1.

El árbol de naranja agria es muy común y muchas familias yucatecas lo tienen en su patio. Es un remedio infalible contra las raspaduras y la inflamación, si es que diste un mal paso y terminaste en el suelo. Sollo lo untas con sal en la herida y ¡listo! (eso sí, va a arder…).

A photo posted by @comida_mx on

2.

Cuando te duele la pancita o de plano te has soltado del estómago, una abuela yucateca nunca dirá que tienes cólicos ni mucho menos diarrea. Te dirá “ya te dio choc nac con tirixtá, ¡chiquito!”. Te servirá un buen vaso de refresco de cola con limón, ¡ y santo remedio!

3.

Si el destino se pone cruel contigo y te pegan los piojos en la escuela, ¡no te preocupes! Tu chichí yucateca sabe que con naranja agria (¡bendita la naranja agria!) se soluciona el problema. Solo mojas el cabello con su jugo, dejas pasar unos minutos y pasas cuidadosamente “el marfil”, o peine delgado (actualmente son de plástico, no te preocupes, ningún animal resulta herido en el proceso). ¡Y adiós a los piojos!

4.

Si tienes problemas con tus riñones o vías urinarias, a una mamá yucateca le parecerá obvio que necesitas conseguir la raíz elemuy. Debes hervirla y tomar la infusión resultante como “agua de tiempo” o sea como el agua que bebes durante el día, y estarás en camino de solucionar tu dolencia…

5.

El balché es un árbol mágico, venerado por los mayas. Además de que puede obtenerse de la fermentación de su corteza una bebida alcohólica de interesantes propiedades, el té que surge de la infusión de las hojas se utiliza en la medicina tradicional para tratar la tos y para la limpieza de heridas infectadas.

A photo posted by Lancho (@l.hope.r) on

6.

Aunque si le preguntas a cualquier abuelita yucateca, te dirá que para la tos antigua y los males de la garganta lo mejor son las infusiones de rábano. También aseguran que quita las pecas de la cara…

7.

La chaya de monte, muy parecida a la que usamos para platillos y bebidas, también tiene propiedades curativas: junto con el lalmuch u ortiga es super efectivo contra la anemia.

A photo posted by Paulina Anaya (@paulinanayaa) on

8.

Una hoja de guarumo, junto con un manojo de hojas de neem y algunas flores de xkanlol ayudan a regular la diabetes. Las abuelitas lo recomiendan ¡y ellas nunca se equivocan!

A photo posted by Luis Rivas (@lurrivas) on

9.

El último es un remedio tradicional cuyo uso requiere de cierto valor… Si quieres deshacerte de las verrugas o axes, como las llamamos aquí, lo más sencillo es asar un pequeño alacrán y comerlo (puedes molerlo hasta hacerlo polvo antes). ¡Te aseguramos que funciona el cien por ciento de las veces! Y si no te atreves a hacerlo por ti mismo, probablemente tu abuelita lo esconda en tu comida…