Para muchos mexicanos, una escapada a Cancún es sinónimo de encerrarse en un hotel todo incluído por varios días, disfrutar de las bondades del Caribe y regresar con un par de kilos de más por intervención de los buffets de desayuno. Aunque la barra libre y los animadores de la alberca cumplan con su labor, estar atorado en la zona hotelera termina por ser tedioso para muchos viajeros. Por eso, aquí te van algunas sugerencias de lugarcitos escondidos que te demostrarán que Cancún también es México… ¡Y tiene mucho encanto!

 

1. El Rey y San Miguelito

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Loft8Cancun (@loft8cancun) on

Foto: @loft8cancun
 

¿Tenías idea de que Cancún cuenta con dos zonas arqueológicas? Pues así es y vale la pena que te des una vuelta para conocerlas. La primera es El Rey, ubicada frente a Playa Delfines. Cuentan que dos exploradores ingleses fueron quienes bautizaron el lugar, pues al llegar, creyeron que una de las esculturas del sitio era la imagen de un personaje de la nobleza maya. Los habitantes de El Rey se dedicaban mayormente al comercio marítimo pero abandonaron el puerto a la llegada de los españoles.

El segundo sitio arqueológico es San Miguelito. Se encuentra dentro de las instalaciones del Museo Maya de Cancún, también muy cerca de Playa Delfines. Por su cercanía con El Rey, se cree que fue parte del mismo complejo portuario. Además de observar algunos basamentos y una pequeña pirámide, San Miguelito tiene una naturaleza exuberante con ceibas dominando la vegetación. Al caminar por aquí sentirás como si estuvieras en medio de la selva y no a unos cuantos pasos de la zona hotelera.

 

2. El malecón

El malecón de Cancún está frente a la laguna Nichupté, en las inmediaciones del manglar Tajamar —el mismo que fue rescatado por los cancunenses de ser destruido por una inmobiliaria. El acceso se encuentra frente a la plaza Malecón Américas, fuera de la zona hotelera. Por más que tu hotel cuente con opciones para admirar la puesta del sol, los mejores atardeceres en Cancún siempre se disfrutarán más si vienen acompañados de una vuelta por el malecón.

 

3. Isla Blanca

 

View this post on Instagram

 

A post shared by I’m Your Trip (@imyourtrip) on

Foto: @imyourtrip
 

Si crees que las playas de Cancún empiezan y terminan en la zona hotelera, te falta conocer Isla Blanca. Se trata de una franja costera llena de playas de arena blanca y zonas para practicar kitesurf. Isla Blanca se encuentra al norte de Cancún y es parte del municipio de Isla Mujeres. Esta zona es más conocida por los cancunenses que por los turistas, aunque ya hay algunos hoteles en la zona. Ten en cuenta que, a pesar del nombre, no es necesario que tomes ningún barco para llegar hasta aquí.

 

4. Parque Ecológico Kabah

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Ольга Лаврёнова (@lavolgas) on

Foto: @lavolgas
 

No por nada muchos locales conocen este parque como el pulmón de Cancún. Kabah es una zona natural protegida de 14 hectáreas, donde la flora y fauna de la selva se hacen presentes. Aquí pueden observar coatis, tejones, ardillas y diferentes tipos de aves en libertad. También es una de las zonas preferidas por los cancunenses para ir a correr en las mañanas.

En el centro cultural del parque hay una exposición bastante curiosa sobre la historia de Cancún —que apenas cuenta con 48 años de existencia. La exposición cuenta con fotos de la zona hotelera antes de su crecimiento mastodóntico y hasta del primer aeropuerto de Cancún, con su torre de control hecha de madera y techo de palma.

El Parque Ecológico Kabah se encuentra sobre la avenida Nichupté.

 

5. Ruta de los cenotes

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Emily & Aaron • Ethical Travel (@twodustytravelers) on

Foto: @twodustytravelers
 

Para sumergirte en las aguas cristalinas de un cenote no necesitas ir demasiado lejos. A media hora de Cancún, en Puerto Morelos, se encuentra la Ruta de los Cenotes. Se trata de una serie de cenotes localizados a lo largo de la carretera que une a Puerto Morelos con el poblado de Leona Vicario. Lo mejor de esta ruta ecológica es que no está tan saturada de visitantes como los cenotes de la Riviera Maya.

Además, en la misma Ruta de los Cenotes encontrarás parques de aventura como Boca del Puma y Selvática, esta última cuenta con una de las redes de tirolesa más impresionantes de Latinoamérica. Estos lugares son una muy buena opción si no quieres viajar dos horas hasta otros parques temáticos de la Riviera Maya.

 

6. Las Palapas

Si hablamos del centro de Cancún, es necesario hablar de Las Palapas. Se trata de una plaza ubicada muy cerca de las oficinas del ayuntamiento, cerca de la famosa avenida Tulum. Podríamos decir que Las Palapas cumple la misma función que Coyoacán en una tarde de fin de semana. Muchos cancunenses frecuentan este lugar por sus puestos de artesanías, por los locales de comida y hasta por el bailongo que de repente se arma en medio de la plaza.

En Las Palapas pululan los puestos de churros y los vendedores se pelean por darte la prueba para que te animes a comprar. Si tienes antojo de esquites, aquí están los mejores de Cancún. En fin, Las Palapas es un gran lugar para pasar la tarde y olvidarte de los conglomerados hoteleros que dominan la zona.