México es un país en el que la diversidad de ambientes y paisajes se deja ver a la menor provocación. Nuestra ubicación geográfica, la diversidad de climas y lo heterogéneo del paisaje mexicano han sido elementos favorables para el desarrollo el y mantenimiento de ecosistemas espectaculares y únicos. México está considerado como uno de los países con mayor diversidad biológica de todo el planeta; diversidad que se ve reflejada en la cantidad de Áreas Naturales Protegidas con las que contamos. Algunas de estas áreas naturales han sido consideradas como Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO. En esta lista encontramos algunas de las regiones naturales más importantes de México, lugares de una belleza increíble y de una gran importancia ecológica. ¿Cuántas de ellas conoces?

 

1. Sian Ka’an, Quintana Roo

Photo: Ken Thomas

En las costas del Caribe mexicano se encuentra Sian Ka’an, que en lengua maya quiere decir La puerta del cielo. Parte de la reserva abarca el sistema de humedales de la región, aunque también comprende algunos arrecifes coralinos del Caribe. En este ambiente único habitan jaguares, ocelotes, cocodrilos, iguanas y es también refugio de muchas especies de aves.  

 

2. El Vizcaíno, Baja California Sur

Photo: CillanXC

El Vizcaíno es el refugio de vida silvestre más grande de México y muchos lo reconocemos gracias a sus residentes más emblemáticos: las ballenas grises que llegan a reproducirse en las lagunas costeras de la región cada año. El Vizcaíno también es hogar de muchos otros animales como tortugas marinas, aves, leones marinos, focas moteadas y ballenas azules. En El Vizcaíno, la unión del desierto con el mar conforma uno de los escenarios más espectaculares de México.

 

3. Islas y Áreas Protegidas del Golfo de California

Photo: Christian Fausto Bernal

El Golfo de California fue nombrado como el “acuario del mundo” por Jack Cousteau, y esta reserva hace honor a dicha denominación. El área natural se extiende por los estados de Baja California, Baja California Sur, Sonora, Sinaloa y Nayarit, y comprende varios parques nacionales y áreas de interés repartidas en 244 islas. Es un área de gran belleza y de suma importancia para la conservación de mamíferos marinos. Aquí habitan el 40 por ciento de las especies de mamíferos marinos del mundo ¡y una tercera parte de todas las especies de ballenas!

 

4. El Pinacate y Gran Desierto de Altar, Sonora

Photo: Cbojorquez72

Esta reserva combina la belleza del Desierto de Sonora con los imponentes picos de la Sierra del Pinacate y diez cráteres circulares que le dan un toque surrealista al paisaje. Aunque las dunas son elementos comunes, este desierto no es solamente arena y falta de agua; es un ambiente complejo en el que miles de especies de plantas y animales coexisten. Entre los animales que se encuentran en la región están el borrego cimarrón, el monstruo de gila y la tortuga del desierto, todos ellos en peligro de extinción.   

 

5. Islas Revillagigedo, Colima

Photo: Presidencia de la República Mexicana

Esta reserva está compuesta por cuatro islas volcánicas frente a las costas de Manzanillo: San Benedicto, Roca Partida, Clarión y Socorro. En este archipiélago habita un sinnúmero de especies de aves y algunas especies marinas como delfines, tiburones, ballenas y mantarrayas. El aislamiento en el que se han mantenido estas islas con respecto al continente hacen que sea un lugar perfecto para estudios de ecología y evolución. Esta es la última Reserva de la Biósfera mexicana en formar parte de la lista de UNESCO, habiendo ganado el estatus de Patrimonio Natural de la Humanidad en julio de 2016.  

 

6. Reserva de la Mariposa Monarca

Photo: Luis Avalos

Esta reserva se extiende por los estados de México y Michoacán y fue creada para proteger el ambiente necesario para que se de uno de los fenómenos naturales más impresionantes de México: la llegada masiva de mariposas monarca desde Canadá. La reserva cuenta con varios santuarios, cinco de los cuales están abiertos al público: El Rosario y Sierra Chincua en Michoacán, y El Capulín, Piedra Herrada y La Mesa en el Estado de México. La llegada de las mariposas puede apreciarse cada año de noviembre a marzo.