San Luis Potosí tiene sólo dos pueblos mágicos, pero son tan únicos y encantadores que valen por mil. Los invito a hacer un recorrido en fotos por Xilitla y por Real de Catorce, ¡que lo disfruten!

Xilitla

Ubicada en la Huasteca Potosina, esta población combina perfectamente elegancia y tradición con la exuberancia de la jungla en la que se halla inmersa.

A post shared by Mirta González🐍 (@m.irt.a) on

Su mayor atracción es Las Pozas, el único jardín escultórico surrealista que existe en todo el mundo, diseñado por el millonario inglés Edward James, cuya extensión es de 30 hectáreas.

A post shared by Ride Must Go On (@ride_must) on

Allí, en el medio de la selva, se encuentran estas construcciones oníricas que se comunican entre sí a través de laberintos y pasadizos.

Hay también una serie de cascadas alucinantes, e incluso es posible alojarse en la posada El Castillo, que es parte de Las Pozas.

A post shared by Luis Cuevas (@luiscuevasphoto) on

Las montañas que rodean a Xilitla son ideales para el turismo de aventura.

A post shared by EddsRoLL (@eddsroll) on

En la foto, la Cueva del Salitre.

No te vayas sin probar los zacahuiles, unos tamales gigantes que pueden llegar a alcanzar hasta un metro y medio de largo y veinte kilos de peso. Acompáñalos por un buen café de la zona.

¡Lo mejor es que todos los domingos hay huapangueada en el pueblo!

Real de Catorce

Este pueblito está a 2,750 metros de altitud, en la Sierra de Catorce. Su principal actividad económica fue la minería, aunque hoy vive mayoritariamente del turismo.

A post shared by Scott traveling (@scott_m25) on

El Pueblo Fantasma es testigo de ese pasado de minería y opulencia.

A post shared by Daniel Gavna (@dangavna) on

Lo mejor que puedes hacer en Real de Catorce es perderte en sus callecitas encantadoras. Vas a encontrarte muchas lindas sorpresas.

A post shared by Raquel Livas (@raquellivas) on

También puedes aprender más sobre la cultura wixárika (huichol), cuyos integrantes son los pobladores originarios de la sierra.

El senderismo es otra actividad que me encantó hacer. ¡El desierto de Wirikuta es realmente mágico! Puedes subir al Cerro del Quemado (una hora de camino), centro ceremonial de los wixárika.

Túnel de Ogarrio es el acceso principal al pueblo. Fue inaugurado en 1901 y cuenta con una extensión de 2.3 kilómetros de largo.

A post shared by Bubu✌🏻️ (@heyitsbubu) on

No te vayas sin probar los cabuches, los tacos potosinos, las migadas, las enchiladas potosinas, y las cajetas y natillas hechas con leche de cabra.

A post shared by Susie Aguiñaga (@dr_sus) on

Crédito imagen de portada: pepesparra