1.

Es capaz de dar vueltas en el auto durante horas antes de admitir que está perdido y pedir instrucciones a algún vecino del lugar. Según parece, su sentido de orientación está directamente relacionado con la virilidad, así que JAMÁS reconoce que no sabe dónde está.

2.

Es malísimo bailando, pero le pone onda (cual Capussoto en “el baile y la seducción”), o en su defecto, se une a clases de salsa para mejorar.

3.

Te llama “gorda” como muestra de afecto.

4.

Intenta convencerte de que existe una diferencia entre mentir, ocultar, chamuyar y endulzar una situación

5.

Y es totalmente chamuyero… especialmente cuando te intentó levantar.

6.

Considera que el control remoto es una extensión de sus extremidades, así que se comporta como si vos no tuvieras derecho a tomar decisiones sobre el mismo.

7.

Es un opinólogo: pretende saber más que tu médico, que tu jefe, que tu vieja y que tu mejor amiga juntos.

8.

Es totalmente pasional, pero no solo en la cama, sino también discutiendo (mejor dicho, queriendo tener la razón), mirando fútbol, peleándose con alguien en la calle, manejando… hasta eligiendo la carne para el asado del domingo.

9.

Es totalmente amiguero, y por lo menos una noche a la semana está reservada para los amigos y su ritual de vino, cerveza y/o fernet, con picadita, achuras y asado.

10.

Hay grandes chances de que ame el fútbol más que a su propia vida, y si sos inteligente, nunca lo hacés elegir entre el fútbol y vos.

11.

Tiene la habilidad de convertirse en hongo de cada sillón y/o silla de la casa.

12.

Es fanfarrón y le encanta competir con otros tipos para ver quién la tiene más larga.

13.

Sus gustos cambian entre lo que te contó en la primera cita y lo que te dice después de un tiempo de relación. Ejemplo (cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia):
Vos: ¿Te gusta la música de Ricky Martin? Porque es mi ídolo, lo amo…
Pibe en la primera cita: Me gustan varias de sus canciones…
Pibe convertido en peor es nada: Sacá la música de ese gay sin talento.

14.

Al cruzarse con una mina linda, pasa por ser “banana”, baboso y/o sexópata en potencia (en cualquier orden, o todos al mismo tiempo).

15.

Tiene mucho sentido del humor, a tal punto que te puede doler la panza de escucharlo contar historias o chistes. No necesitás sacarte primera fila para una comedia porque la tenés en casa y gratis.