1. Uno de los fundadores del Cirque du Soleil tuvo la idea de mudarse al pueblo…

Y no sólo eso, sino que también se le ocurrió fundar una escuela de circo para niños y adolescentes. Semejante descaro tuvo como consecuencia que algunos jóvenes pasaran a formar parte del elenco estable del show, asumiendo las secuelas de sobresalir en disciplinas como acrobacia, malabares y performance. ¡Imagínate si a tus hijos se les ocurre seguir esos pasos!

A photo posted by Fer (@fernparra) on

 

2. Además, el flagelo de la vida activa acecha a niños y adultos, quienes se levantan al alba para ir a surfear…

A photo posted by Barranco (@al_barranco) on

 

3. Y no hay nada rico para comer…

 

4. Hay tantos atardeceres espectaculares que, al final, te vas a aburrir…

 

5. Y si no me creíste después de ver la foto anterior, mira esta…

A photo posted by pabloegm (@pabloegm) on

 

6. Otro grave problema es que no se ve basura en las calles del pueblo.

Tienen esta loca idea de “reducir, reusar, reciclar”… ¿Cómo vas a hacer para volver a casa con el paradigma tan cambiado?

A photo posted by Calypso (@calypso_gypsy) on

 

7. El pueblo parece atraer a personas extrañas.

Se dicen chamanes, brujas, sanadores. Sosteniendo sus plumas de águila, sus ramas de salvia, sus caracolas, circulan por las calles, a plena luz del día, entonando cantos exóticos y rituales varios.

Te recomiendo evitar el contacto visual con esta gente, ya que puedes llegar a sentir… ¡una conexión profunda con desconocidos! Otra sugerencia: Asegúrate que lo que hay en tu café es leche y no alguna poción mágica… 😉

 

8. San Pancho ha sufrido una invasión de viajeros en los últimos años y algunos hasta han decidido quedarse…

¿El resultado? Algo que te resulta insoportable: una comunidad llena de colores y donde reina la diversidad..

 

9. Además de chamanes, viajeros y mexicanos de diversas regiones, ¡también hay artistas!

Y hasta han creado el Festival Sinergiarte de San Pancho, que se lleva a cabo a finales de diciembre y donde se muestran trabajos tan eclécticos como intimistas… No, gracias, el arte no es para ti.

 

10. Desde pequeños, los niños y niñas son llevados de excursión a un temazcal…

Y el patio de juegos está cubierto de árboles frutales e incluso se ven niños correr descalzos… ¡Y hasta se ríen! Evidentemente, algo no cierra…

 

11. Y ni hablar de “Entre Amigos”, un centro comunitario en el que se brindan talleres de arte, de reciclaje, y se organizan juegos cooperativos…

Mmm… mejor pasas de esta propuesta. Demasiada libertad para tu gusto.

 

12. En San Pancho vas a encontrar amigos, playa, surf, vida sana y mucha pero mucha inspiración…

(Si hasta es posible que quieras cambiar tu estilo de vida cuando vuelvas a casa… ¡o mudarte al pueblo!). Por eso te lo repito: Si no quieres caer preso de los encantos de San Pancho… ¡mejor ni vengas!