1. En Navidad

LO MALO es que asistir a una cena de Navidad o Año Nuevo será una tortura: la mesa estará llena de toda clase de animales que ayer eran grises y hoy son rojos, y muchos de ellos todavía tendrán ojos. No sé a ustedes, pero para mí, ver a los animales “completos” es peor.
LO BUENO es que acabarás ebrio de vino y sidra mucho antes que los demás. Y tendrás espacio de sobra para la inmensa variedad de turrones que sólo están disponibles en esos meses del año (TIP: No leas los ingredientes de los turrones. Sí, algunos están elaborados con manteca de cerdo y no quieres saber cuáles).

2. Comiendo fuera de casa

LO MALO es que lo único que podrás comer en los restaurantes gallegos serán patatas, ya sea con salsa brava o ali oli, o en forma de tortilla.
LO BUENO es que las patatas gallegas son especialmente buenas. No es broma: algo tienen. Y también están los pimientos de Padrón, por si la tortilla no te basta.

3. Sobre los bocadillos vegetales

LO MALO es que pronto dejarás de entusiasmarte cuando veas en el menú “hamburguesa vegetal”, “sándwich vegetal” o “sushi vegetal”. Lo que eso significa es que además de la carne esperada, los platillos tienen algún vegetal, o sea, tomate o alguna vez espárragos. Los sándwiches vegetales suelen ser de atún y el sushi vegetal de gambas con aguacate.
LO BUENO es que siempre puedes comerte una tabla de quesos de la región, que son espectaculares.

4. Pero ¿nada, nada, nada de carne?

LO MALO es que escucharás esto una vez por semana: “Pero ¿de verdad no comes nada, nada, nada de carne? ¿Ni pescado? ¿Cómo le haces? Uf, de la que te estás perdiendo… ¡acabarás cambiando, ya verás! Pero… ¿en serio? ¿Nada? ¿Nunca? Qué locura, ser vegetariana viviendo aquí, con tan buen marisco que tenemos…”.
LO BUENO es que ya sea que tu vegetarianismo tenga raíces éticas o de salud, tendrás infinitas oportunidades de explicar las razones de tu (“¡incomprensible!”) decisión. Eventualmente tendrás un discurso tan bien sintetizado que sólo tendrás que ponerte play cuando la primera persona del grupo te voltee a ver, alarmada.

5. En el supermercado

LO BUENO es que si te gusta cocinar, encontrarás un montón de sustitutos vegetarianos y veganos en supermercados y tiendas especializadas, desde tu típico tofu hasta nuggets imitación pollo, distintos tipos de “mortadelas”, salamis y jamones elaborados con clara de huevo y otras proteínas, albóndigas de soya, seitán, tempeh, algas…
LO MALO es que cuando estés recorriendo el súper buscando tu tofu, verás toda clase de animales, a veces completitos, despellejados y emplasticados. Hay quien se queda diez minutos de pie, y con los ojos llenos de lágrimas, ante un lechoncito empaquetado, o ante el montón de conejos de la carnicería.

6. ¿Vamos a un vegetariano?

LO BUENO es que cada vez se abren más locales vegetarianos en las ciudades principales de Galicia.
LO MALO es que ninguno de tus amigos carnívoros querrá acompañarte. La mayoría parecieran ser alérgicos a las hamburguesas de lenteja, las albóndigas de avena y los estofados de tofu al curry…

7. Marisco que parece otra cosa

LO MALO es que si eres de fuera y no conoces los mariscos gallegos, puede que en una fiesta te metas un percebe a la boca creyendo que es una especie de planta o raíz. Historia verdadera.
LO BUENO es que la anécdota seguirá causando gracia durante años.

8. En una boda gallega

LO MALO es que si te toca ir a una boda gallega sentirás que además de no comer carne, estás a dieta… alrededor de ti habrá un bacanal de mariscos, pescado y carne y a ti te tocarán “verduritas” (las ponen en diminutivo en el menú) y si tienes suerte, algún arroz.
LO BUENO es que serás el único sobreviviente de tu mesa: mientras tú bailas, ligero como el viento, tus compañeros de mesa estarán con la corbata floja y el botón del pantalón desabrochado tras haberse comido medio mar.

9. Yendo de tapas

LO MALO es que a menos que hagas una investigación previa y busques lugares específicos, la experiencia de salir de tapas con amigos será bastante triste para ti… Llegarán porciones de ensalada rusa o “salpicón” y siempre tendrá atún, llegarán panecitos (“tostas”) con queso y encima tendrán jamón serrano o algún otro embutido, y tú estarás rebuscando en el fondo de los platitos de cacahuates o aceitunas por si queda algo. LO BUENO es que… no sé, ¿querías bajar de peso?

10. Sorpresa en la playa

LO MALO es que es muy posible que en las playas te encuentres a pescadores que saldrán del agua con sus trajes de neopreno cargando los peces a los que acaban de matar… ¡con un arpón!
LO BUENO es que si tu vegetarianismo estaba tambaleándose por alguna razón, una escena así te volverá a afirmar en tus convicciones… ¿y ya mencionamos lo buenas que están las patatas?