1. El desayuno, para ser verdadero, está acompañado de una buena taza de café, pan con mantequilla, o unas ricas empanadas de carne mechada, queso o pollo con mucha guasacaca.

 

2. No entiendes por qué en otros países consideran a los pastelitos (los hechos con masa de harina de trigo) como “empanadas”. Y tampoco entiendes por qué le echan azúcar a la harina para hacer empanadas.

 

3. Pensar en Mega Hamburguesas te hace feliz.

 

4. No te parece para nada raro que una rica arepa pelada con nata y queso sirva tanto para desayunar, como almorzar o cenar. Es que para ti, esa es la mejor comida del mundo.

A photo posted by LACALDECA (@lacaldeca) on

 

5. Conoces el secreto de unas croquetas de sardinas bien fritas. Y son la gloria cuando las comes en la playa.

 

6. No importa lo que opinen los nutricionistas sobre los hidratos de carbono: para ti, el dulce de leche de cabra es un manjar maravilloso a toda hora.

 

7. El pescado frito se come con limón. Eso no se discute.

 

8. Para ti, un domingo sin sopa de mondongo o de pescado es un domingo perdido.

A photo posted by Denia Claros (@deniaclaros) on

 

9. A la hora de comer pizza, siempre elegirás las de la Tavola o las de Shanghai.

 

10. No consideras que la comida esté servida si no hay arepa.

 

11. ¡Y también concluyes tus comidas limpiando el plato con arepa! Nada de dejar salsita en el plato.

 

12. Acompañas cualquier comida con plátano frito, sancochado o al horno. Y sabes que no hay vaina mas buena que el plátano con queso.

 

13. Tus parrillas son de chivo, chivo y más chivo.

A photo posted by kokysabores (@kokysabores) on

 

Crédito imagen de portada: @vitaminabea