Este año mi familia pasó casi cinco meses en México y esta debería ser mi primera advertencia: México te va a atrapando de a poquito y sus trucos son muy eficaces. Una vez que vas, tu corazón solo te pide volver, una y otra vez. Veamos cuáles son mis razones para pedirte que, por favor, jamás lleves a tus hijos a México…

1

Los vendedores en el mercado van a tratar a tus hijos como si fueran las personas más especiales del mundo. Les van a regalar sonrisas y a convidar fruta, y hasta los van a llamar Princesa y Precioso. ¡Tanto cariño los va a malcriar!

Crédito: Laura Bernhein

2

Te lo advierto: Los niños mexicanos son las criaturas más encantadoras del mundo. Tus hijos van a hacerse tantos amigos que van a querer regresar a México año tras año…

Crédito: Laura Bernhein

3

¿Qué pasa si tus hijos descubren a la maravillosa Frida Khalo y quieren saberlo todo sobre ella? Vas a tener que empezar a estudiar su increíble obra y eso no te interesa. Tú estás muy viejo para esos desafíos.

Crédito: Laura Bernhein

4

¡Tal vez incluso empiecen a llenarte la casa con dibujos de Frida!

Crédito: Laura Bernhein

5

O peor aún: Puede que comiencen a interesarse por la Antropología, lo que te resulta enormemente aburrido…

Crédito: Laura Bernhein

6

¿Aprender sobre arqueología directamente en el lugar donde se encuentran las ruinas, explorándolas y viéndolas en vivo y en directo? Mmmmm...¿No será demasiado estimulante para la imaginación?

Crédito: Dennis Jarvis

7

¿Ayudar a estas tortuguitas recién nacidas en su primer viaje al mar y celebrar en familia cuando por fin llegan al agua, sanas y salvas? No, gracias, no te parece lo suficientemente inspirador.

Puerto Escondido, Oaxaca. Crédito: Laura Bernhein

8

Te preocupa que después de nadar en el agua fresca de los cenotes de Yucatán, tus hijos no quieran volver a meter un pie en la alberca de tu barrio...

Crédito: Yucatan Turismo

9

¡Y hay fiestas todos los días! La gente baila en la calle al compás de la música en vivo y luce ropas muy coloridas y artesanales, al tiempo que celebra tradiciones ancestrales...Pero a ti lo único que te preocupa es que sea demasiado ruidoso para tus hijos.

Crédito: bordenphoto

10

¡Tantos colores van a lastimar los ojos de tus hijitos! ¿Y si después quieren pintar tu casa de turquesa o de rosado?

Museo Nacional de las Culturas, Ciudad de México. Crédito: Laura Bernhein

11

¿Hacer snorkel? ¿Pero los animales que van a ver están vivos? ¡Qué miedo!

Fauna silvestre en Yucatán. Crédito:: nosha.

12

¿Kilómetros y kilómetros de playa para jugar, explorar y aprender? Mmmm...Demasiada libertad para tu gusto.

Crédito: Ian D. Keating

13

Tal vez tus hijos quieran aprender a surfear y te preocupa que en México no haya lugares para hacerlo...

Puerto Escondido, Oaxaca. Crédito: Coco Nogales.

14

¿Y qué onda con esos esqueletos y calaveras que se ven en todo el país? Sí, tú sabes que son parte de la ancestral celebración del Día de Muertos, pero…¡tus angelitos van a tener pesadillas por años!

Crédito: macabrephotographer.

15

Y si los esqueletos no lograron asustarlos lo suficiente, estas mojigangas que bailan en todas las celebraciones de Oaxaca van a hacerlos gritar del terror..

Oaxaca. Crédito: 16:9clue

16

¿Que los mercados mexicanos están llenos de dulces, juguetes y piñatas? No no, va a ser demasiado divertido para tus hijos y no van a querer acompañarte al super nunca más…

Mercado de Coyoacán, Ciudad de México. Crédito: Laura Bernhein.

17

¿Cinco hombres volando alrededor de un palo de 30 metros de alto en una ceremonia mística y prehispánica? No, gracias, la experiencia te suena demasiado profunda y conmovedora.

Voladores de Papantla, Cholula, Puebla. Crédito: Larry1732.

18

¿Qué pasa si estás caminando y te encuentras con una escena como esta? Todos sabemos que los niños detestan los momentos salidos de un cuento de hadas...

Crédito: Marysol*.

19

Para rematar, te advierto que las calles de México están llenas de vida, de colores y de momentos mágicos. Si no quieres que tus hijos crezcan creyendo que el mundo es un lugar maravilloso…¡jamás vayas a México!

Ciudad de México. Crédito: Eneas.

Este artículo fue hecho en colaboración con nuestros amigos de Visit Mexico.

 

Puedes leer este artículo en inglés haciendo clic aquí.