Guayas.

Engabao es un pequeño pueblo pesquero que es popular entre la cultura del surf del cantón Playas, cerca de Guayaquil. Las extensas playas, esteros vivos de los manglares del delta del río Guayas, y el clima perfecto desde Posorja hasta Engabao, están entre lo mejor guardado de la provincia. Las olas consistentes de Engabao son ideales para campeonatos de surf, ¡pero lo mejor es que los pescadores las usan de rampa para que sus botes puedan volar!

Competencia de salto de botes. Crédito: David Chang.

 

7. Puerto Misahuallí, Napo.

¡¿Napo?! Ajá, pocos ecuatorianos sabemos de las maravillas del este del Ecuador, y Misahuallí, un pequeño pueblo en la región amazónica, goza de hermosas playas en el río Napo, ¡donde los bañistas disfrutan del sol y del clima cálido como si se tratara de cualquier océano! Y además, se conectan con la fauna local.

Monos capuchinos. Crédito: pancholp.

8. Puerto López, Manabí

Sucede que alrededor del mes de Agosto, familias de ballenas jorobadas vienen a aparearse y el año siguiente vuelven para dar a luz a sus crías cerca de las costas de Puerto López. Si tienes mucha suerte, puedes ver estos gigantes marinos saltar fuera del mar. Es una experiencia espectacular. La playa de Puerto López también goza de comida espectacular, y sus atardeceres son de película.

Una ballena jorobada saltando… a 20 minutos de Puerto López en embarcación. Crédito: David Chang

 

9. La Lobería, San Cristóbal, Galápagos

Si hablamos de playas paradisíacas, Galápagos se lleva el premio, y por eso mismo, es casi imposible que no hayas escuchado hablar de Galápagos. Lo que debes saber es qué hay en cada playa del archipiélago. En la zona de «La Lobería», los lobos e iguanas marinos son amigables y comparten la playa contigo. ¿Ya estás ahorrando para el viaje al paraíso? Déjame convencerte…

El autor conversando con un amiguito… Crédito: David Chang.

 

BONUS: Arco de Darwin o Isla Wolf, Galápagos.

No son playas paradisíacas… ¡son islas volcánicas paradisíacas! Aunque sus playas no sean muy cómodas para acostarse a tomar el sol ni sea fácil llegar aquí, estas islas están entre los puntos con mayor biodiversidad submarina a nivel mundial, y el limitado acceso turístico ayuda a preservarlas. Otro tema importante es que debes tener un nivel avanzado en buceo para sumergirte en sus corrientes, pero vale la pena cada segundo. Solo imagina: cardúmenes enormes de peces como rayas águila, mantas gigantes, tiburones martillo y tiburones ballena pueden rodearte en cualquier momento. Por si fuera poco, los delfines y aves te pueden acompañar en tu camino, y para la cereza en el pastel, tu maestro de buceo también podría ser tu fotógrafo y/o camarógrafo, como en este video.

Crédito: imagen arriba, izquierda por dkeats, resto de las imágenes por stalker_d90.

Espero haber cubierto los mejores puntos del norte, centro, y sur de la costa ecuatoriana, y un bonus de la región insular. Aún así, estoy seguro que me faltan muchas playas paradisíacas de todo el Ecuador, y que tú como lector las conoces. ¿Dónde queda tu atardecer playero favorito? ¡Deja tu recomendación en los comentarios!