Crédito: @leito07

Uno creería que el aumento significativo de venezolanos en el exterior en los últimos años, tendría como consecuencia un mayor conocimiento generalizado acerca de “ese país llamado Venezuela”. Sin embargo… aún persisten algunos estereotipos o dudas acerca de nuestro país. Aquí van algunas de esas preguntas que a veces resultan divertidas y otras un tanto incómodas. Seguramente hay más, ¡agreguen sus propios ejemplos en los comentarios!

 

1. El clima debe ser muy lindo allá en Centroamérica, ¿no? o ¿Venezuela está en Centroamérica?

No, amigos. Venezuela forma parte de Sur América. Cabe destacar que la pregunta te deja pasmado cuando viene de un latinoamericano. Es ahí cuando piensas: ¿No conoce su propio continente? Tras salir de tu estupor intentas explicarle que estamos al norte del continente pero Centroamérica comienza en Panamá.

 

2. La situación está difícil allá, ¿no es así?

Esta pregunta muchas veces viene acompañada de una cara de culpa o lástima de parte de tu interlocutor. Sí, la situación de verdad es tan difícil como la pintan… pero hay cosas más lindas de las cuales hablar de nuestro país.

 

3. ¿En Venezuela todos bailan salsa?

Ehhh no. No todos sabemos bailar salsa ni lo llevamos en la sangre como un virus. Pareciera que imaginan a los bebés saliendo del hospital bailando al ritmo de Oscar D’León o algo así. La realidad es que unos realmente lo hacen muy bien y tienen un talento innato, algunos debemos aprenderlo y otros definitivamente no pueden coordinar ni medio paso.

 

4. ¿De verdad no tienen papel higiénico?

Nada de “qué playas tan bonitas tienen”, o “¿cómo son las montañas por allí?”. Ni siquiera una mención de la Vinotinto… La noticia que le dio la vuelta al mundo y nos puso en el mapa es que no teníamos ni con qué limpiarnos en el baño.

 

5. Pero… ¿La arepa no es colombiana?

Todo bien con nuestros hermanos colombianos, pero NO. Aunque la arepa forma parte de la gastronomía de los dos países, no son iguales. Difieren en forma, relleno y sabor… Y eso sí, las venezolanas son las mejores que comerás en tu vida. Igual no debemos ofendernos, porque tal parece que los colombianos por haber sido inmigrantes antes que nosotros sentaron precedente. Aún así, ¡ánimo muchachos! Estamos a tiempo de remontar.

 

6. ¿Venezolana? Ah, ¡como Catherine Fulop!

Sí, te harán este mismo comentario una y otra vez, especialmente en Argentina o cuando te cruces con argentinos por el mundo. Fulop parece ser el mayor referente de Venezuela allí. Cualquier otro actor o artista criollo es prácticamente un desconocido en el país austral. Así que chicas no se sorprendan u ofendan cuando algún argentino las llame Cathi por cariño.

 

7. ¿Allá todas están operadas?

Me atrevería a decir que una gran parte de las mujeres venezolanas se han hecho al menos una operación estética, pero también están las que no se han cambiado ni un pelo. Así que no, no todas están operadas.

 

8. ¿Sabes el cuento del pajarito?

No hay palabras para expresar la sensación de contrariedad ante esta pregunta. No sabes si sentir vergüenza o rabia, así que terminas esbozando una media sonrisa casi forzada. Sí, conocemos el cuento del pajarito, pero por favor no nos hagan hablar de eso.

 

9. ¿Eres chavista o de oposición?

Aunque no lo logremos del todo, la realidad es que los venezolanos estamos cansados de hablar de política y de estar polarizados. Por eso es común que en una reunión o fiesta, cuando alguien de otro país hace esta pregunta, la respuesta más común será algo como “no hablemos del tema por favor, sigamos pasándola bien”. De lo contrario sabemos que terminaremos enfrascados en una conversación de quejas y pesares sin fin, y que quizás haga irritar a algunos de los participantes.

 

10. ¿Eres de Venezuela? Ah, mira “Oye mi hermano”…

A lo cual nosotros respondemos con “Ehhh, eso es cubano” y nuestra mejor cara de confusión. Es la típica frase que te soltarán al conocerte e intentar imitar el acento venezolano. Es más, la escucharás tantas veces que comenzarás a cuestionar si de verdad hablamos parecido a ellos. Otra que te causará gracia –o no- será “¿Cómo tu está?” al mejor estilo dominicano.