El chile es el rey de la gastronomía mexicana y, sin embargo, suele ser algo doloroso para las lenguas extranjeras, pues causa un tremendo ardor en los labios, en la lengua y en la garganta. Pero nosotros lo usamos hasta en las golosinas y casi te diría que es único ingrediente cuya ausencia hace que no podamos ni siquiera tragar la comida que tenemos en la boca.

Si eres mexicano sabes de lo que hablo y, si eres extranjero, no nos creas cuando decimos que “no pica”, pues todos los chile pican en alguna medida. Pasa que en México nos acostumbramos a comerlos desde muy niños y lo bien que hacemos, pues el chile, además de sabroso, es excelente para la salud. Aquí te cuento por qué.

1. La sustancia clave en el chile es la capsaicina, que provoca el picor.

A photo posted by April Avila (@4favila) on

2. El chile tiene “efectos antiinflamatorios, anti irritantes y ayuda a la prevención del dolor».

(Fuente: Octavio Paredes López, “Los alimentos mágicos de la culturas indígenas mesoamericanas”).

3. Se ha encontrado que es bueno para el corazón…

Baja la presión arterial, estimula el sistema circulatorio, reduce el colesterol y es un anticoagulante natural que disminuye la posibilidad de un ataque cardiaco.

A photo posted by Peri (@peri.fooding) on

4. Hoy, el chile está siendo considerado para el desarrollo de tratamientos anticancerosos.

La capsaicina es capaz de eliminar las células malignas del cáncer sin dañar las células sanas, de acuerdo con un estudio de la Universidad de Nottingham (Reino Unido).

A photo posted by Gema Ramirez (@aredhel2261) on

5. Además, la capsaicina está presente en numerosas medicinas contra la artritis y el reumatismo, además de tener efectos positivos para disminuir el dolor de cabeza y la migraña.

6. Gracias a su alto aporte de vitamina C, el chile previene enfermedades respiratorias, ayuda a la cicatrización, favorece un mejor aprovechamiento del hierro y mantiene la piel en buen estado.

7. Aunque parezca contradictorio, cuando se tienen malestares digestivos, un remedio natural es incluir al chile en la dieta.

La capsaicina estimula la producción de jugos gástricos, que mejoran la digestión y provocan más apetito.

A photo posted by M Veronica (@mveronicaz15) on

8. El chile no engorda: aunque hay algunos que tienen más calorías que otros, las cantidades en que se consumen son muy bajas… Excepto que te comas una paleta de chile, claro 😉

A photo posted by La Eli 🍭 (@elicientha) on