1. No le encuentras lo especial a cruzar el Puente Rafael Urdaneta. Puff, ¡Qué va! Corres el riesgo de caer hipnotizado ante 8700 metros de azul marino intenso y tanta vida.

 

2. No deseas que te tengan envidia si obtienes un bronceado perfecto. Y además te diviertes con los juegos de agua en Aguamania o Aquaventura. Mejor te quedas en la casa y te abanicas ante los 45ºC.

Crédito: Aguamanía

 

3. Tampoco quieres asistir a una obra en el Teatro Baralt para llenarte de la más genuina emoción y respirar el aire de encanto del lugar. Tú mejor ves la TV en casa.

A photo posted by Ligia Ararat (@araratphoto) on

 

4. No te imaginas nada divertido para hacer en la Vereda del Lago… simplemente no comprendes por qué es tan visitado por locales y turistas.

A photo posted by Drone Del Lago (@dronedellago) on

 

5. Nunca has podido comprender a la gente divertida y generosa. Así la pasarás mal si un maracucho te invita a tomarte “un verguero de cervezas” en Sarita (sin que pongas un solo centavo), mientras pasan la noche contando anécdotas repletas de humor maracucho…

 

6. No te interesa ir de paseo por la Laguna de Sinamaica, respirar el aire más puro y caminar por todo su entorno. Tú te resistes a creer que exista tal mágico oasis de agua dulce.

 

7. ¿Y qué me dices de ver con tus propios ojos el Relámpago del Catatumbo? Aún si sabes que el fenómeno meteorológico tiene el Récord Guinness de mayor concentración de relámpagos en la Tierra… prefieres que alguien más te lo cuente por fotos.

Crédito: ferjflores

 

8. La idea de ir a un templete en Santa Lucia no va contigo. Sólo aceptas estar rodeado de personas serias, grises y sin emociones…

 

9. ¿Tentarse con yoyos en la Cotorrera? ¡Qué va! A ti que no te vengan con dietas raras.

A photo posted by @jchusz on

 

10. ¿Visitar la Isla San Carlos y conocer el Castillo? Mmmm, mejor no. No te hará nada bien desconectarte de tanta tecnología y conectarte con la historia.

 

11. Tampoco te dejarás convencer por los mejores patacones en Arepas Santa Rita o en la Boutique del Plátano. ¡No insistan por favor!

 

12. Lo de cenar en el único restaurante giratorio del país, Girasol Hotel El Paseo, te parece un poco raro. Capaz salgas mareado.

Crédito: Hotel El Paseo

 

13. ¿Qué podrías ganar dando un paseo en el Tranvía de Maracaibo? Ni los hermosos pueblitos y alrededores pintorescos te harán sentir satisfecho.

 

14. El desafío de comerte una pizza tamaño «tri-mollejúa» en la Esquina de Palermo no te parece buen plan. ¿Cómo podrás conformarte con una pizza normal después de esta experiencia?

 

15. ¿Disfrutar de un paseo en lancha, pasando por debajo del Puente Sobre el Lago junto a tu pareja? No, tú no tienes tiempo para cosas románticas, mejor le compras un helado y listo.

A photo posted by Bgcreativos (@bgcreativos) on

 

16. Celebras que el parque «Tierra de Sueños», ubicado en Capitán Chico, se haya convertido en un gran tesoro científico, recreacional y cultural de la comunidad aborigen Añu. Pero… aún no estás listo para comprender la importancia de los manglares.

 

17. Te han dicho que las Gaitas de Diciembre que se escuchan en el Pozón de Williams crean una atmósfera de alegría combinada con nostalgia por la espera del año nuevo. Pero a ti lo musical y las tradiciones te dejan indiferente.

A photo posted by Fundarte (@fundarte_) on

 

18. Seguramente no te interese montar en moto de agua en Isla Dorada hasta que te atrape el atardecer. A ti te va mejor quedarte en las ciudades donde casi no se puede respirar. ¡Mejor no visites los sitios tan bellos de Maracaibo!