La grutas de cristal, en Tekax

La gruta es para aquellos que aman la aventura, estar en contacto con la naturaleza y que no tienen miedo de ensuciarse un poquito, o más bien un muchito… Las cascadas minerales de sorprendentes colores y brillo como de joyas, enormes cortinas de roca e increíbles formaciones, son únicas en todo México. Para llegar debes descender unos cincuenta metros a través de la entrada en forma de caracol, utilizando escalones hechos con llantas viejas y ayudándote de sogas, para finalmente llegar a tres grandes bóvedas y a un túnel estrecho por el que debes deslizarte 300 metros. Las cascadas de minerales brillan espléndidas en cuanto las toca la luz de las lámparas. El recorrido es de casi ocho kilómetros y puedes pasar varias horas en el subsuelo (más o menos unas nueve).

Malahat, en Mérida

Este bar es uno de nuestros favoritos. Más que un bar, es un verdadero speak easy. Literalmente, caben menos de veinte personas y tiene una contrabarra increíble, con una buena selección de música y un excelente mezcal. Malahat se distingue por estar escondido en una de las plazas coloniales del centro histórico más típicas de Mérida, fuera de la vista del público. ¿Sabes dónde está?

A post shared by Jesus Martinez (@el_charrascas) on

Caleta Tankah, en la Riviera Maya

Muy cerquita de Tulum, se encuentra Caleta Tankah, con un beach club modesto y un cenote de intenso color verde. Aunque casi no se forman calas o caletas en esta parte del caribe, su peculiaridad no está dada solo por la caleta, sino por su agua muy fría. En el Caribe, se sabe, cuando el agua no está tibia está caliente, así que el agua fría de Tankah es realmente una sorpresa. Sucede que el agua dulce del cenote está interconectada con el agua salada del mar y, como el agua del cenote está prácticamente helada, cuando escapa hacia el mar lleva la misma temperatura, atrapándola en el semicírculo de la cala para gusto de muchos️.

A post shared by Jimena (@jjimenaml) on

El trono del jaguar rojo, en Chichen Itza

En el interior de la pirámide de Kukulkán , el templo más grande en la ciudad maya de Chichen Itzá, se encuentra lo que, se cree, era un trono de sacerdotes con forma de jaguar. Este felino es el animal más representativo de la civilización maya en el jaguar a forma de motas están incrustadas varias piedras preciosas de Jade. Lamentablemente ya no se permite el acceso al público en general al interior de la pirámide, pero mira qué belleza.

Pirámide al final de la laguna : Cobá

En la península de Yucatán hay muy pocas lagunas y aunque no es muy común lo es menos ver una pirámide asomarse al final de ella. Pues en Cobá, cerca de la zona arqueológica del mismo nombre y a orillas de la laguna pero justo en frente, desde el bellísimo hotel Coqui Coqui se distingue la pirámide de Cobá. Ojo no estamos hablando de Nohoch Mul una de las pirámides más altas de México; esta se encuentra muy cerca de la zona pero no es la misma.

A post shared by CLAUGIANN (@claugiann) on

La casa de Pablo Escobar, en Tulum

Ahora conocida como Casa Malca, la única casa en México del que fuera el narcotraficante más famoso de los tiempos modernos se encuentra en nuestra península, en Tulum para ser exactos, sobre la línea costera más cara del país. La casa, ubicada en el medio de la selva, fue descubierta diez años después de que fuera habitada por Escobar y hoy ha sido restaurada y convertida en un hotel de lujo, con 26 habitaciones, en las cuales puedes hospedarte… si te animas.

A post shared by Casa Malca Tulum (@casamalca) on

El bar favorito de Octavio Paz, en Mérida

Nuestro premio Nobel de literatura vivió en Mérida, y se dice que dio clases en pleno barrio de Itzimná, en la Escuela Federal 1 que lleva su nombre, a escasos metros de El Pocito®. Este histórico bar funciona desde 1921 y aún conserva los pisos de antaño y su viejo y emblemático pocito. Por aquí han pasado personalidades muy famosas como Pedro Infante, Cantinflas, Agustín Lara, y Fidel Castro. Es fácil encontrarlo por su enorme veleta de viento.

A post shared by CLAUGIANN (@claugiann) on

El santuario de coatíes, en Cancún

Aquí se encuentra la reserva ecológica Parque Kabáh, un sitio prácticamente abandonado, del que el gobierno ha querido apropiarse un par de veces. Hay varias especies endémicas de la región y, justo en el centro y cerca de los cocodrilos rescatados, hay unos 300 coatíes simpatiquísimos.

A post shared by Gygii Gam (@gygiigam) on

El lugar en el que todos los días cae el primer rayo de sol de todo México: Isla Mujeres

Por su ubicación geográfica, Isla Mujeres es el primer sitio en todo el país en recibir el amanecer los 365 días del año.️ Además, en la punta sur de la isla hay un acantilado increíble, mira si no me crees.

A post shared by CLAUGIANN (@claugiann) on

Paseo por las torres y el campanario de la Catedral de Mérida

Es sabido que nuestra catedral fue la primera catedral católica del continente, pero un secreto que pocos conocen es que, por temporadas, se pueden hacer visitas guiadas a este edificio y llegar hasta las torres y el campanario. Solo se pueden hacer estos tours especiales si se habla con el rector de lugar, Oscar Cetina, quien se encuentra en la Catedral de martes a sábados, de las 10 de la mañana.

Crédito: Milenio Novedades.