Cuando digo que debes visitar el cielo, no me refiero a «colgar los zapatos». Todo lo contrario, quiero es que conozcas la Reserva de la Biosfera El Cielo, un tesoro natural bellísimo y colorido en el norte de nuestro bello México.

Ubicado dentro de la Sierra Madre Oriental, a 112 kilómetros de Ciudad Victoria, la capital de Tamaulipas, El Cielo forma parte de los municipios de Gómez Farías, Llera, Jaumave y Ocampo. Fue declarado Reserva de la Biosfera en 1985 y, un año más tarde, Reserva de la Humanidad por las Naciones Unidas.

Hoy en día es una de las 13 maravillas naturales de México y uno de los tesoros naturales más importantes del mundo.

Comprende 144.530 hectáreas montañosas, con todo tipo de árboles como alamillo, encino y magnolia. Tus pulmones se llenarán de oxígeno con deliciosos y frescos aromas.

Conforme vas avanzando (esto te puede llevar horas), podrás experimentar cuatro diferentes ecosistemas en el mismo día: bosque tropical, niebla, encinos y matorral. ¡Maravilloso!

Su fauna incluye jaguares, gato montés y osos negros americanos.

Y tiene una biodiversidad de más de 255 aves residentes y 175 migratorias.

Al recorrerlo, encontrarás paisajes hermosos como estos.

En la reserva se ubica el CIE (Centro Interpretativo Ecológico), una edificación sustentable que abrió sus puertas en el 2010, y desde entonces sensibiliza a los visitantes sobre las maravillas naturales y experiencias que podrás encontrar en tu visita. Además, genera conocimiento científico para promover el cuidado de la flora y fauna.

En la Reserva de la Biosfera El Cielo hay muchas actividades, por ejemplo puedes visitar cuevas y montar a caballo.

O nadar en sus aguas frescas y turquesas como estas:

Las actividades son casi (casi) infinitas: encontrar restos fósiles, practicar kayak, rappel, senderismo, paseos en bote, campismo, bicicleta de montaña y observación de flora y fauna.

Aunque cuenta con servicios muy básicos, hay donde hospedarse, así como también transporte y, por supuesto, comida (incluye tortillas recién hechas a mano… ¡uff!)

Los amables guías podrá acompañarte a los sitios que sean de interés con la máxima seguridad. Si deseas quedarte a pasar la noche, podrás rentar alguna de las cabañas o acampar.

Una parada obligatoria es la roca que parece elefante.

Y no lo olvides, siempre que estés en contacto con la naturaleza, respira profundo, agradece, abraza árboles y llénate de energía.

Si quieres conocer El Cielo, tendrás que tomar un camino de terracería. Lo más conveniente es contratar un servicio local de transporte 4 x 4 en la población de Gómez Farías (por cierto desde ahí puedes empezar la aventura, aventándote de la tirolesa o rentando cuatrimotos).

Se estima un trayecto de dos horas aproximadamente para llegar a San José, la base de operaciones para pasar la noche. Aquí es donde se encuentran los atractivos turísticos principales.

Revisa la ubicación de la Reserva de la Biosfera El Cielo para cuando planees visitar este paraíso.