1.

Le das a tu hijo más primos, tíos y padrinos de lo normal, incluso antes de nacer.

 

2.

Te encargas de que en su lonchera escolar jamás falten las empanadas.

A photo posted by Gaby (@mamagenial) on

 

3.

Alguna vez lo agarraste con las manos en la masa (literalmente).

A photo posted by Nico Espinoza (@nicoojazmin) on

 

4.

Y tiene una habilidad innata para jugar al pisé con papel mojado.

 

5.

Sabes que los zapatos pocholin o kickers son los indicados para resistir todo el año escolar.

 

6.

La tecnología no lo afecta tanto… pues le has inculcado que las metras y los volantines aún siguen siendo emocionantes.

 

7.

Le haces barra en cuanta “caimanera” participe.

A photo posted by A&VE (@turkisvasquez) on

 

8.

Gracias a ti puede reconocer la arepa desde temprana edad, donde quiera que vaya, y su favorita es la rellena con queso.

 

9.

Es muy probable que haya tenido a un cachorro huérfano como primera mascota, adoptado por él mismo sin tu consentimiento.

 

10.

Su fruta favorita es el mango…

Crédito: Maho Rossell

Y lo has pescado subiéndose a árboles ajenos para agarrarlos. Aunque te mueres de miedo, muy en el fondo te sientes orgullosa de que lo haga.

 

11.

Juega en carnaval con las bombas (o globos pequeños) llenas de agua y le monta cacería a los vecinos, y aunque le dices que eso está mal, muy en el fondo también te divierte que lo haga.

 

12.

Y te sientes realizada cuando tu hijo se hace inmune al chalequeo. “Has aprendido bien mi joven Padawan”.

A photo posted by Gaby (@mamagenial) on

 

13.

Sabe el significado de “cantar la zona”… Sobre todo cuando está haciendo algo a tus espaldas con sus hermanos o primos.

 

14.

Su bebida favorita es la malta y en el supermercado no la pierde de vista.

 

15.

Alguna vez tuvo a un pollito de mascota y lo perdió. Tuviste que consolarlo comprándole un “bati bati”…

 

16.

Tiene una colección de franelas ovejita de tantas que le compras.

 

17.

Conoce el valor de los plátanos con queso, más aún si se lo preparas cuando el plátano está muy maduro.

 

18.

Le tiene o le tuvo miedo al camión del aseo o al chatarrero, y no precisamente porque lo hayas asustado alguna vez con eso.

 

19.

Si no dijiste en un cumpleaños “el que no se siente no come torta”, no estás criando a un niño venezolano.

 

20.

Con palitos muy finos de madera o fósforos usados juega a carreras de velocidad en los charcos que deja la lluvia.

 

21.

Te pide un bambino, chupi, duro frío o tetas cada vez que estás de salida, más que todo en los días calurosos.

A photo posted by Gabriela Soto♥ (@gabssoto) on

 

22.

Tú misma le explicaste que se llama “chicle” y no “goma de mascar” como lo dice en la etiqueta.

 

23.

¡Sabe perfectamente bien que los lunes son de caraotas!

 

24.

Cree en el niño Jesús en vez de Santa.

 

25.

Le has tenido que explicar durante cada Navidad que no debe jugar con fuegos artificiales… Pero siempre encuentra esos “triquitraquis” y te hace saltar del susto.

 

26.

Corres a última hora para planchar el liqui liqui para los eventos culturales de tu pequeño o pequeña, porque se te olvidó entre tanto que hacer.

 

27.

Le ganaste hasta a los mejores diseñadores de moda con el disfraz de reina de carnaval que le fabricaste a tu hija o del héroe de moda para tu hijo.

Crédito: Maho Rossell

 

28.

Cuando lo ves sentarse a hacer la tarea voluntariamente, ¡sabrás que alguna travesura hizo y al menos un vidrio roto tendrás que pagar!

 

29.

Sabes que cantando “arroz con leche”, hasta el más inquieto se tranquiliza…

Crédito: Maho Rossell

 

30.

Entre sus primeras palabras, le enseñaste tres colores… ¡los de la bandera de Venezuela, por supuesto!