Savannah, en el estado de Georgia, es bella por lo que se ve, pero sobre todo por lo que no es visible y sólo se intuye al andar por sus calles arboladas y repletas de historias. Como pasa con la gente que ha vivido mucho y muy intensamente, el encanto de Savannah está dado por su rico y tumultuoso pasado.

Crédito: Lau B

Ubicada a orillas del Río Savannah y a sólo unos minutos del mar, ha sido un puerto clave en el comercio de esclavos y un sitio importantísimo en la historia de la Revolución y de la Guerra Civil, lo que le ha dado una diversidad cultural única en el país (tal vez sólo equiparada por la de New Orleans).

Hoy es sede de SCAD, una de las escuelas de diseño y arte más importantes del país, y su vida cultural es muy rica. Prueba de ello es el Savannah Jazz Festival, que se lleva a cabo todos los años en septiembre. Aquí te sugiero algunos lugares y paseos para que disfrutes de la que es, a mi criterio, la ciudad más mágica de Estados Unidos.

Crédito: Lau B

 

Paseo por la orilla del Savannah River

Una simple y placentera caminata bajo el sol encapsula la historia del Sur de los Estados Unidos. Hay monumentos dedicados a las víctimas de la esclavitud y al recuerdo de los héroes de la Revolución y de la Guerra Civil. No dejes de visitar el trasatlántico a vapor. Música en vivo y muchos restaurantes y cafés (aunque no suelen ser los que mejor comida tienen, sí ganan en ambiente).

Crédito: Lau B vía TravelStoke

 

Caminata por el Downtown

No dejes de pasar por el centro de visitantes para buscar información que te ayude a descubrir las diferentes capas de historia que componen el centro histórico de la ciudad. Además, Savannah es la única ciudad de Estados Unidos donde aún se puede tomar alcohol en las calles. Así que prepara tu cervecita y tu guía de viajes.

 

Ghost Tour

Una forma distinta y emocionante de conocer la historia de la ciudad es a través de sus fantasmas. Chase, fundador de Savannah Ghost Walks, me llevó en un recorrido a pie de una hora y media por las casas y las plazas de Savannah. Según él, “el centro de la ciudad es una gran tumba, hay gente enterrada por todas partes”. Fue un paseo que me fascinó. Hay muchos tipos de ghost tours, algunos más fiesteros, otros que incluyen sangre (de mentiritas), o visitas nocturnas al cementerio. Pero a mí me gustó mucho el acercamiento de esta compañía, porque mezcla los mitos urbanos (¡que son bien abundantes!) con los datos históricos.

Crédito: Lau B

 

Y hablando de fantasmas….

¿Vieron la película “Medianoche en el jardín del bien y del mal”? Basada en la novela del mismo nombre, el personaje principal habita en esta casa, hoy convertida en un museo cargado de historias de fantasmas.

 

Cementerio Bonaventure

Lugar que también se hizo famoso gracias a la película del punto anterior, estas tumbas concentran la tumultuosa historia del Sur de los Estados Unidos. Un dato curioso: aquí durmió por varias noches el escritor John Muir, en su caminata hacia Florida. Ya lo ven, el realismo mágico no es sólo latinoamericano…

 

Green Truck Neighborhood Pub

No está localizado en el Downtown, pero bien vale tomarse 10 minutos para llegar a este restaurante que sirve hamburguesas hechas de carnes de pastura, acompañadas de verduras de estación. Genial para ir con chicos, riquísimos los postres y la selección de cervezas artesanales es impresionante.

 

Moon River Brewing Company

Les recomiendo esta cervecería artesanal, especialmente durante la noche, ya que el área del jardín es preciosa.

 

Savannah Coffee Roasters

Un lugar excelente para desayunar. Buenísimo el servicio y el ambiente. Su dueño nos recomendó varios lugares para comer… ¡en nuestra próxima visita! Nos gustaron mucho los egg sandwiches con bagels.

 

Six Pence Pub

Si eres fan de Forrest Gump, en este pub vas a poder ver el banco original donde se sentó este amado personaje.

 

Sweet potatoes

Comida típica del Sur a precios inmejorables. Muchas cosas fritas que, todo el mundo sabe, son las que tienen mejor sabor.

 

Forsyth Park

Este parque está en el centro y es excelente para descansar, caminar o para que los más chiquitos jueguen en los numerosos lugares dedicados exclusivamente a ellos.