Crédito: epSos .de

1.

¿Qué mujer aguantaría que un hombre hiciera el repulgue perfecto en las empanadas? ¿Y que le cocinara tartas deliciosas de combinaciones impensables, y ravioles y ñoquis que son para morirse de amor? A ti te parece un insulto, ¡si la cocina es solo para las mujeres!

2.

Llega el fin de semana y empiezan las reuniones con los miles de amigos que tienen los argentinos… ¿Es que esta gente no sabe hacer otra cosa que andar haciendo amistades de fierro por la vida?

3.

Es odioso que tu novio se levante temprano los fines de semana para ir a la panadería a comprarte churros o medialunas recién hechos… Si a ti no te guste que te agasajen.

4.

Los argentinos tienen la costumbre de jugar al truco toda la noche y, créeme, no vas a querer participar de este juego que requiere de tanta gran habilidad mental… Reírte toda la noche con amigos mientras tomas cerveza y comes cosas ricas dista mucho de ser tu plan ideal…

5.

¿Intercambiar un beso tuyo por una golosina durante “la semana de la dulzura”? Demasiado especial para tu gusto, que prefieres que los hombres que tengan detalles que te saquen de tu rutina…

6.

¿Y si hay una boda en la familia y estás invitada? Vas a tener que bailar, comer y celebrar con la gente más festiva del mundo desde las nueve de la noche hasta las siete de la mañana. Mmmm, demasiado divertido para tu gusto.

7.

Salir con un argentino implica adentrarte en el mundo de su equipo de fútbol. Tendrás que ir a la cancha, cantar con los demás hinchas, participar de esa impresionante ola de gente que disfruta de la pasión del fútbol, y hasta deberás gritar el gol con toda tu alma. Ufff ¿No hay nada más emocionante para hacer?

8.

Al finalizar los asados familiares, van a pedirte “Un aplauso para el asador”… No, definitivamente no vas a gastar tu energía en aplaudir a un hombre que trabajó toda la noche para que tu cena estuviera deliciosa y con un cocido perfecto.

9.

¿Que en las noches frías y lluviosas de invierno te traiga un matecito caliente acompañado de un alfajor? ¿Y que encima te abrace? Mmmm… sospechas que algo tan bueno pueda ser real.

10.

Llegar del trabajo agotada, y encontrarte con que tu pareja amasó pizza para ti te parece demasiado intimidante… ¿Y si después tú tienes que devolverle el detalle y tienen una relación de puros agasajos y cuidados?

11.

Te lo advierto: Nunca te enamores de un argentino. Sus encantos son irresistibles: Desde darte una cátedra acerca de las diferencias entre un cabernet, un sauvignon y un malbec, hasta llevarte un domingo a la Bombonera, el hombre argentino es una caja de sorpresas que jamás te va a aburrir. ¡No digas que no te avisé!