Nos vamos de tapas a Sevilla. La capital andaluza ofrece tanta variedad que hacer un top ten sin dejarse algún sitio de calidad no es difícil: es imposible. Por eso aumentamos esta lista con cinco propuestas más para que una visita a la ciudad sevillana te deje con un sabor de boca inmejorable.

1. Casa Vizcaíno


Quizás uno de los mejores sitios para arrancar cualquier ruta de tapeo. Ya sea al mediodía o por la noche, es el sitio perfecto para quedar y tomar la primera ronda. Aquí la comida no es lo importante, pero los mejillones siempre están ricos y acompañan de maravilla a tu caña, tinto o vermú.

2. Bodeguita Romero


Muy cerca de la plaza del ayuntamiento y de La Giralda, este es uno de los grandes clásicos sevillanos. Ensaladas y conservas ponen el punto fresco, mientras que los fritos y las carnes protagonizan el caliente. Entre medias, numerosas propuestas de cocina tradicional para redescubrir Andalucía. El montadito de pringá es obligado. Sí o sí.

3. La hermandad del sushi

Solo con el nombre ya dan ganas de entrar. Y su bajo precio hará que igual no quieras salir. Este coqueto restaurante de aires flamencos es perfecto para tapear porque tiene una enorme carta donde el sushi y otras ricuras orientales tienen siempre su toque sevillano. Y siempre hay propuestas fuera de carta tan sorprendentes como sabrosas. A veces hacen salmorejo de tofu, ahí lo dejo.

4. Donald


Si vas buscando modernidad… este no es tu sitio. Si vas buscando tradición sevillana, sí. En esta cafetería todo parece igual a cuando se inauguró en los años 70 del siglo pasado. Son grandes aficionados al toreo. Y al buen comer. Son más de raciones que de tapas, pero siempre se puede compartir.

5. Casa Morales

Otra de las grandes bodegas sevillanas. Local inaugurado en 1850, es la pura esencia de la capital andaluza. Hay platos de cuchara caseros, ricas chacinas, salazones y quesos… y una treintena de montaditos diferentes. De esos lugares que embelesan a los guiris… y a los locales. Pura historia.

6. Condendé

Escondido en el corazón del mercado, este es uno de los puestos, sin duda, más sabrosos. Su carta fusiona cocina española, brasileña y asiática. Y lo hace a las mil maravillas, siempre con un pan de base o para envolver. Pan de queso con chicharrón de Cádiz, gyozas vegetales o una arepa de carnitas son platos que dan hambre, aunque no tengas. También sirven cócteles.

7. La Cantina


Justo al lado del anterior se encuentra uno de los grandes clásicos del Mercado de Feria: La Cantina. Aquí el pescaíto frito es la estrella: chocos, cazón en adobo, pijotas o langostinos al ajillo dan buena cuenta de ello. A partir de ahí, pescados a la plancha y chacinas completan el menú con una buena caña.

8. Antigua abacería San Lorenzo


La tradición va en el alma del establecimiento, como se puede comprobar con las numerosas imágenes de Semana Santa. Es uno de los sitios más peculiares e interesantes de esta ruta del tapeo. Teleritas, montaditos, tapas clásicas y bocados gourmet son parte de su amplio menú. Aunque más grande es la bodega de vinos. ¡Salud!

9. Bodega San Lorenzo


Aquí nada de diminutivos, porque el lugar tiene solera y hay que hablarle de usted. Tiene más de un siglo de historia (se fundó en 1864) y su tapa estrella es la denominada El Repetidor, compuesta por picadillo de atún fresco con cebollita picada, aceite y salsa de tomate natural. Dicen que es la tapa más antigua de Sevilla, pero hay otras muchas propuestas más.

10. Casa Rafita


Humilde y sencillo, este pequeño bar que hace esquina es otro de los rincones que no se pueden dejar atrás en una ruta de tapas por Sevilla. Gambones al ajillo, riñones de cordero o un salmorejo con berenjenas son siempre un acierto. También su mantecaíto: un montadito con lomo, jamón y huevo de codorniz. No lo olvidéis: Casa Rafita, donde las berenjenas están exquisitas (que dice su eslogan).

11. El Ambigú


Otro de los lugares que merece la pena visitar. No da una gran primera impresión, pero no te dejes llevar por las apariencias: aquí cocinan como tu madre. Así que, pidas lo que pidas… ¡te encantará! En su puerta, además, se organiza parte del gran mercado de Calle Feria cada jueves…

12. conTenedor


Este no es un bar de tapas al más puro estilo, pero su calidad hace que siempre deba estar en un listado gastronómico sevillano. Hay muchos platos perfectos para compartir si lo que queremos es probar un poco de varias cosas. Raciones, ensaladas, ceviches, tablas de quesos o patés… Las opciones son mil. (Y, para comer, sus arroces son una maravilla).

13. Perro Viejo

Es solo uno de los cinco restaurantes que la gente del equipo MpuntoR tiene en la ciudad. Y, como en todos, tiene diversas propuestas para tapear sin prisa. La decoración es estupenda e informal. Desde unas papas bravas hasta un ceviche de salmón… el abanico es más que amplio.

14. Bodega La Paraíta

Salimos un rato del centro y nos acercamos a la barriada de Pino Montano. Allí se ubica esta bodega de ricas tapas y, quizás, el mejor sitio para los amantes de los caracoles. En temporada, siempre se llena.

15. Puratasca


El barrio de Triana es uno de los que más solera tiene en toda Sevilla. Merece la pena, y mucho, pasear por la orilla del Guadalquivir, adentrarse en su calle repleta de alfareros… y tapear en Puratasca. Aquí todo tiene cabida: platos fríos y platos calientes, tradición y modernidad… y un gran ambiente.