Bespin, un paraíso entre las nubes

La Ciudad Nube nos recuerda viejos paisajes de los Supersónicos. vía Wookieeepedia.

Si tu sueño es visitar un planeta gaseoso, pero siempre te ha intimidado que la gravedad te aplaste a ti y a tu GoPro antes de la primera selfie, entonces Bespin es el lugar perfecto para ti. Situado en la cómoda inestabilidad del Borde Exterior, este planeta cuenta con una franja habitable para la vida humana a miles de kilómetros por encima de la superficie. Aquí se encuentra la famosa Ciudad Nube, desde donde podrás tomar tours para visitar las viejas minas de gas y colaborar con proyectos ecoturísticos enfocados en la conservación de las algas microscópicas que habitan el planeta. En algunas de las tiendas de la ciudad puedes encontrar miniaturas de Han Solo atrapado en carbonita, un valioso souvenir de los días en que el Imperio dominaba estas zonas. Puedes llegar fácilmente tomando el transbordador colectivo 708A – Corredor de Ison.

 

Dagobah, un encuentro con tu lado natural  

Baños termales del norte de Dagobah, con una réplica de la vieja cabaña de Yoda. vía Wookieeepedia.

Ubicado en el sistema del mismo nombre, este pantanoso planeta se ha convertido en un importante centro de turismo alternativo en años recientes. Viajeros de toda la galaxia vienen a retiros espirituales y de meditación donde aseguran “sentir la fuerza”. Réplicas de la cabaña Yoda, el legendario maestro Jedi, se extienden a través de varios complejos de corte all inclusive, donde el lujo y la comodidad están a la orden del día. No olvides visitar los exclusivos spas, son el único lugar donde encontrarás los famosos tratamientos con base en el milagroso Lodo de Dagobah, lo mejor en tecnología anti edad en toda la galaxia. Cada luna llena se realizan peregrinaciones a la Cueva del Lado Oscuro, donde los peregrinos enfrentan sus peores miedos y se desintoxican con un relajante temazcal. Nota: este planeta está catalogado como “zona libre de Wi Fi”.

 

La Luna Boscosa de Endor y la experiencia Ewok

Eco-cabañas Ewok en una de las reservas naturales de Endor. vía Wookieeepedia.

Endor es el lugar ideal para los amantes de la naturaleza y las actividades al aire libre. Sus gigantescos bosques son perfectos para el trekking y acampar en alguna de las zonas seguras. Aunque puedes disfrutar Endor por tu cuenta, la mejor forma de aprovechar tu viaje es contratado los servicios de trekking que ofrecen los asentamientos Ewok. Se ofrecen paquetes de uno o varios días y con diversas opciones de dificultad. Dentro de los paseos más recomendables se encuentran la visita a las ruinas del generador de escudos y el recorrido por los antiguos asentamientos Dulok. Si planeas tu visita en el aniversario de la Batalla de Endor, podrás disfrutar de un excelente festival gastronómico e incluso observar una representación de la famosa carrera de moto deslizadores. Algunas villas arbóreas han entrado en programas tipo HelpX, permitiendo a los turistas experimentar el estilo de vida Ewok a cambio de unas horas de trabajo voluntario al día.

 

Kamino, las mejores olas de la galaxia a tu alcance

Panorámica de la pintoresca ciudad de Tipoca. vía Wookieeepedia.

El también llamado Planeta de las Tormentas, podría bien ser considerado el Planeta de las Olas. Una superficie totalmente cubierta por océanos e incesantes tormentas son garantía de diversión para todos los que gustan de los deportes acuáticos extremos. Los kaminoanos empezaron a ofrecer talleres de surf cuando el negocio de la clonación se vino abajo y rápidamente se convirtió en una sensación galáctica. En años recientes, han surgido varias escuelas de surf en distintos puntos de Ciudad Tipoca, pero la mejor opción sigue siendo la original Boba & Jango Surf Shop, que organiza el Encuentro Anual de Surf para Cazarrecompensas y Clones. ¡El ganador del evento regresa a casa con su propio clon de Jango! El transporte es escaso, pero muchos surfistas llegan haciendo hitchhiking desde el Laberinto Rishi sin mayor problema.

 

Coruscant, para el aventurero urbano que llevas dentro

El inconfundible horizonte de Coruscant al atardecer. Arte por Darek Zabrocki.

La Ciudad Galáctica de Coruscant no es sólo una ciudad planetaria, es La Ciudad Planetaria. Tiene todos lo que podrían esperar de los planetas del Núcleo y mucho más. Sus más de cinco mil niveles ofrecen millones de opciones de entretenimiento que demuestran por qué esta ciudad es considerada el epicentro de la cultura y las artes de la galaxia. Adéntrate en los bajo fondos de la ciudad y experimenta el verdadero significado de multiculturalidad, toma un tour a las Cumbres Manarai (el último remanente natural del planeta), visita el antiguo Palacio Imperial, explora el Museo Galáctico y no olvides guardar un par de días para realizar compras. ¡Estás en el centro de las rutas comerciales más importantes y los impuestos están a la baja! Coruscant es atractivo incluso para aquellos que viajan en plan mochilero, ya que cuenta con varios de los puertos espaciales más baratos de la galaxia.

 

Hoth, donde la nieve siempre está en su punto

El tranquilo paisaje invernal de Hoth. Arte por Kuldar Leement.

Un planeta con nieve perpetua y una base militar abandonada fueron la combinación perfecta para iniciar uno de los proyectos de turismo de aventura más exitosos de la galaxia. El Eco Sky Resort (nombrado así en honor al asentamiento rebelde que ocupaba este sitio) se extiende a lo largo de un sistema de cavernas por debajo de la superficie del gélido planeta, y es la meca actual de los deportes de invierno en el Borde Exterior. Para aquellos que quieren alejarse del bullicio, está la opción de alojarse en uno de los hoteles boutique montados dentro de los AT-ATs recientemente reconstruidos. Caravanas de tauntauns están encargadas del transporte entre los distintos hoteles. Actualización: Debido a una serie de quejas por parte de los vacacionistas, el centro sólo opera durante los meses de hibernación de los wampas.

 

Naboo, el sueño de todo sibarita

Una tarde cualquiera a las afueras de la ciudad de Theed. vía Wookieeepedia.

Naboo es el destino perfecto de aquellos que saben disfrutar de las cosas buenas de la vida. Sus tranquilas ciudades están rodeadas por extensas planicies, imponentes cascadas y tranquilos lagos que reflejan el equilibrio que los Naboo han sabido mantener con la naturaleza. Theed, la capital Naboo, ofrece algunas de las mejores opciones en todo el Borde Medio para los viajeros más exigentes. Disfruta de su exclusiva gastronomía en cada una de sus plazas, bajo la sombra de sus columnas rematadas en tonos verde esmeralda; recorre sus parques y jardines a tus anchas, mientras observas como los pintores locales intentan retratar ese momento de luz perfecta sobre el Río Solleu; piérdete por sus callejones y olvídate del paso del tiempo por un rato. Eso sí… mantente alejado de los Gungan, son buena onda y todo, pero son bastante insoportables. 

 

Crédito de la portada: Michele M.F.