Cuando hablamos de retiro de mujeres tenemos que saber que no estamos inventando nada nuevo: desde los inicios de la humanidad las mujeres hemos compartido tiempo y espacios en comunidad. Así hemos aprendido las unas con las otras las enseñanzas trasmitidas de ancianas a madres, de madres a hijas, de amiga a amiga. La feminidad, en toda la amplitud de su término, nos es transmitida de esta manera.

Crédito: @mariafernandabautista

A lo largo de la vida buscamos nuestra propia definición de lo que es ser mujer y el encuentro con otras nos da la oportunidad de descubrir que, cuando nos miramos a los ojos y nuestro contexto se desvanece, tenemos mucho más en común de lo que creíamos inicialmente, lo que nos permite reconocernos en la mirada de la otra.

Soy facilitadora de retiros de mujeres en movimiento, que nos llevan por los paisajes diversos y mágicos de México (todas las imágenes de este artículo son de nuestros viajes con ONCE® Life Journeys) y aquí comparto mis razones por las que todas deberíamos, al menos una vez en la vida, participar de una experiencia de este tipo.

Para reconectarnos con nuestro instinto

Cuando las mujeres nos juntamos y conectamos con la naturaleza aflora nuestro instinto salvaje y, con él, nuestra intuición se fortalece. Poco a poco vamos soltando el teléfono, los zapatos y los prejuicios.

Crédito: @cam.jurado

Volvemos a sentir el agua, la tierra, el aire y el fuego y nos reconocemos como guardianas naturales de la vida. Aprendemos a vernos como creadoras y nuestra relación con el entorno se restablece, ecualizando nuestras emociones y pensamientos.

Respirar y caminar entre los parajes donde la naturaleza se expresa en todo su potencial es la más poderosa medicina. Cruzar un río sintiendo el agua en nuestros pies, admirar la inmensidad de un desierto y la fortaleza de sus plantas, subir a una montaña y ver el amanecer…

Cuando conectamos con la naturaleza de forma íntima y abrimos nuestros sentidos para maravillarnos ante ella, reafirmamos nuestra relación con la vida.

Para redefinir nuestro concepto de lo fememino

Un viaje de mujeres es una voz que reúne muchas reflexiones de mujeres que se preguntan a cerca de la feminidad y de su propia identidad como mujeres.

Cada una de nosotras ha creado un imaginario distinto de qué es ser mujer y, en un retiro, se pueden explorar esas reflexiones y cuestionarlas, evocando siempre la ternura y la empatía hacia nosotras mismas y nuestras relaciones, para vernos con nuevos ojos y celebrar la oportunidad de reinventarnos.

Para honrar lo masculino

Cuando nos cuestionamos como mujeres nos damos la oportunidad de sanarnos. Sanar nuestras heridas como mujeres, no solo con los hombres sino con lo masculino que hay en nosotras, nos ayuda a sentirnos más plenas. Por eso, en un viaje de mujeres honramos los vínculos con nuestros padres, hermanos, hijos, compañeros, amigos y parejas. Reconocemos y agradecemos a los hombres como compañeros en el mundo y co-creadores de vida.

Photo: ONCE® Life Journeys

Para viajar solas, pero acompañadas

En un retiro de mujeres tenemos la oportunidad de viajar solas, pero acompañadas de otras mujeres, lo que nos ayuda a construir la confianza en nosotras como viajeras. Nombramos los miedos, la vulnerabilidad y las inseguridades, para poder acogerlos y sentirnos más fuertes y seguras hacia los próximos viajes que emprendamos.

Photo: ONCE® Life Journeys

Para recuperar saberes

Aquí voy a hablar de algo específico que hacemos en nuestros viajes, tal vez no aplique a todos los retiros de mujeres. Nosotros usamos esta oportunidad para recuperar saberes que, con el paso del tiempo, se han perdido en nuestra vida cotidiana.

Photo: colaboradores@rutopia

Así aprendemos sobre herbolaria y sobre los ritmos naturales de nuestro cuerpo, y practicamos el reconectar con la tierra.

Photo: ONCE® Life Journeys

Invitamos a mujeres para que compartan con nosotras lo que saben hacer, como Doña Estela, tejedora de Hidalgo.

Photo: ONCE® Life Journeys

Para empoderarnos

El empoderamiento empieza por el respeto hacia todas las formas de vida y creencias. Cuando hacemos un retiro entre mujeres nos atendemos y creamos espacio para nuestro desarrollo y evolución. Nos damos voz para expresar y tiempo para escuchar, caminamos hacia nuestra plenitud, apoyando y sosteniendo en equilibrio el empoderamiento de todas las mujeres, hombres, colectivos y comunidades con las que habitamos el mundo.

Crédito: @cam.jurado

Para celebrar el espíritu de la amistad

Viajamos entre mujeres para celebrar la vida y la amistad, para honrar la transformación permanente y acoger los cambios con alegría. Viajamos hacia fuera pero también, y muy especialmente, hacia las profundidades de nuestro ser femenino. ¿Ya te dieron ganas de participar de un retiro de mujeres?