Una de las deidades más antiguas en Mesoamérica es Quetzalcóatl, también conocido como “la serpiente emplumada”. Forma parte de la mitología de muchas culturas, desde Estados Unidos hasta Centroamérica. Sin embargo, Tezcatlipoca es también un dios que tiene presencia en todo este territorio y, en algunas ocasiones, con mayor importancia que Quetzalcóatl.

Ambos poseen una energía básica para la vida misma y la creación, por lo que sería difícil decidir cuál de los dos tiene mayor importancia en el panteón mitológico prehispánico. Ambos cumplen una función complementaria que se refleja incluso en el mito nahua de la creación del mundo.

Los mexica fueron los primeros en considerarlo como su señor principal junto a su hermano Tezcatlipoca, pero aún al día de hoy continúan los debates para definir cuál de los dos tendría mayor importancia para la cultura mexica.

Lo más sensato sería asumir que los mexica consideraban a ambos igual de importantes, como una dualidad, mientras uno era el creador el otro era el destructor, cuando Quetzalcóatl es fecundidad y Tezcatlipoca es muerte.

Tezcatlipoca es considerado como el señor de las batallas y el que decide la vida o la muerte, pero también es fuente de todo poder y felicidad, además de ser quien juzgaba las pruebas a superar una vez que el muerto se encontrara en el Mictlán, todo con base en su forma de vida.

Quetzalcóatl, por otra parte, es quien nos regaló el maíz y el conocimiento para poder triunfar como una especie pensante. Además, fue él quien decidió darle una oportunidad a la humanidad creándola nuevamente, sacrificando su propia vida al tratar de recuperar los huesos divinos que se encontraban en el Mictlán.

A todo lo anterior hay que sumar la leyenda de la creación del mundo, en la que ambos forman una alianza para derrotar al monstruo Cipactli que se encontraba en la tierra. En dicha ocasión Tezcatlipoca sacrificó su pie como anzuelo para atraer al monstruo, por lo que también llegó a sacrificarse por la vida en la tierra.

Si tuviéramos que decidir entre la importancia de uno y otro habría que juzgar sus méritos y la verdad es que cada uno hizo bastante para hacer posible la existencia del mundo y la humanidad. Para ti, ¿cuál es más importante?

Crédito imagen de portada: Peter Hermes Furian | Shutterstock.com