1.

Metes el queso dentro del chocolate para que se derrita y sabes que no hay nada mejor que rematar mojando el pan dentro.

 

2.

Para ti, un plato de arroz blanco con un huevo frito encima es un manjar. Y además, este favorito de los colombianos es práctico y fácil.

 

3.

Si el arroz tiene pega, ¡mucho mejor!
Es más… en tu casa las ollas no se salvan de que la raspes con la cuchara para comerte la pega.

 

4.

Sabes perfectamente qué responder a la pregunta “¿Qué quiere de principio?” cuando vas a comer corrientazo.

 

5.

Has ‘asaltado’ la despensa en la noche para comerte un bocadillo con queso, o en su defecto, con un vaso de leche antes de irte a dormir.

 

6.

Tampoco puedes resistirte a un buen roscón relleno con este delicioso dulce de guayaba o al típico plátano con queso y bocadillo.

 

7.

Eres amante de las arepas en cualquiera de sus formas o sabores y las comes en cualquier momento del día.

A post shared by Bahgagem (@bahgagem) on

 

8.

Y a falta de arepas, calmas el antojo con una buena empanada (también a cualquier hora del día).

 

9.

No comprendes al personaje argentino de Mafalda: ¿cómo puede ser que no le gusten las sopas?
Tu dieta no sería la misma sin ellas. Un buen ajiaco, un mondongo, una changua, una mazamorra, un sancocho, un mote de queso, o simplemente una sopita casera con muchas cosas adentro, siempre será bienvenida.

 

10.

Comes postres y productos de panadería con nombres extraños, tales como el liberal (pastel con crema y azúcar de color rojo), el brazo de reina (bizcocho con crema y fresas) o la gelatina de pata (dulce esponjoso hecho de pata de res).

 

11.

Para ti no hay mejor desayuno que un caldo ‘levanta muertos’ para pasar el guayabo si te pasaste de copas la noche anterior. No importa si es de costilla, de pollo, de menudencias, de pescado…

A post shared by Miss Melba Stark (@mrocio7530) on

 

12.

Crees que la mejor manera de pasar un domingo es comiendo postres típicos (entre más típicos, mejor): arroz con leche, postre de natas, cuajada con melao, brevas con arequipe, fresas con crema, cocadas, desamargado de limón y postre de papayuela encabezan la lista.

A post shared by Cocina Semana (@cocinasemana) on

 

13.

No te preocupa que tus almuerzos estén repletos de carbohidratos.
Empecemos por la sopa, posiblemente con papa, pasta y algo más. Además, la carne del plato fuerte será acompañada mínimo con papa y arroz… Y si lleva plátano, mucho mejor.

A post shared by Leonorita (@leonorita00) on

 

14.

Te encanta todo aquello que sea frito. Empanada, arepa de huevo, tajadas de plátano frito, aborrajados, patacones, yuca frita, papas criollas, chicharrón, carimañola, buñuelos, fritanga… y la lista podría continuar.

A post shared by Tammy Coronado (@tamito_) on

 

15.

Por lo anterior, has llegado a la conclusión de que tu estómago es más resistente que el de tus amigos extranjeros, y estás acostumbrado a la comida abundante.

 

16.

Sin importar tu edad, muchas veces tienes antojo de un buen mango biche con sal.

A post shared by Alex (@alexrv8) on

 

17.

No tienes ningún problema con comer calentao, ya sea en un desayuno, almuerzo o comida (lo que importa es la pereza de cocinar).

 

18.

El agua de panela siempre hará parte de tu vida, ya sea caliente y por supuesto con queso derretido adentro, o fría con limón en clima cálido.

 

19.

Todo lo cocinas a base de cebolla y tomate u hogao. Ya sea como sazonador, con los huevos revueltos, como salsa para las papas chorriadas, la sobrebarriga, los patacones o cualquier otra comida, el hogao ‘combina’ con todo.

 

20.

Conoces el sabor del maíz como la palma de tu mano.
En Colombia se utiliza para todo, desde arepas, envueltos de mazorca y empanadas, hasta sopas como la mazamorra o el bollo limpio en la costa Atlántica.

A post shared by Gina (@giasibonet) on

 

21.

Además de la carne, en tus asados no puede faltar la papa con guacamole, el plátano, la morcilla, el chorizo, la mazorca y por supuesto la reina… la arepa.

 

22.

Te encanta el arequipe y sueles combinarlo con todo, y el Manjar Blanco del Valle… ¡ni hablar! Un verdadero manjar.

 

23.

El agua aromática te ayuda a relajarte y es perfecta para las regiones frías, y te diviertes cuando los extranjeros que visitan Colombia no tienen idea qué responder cuando les ofrecen una “aromática”.

 

24.

El jugo de tomate de árbol es como un miembro más de tu familia, ¡siempre presente!

A post shared by Va.lerie (@va.leriacandy) on

 

25.

Has comido muchas veces mazorca asada al carbón con mantequilla y sal en un puesto callejero.

 

26.

Probablemente te has sentado muchas veces en la plaza de un lindo pueblo colombiano a comerte un rico raspado con leche condensada.

 

27.

Los jugos naturales preparados con todo tipo de frutas, incluidas las más exóticas, no son un lujo para ti.
Jugo de lulo, maracuyá, tamarindo, mango, fresa, feijoa, mandarina, borojó y muchos más.

A post shared by Ana Peña (@dulcinea_a11) on

 

28.

Es más… Tus papás, tíos y abuelos suelen sorprenderte con nuevas frutas colombianas hasta ahora desconocidas para ti.

 

29.

Tamal sin chocolate no es tamal (o por lo menos no sabe igual).

A post shared by RAFA ROSAS (@rafaross11) on

 

30.

Cuando lo piensas, debes admitir que aún no has probado todos los platos típicos de las regiones colombianas… ¡Son tantos y tan variados!