Todos sabemos de la grandeza de Tulum, de Chichén Itzá y de Uxmal, no hace falta ni que te digamos dónde están. Sin embargo, en los estados de Campeche, Quintana Roo y Yucatán hay muchísimos sitios arqueológicos más pequeños, pero sumamente interesantes y bellos. Aquí compartimos una lista con algunos de ellos, ¡ojalá que puedas visitarlos a todos!

Campeche

1. Dzibilnocac

La zona arqueológica de Dzibilnocac se encuentre en la región conocida como Los Chenes. Al visitarla hallarás la Bóveda Pintada, un conjunto de montículos, plataformas, edificios abovedados y habitaciones adornadas con mascarones del dios maya de la lluvia, Chaac. ¡Harás miles de fotos!

2. Hochob

Hochob significa “lugar de las mazorcas de maíz”. En esta zona arqueológica podrás visitar varios monumentos milenarios, como el Palacio del Este, donde se halla un enorme mascarón que representa al dios maya Itzamná, o las Estructuras II y III, con decorados de mascarones, templos falsos y escalinatas simuladas. El sitio se encuentra a 51 kilómetros al sur de Hopelchén en Campeche. Indiana Jones estaría feliz de visitarlo.

A photo posted by Don Clico (@donclico) on

3. Balamkú

Enclavado en la selva del sur de Campeche, su nombre significa “templo del jaguar”. La Zona Arqueológica de Balamkú consta de tres grupos arquitectónicos que ocupan un área aproximada de un kilómetro cuadrado, siendo los más importantes el Central y el Sur. En el primero destaca la Estructura I, con una subestructura que posee un magnífico friso realizado en estuco, con mascarones del monstruo de la tierra y animales acuáticos. Además, ¡hay monos araña por todas partes!

4. Becán

En el corazón de la región de Río Bec se esconde un antiguo centro ceremonial que guarda miles de misterios. Aquí podrás admirar estructuras piramidales con torres laterales decoradas con grandes mascarones del dios Itzamná. Son interesantes el foso, con sus siete accesos, la estructura IV, que muestra una bella ornamentación en su fachada y una complicada distribución de pasillos que pareciera formar un laberinto. Y también el pequeño juego de pelota en la Plaza Oeste. Rentar una camioneta que te lleve a todos estos sitios será tu mejor idea de viaje.

A photo posted by Rémy Petit (@petitrmy1) on

5. Xcalumkin

Hay quienes afirman que la traducción es “suelo doblemente bueno expuesto al sol”, aunque otros afirman que es “ventana por donde entra el sol”. Ocupa una superficie de 10 kilómetros cuadrados. En sus inmuebles se ha documentado la sucesión de tres fases arquitectónicas propias del estilo Puuc. Cabe comentar que sólo unos cuantos edificios fueron usados como templos, no existen basamentos piramidales de gran altura y tampoco se ha registrado un juego de pelota. ¡No por chiquita hay que dejar de visitarla, mira qué bonita que es!

A photo posted by Camy Corrine (@corrine_camy) on

6. Chicanná

Su nombre significa “la casa de la boca de la serpiente”. En Chicanná podrás encontrar varios edificios en torno de una plaza central, como las estructuras I y II. La primera es un edificio rectangular con aposentos al centro y flanqueado por dos torres de esquinas redondeadas, con escalinatas y templos simulados que poseían mascarones del dios de la lluvia. Ya segunda es uno de los edificios más bellos de la región, pues su fachada está decorada ricamente al más puro estilo Río Bec, con motivos que semejan un enorme mascarón del dios Itzamná, y cuyas fauces abiertas enmarcan la puerta del recinto.

A photo posted by Janne (@jannexox) on

Quintana Roo

7. Oxtankah

Es la ciudad prehispánica más grande e importante que se ha descubierto en la bahía de Chetumal. El diseño arquitectónico dominante de las estructuras es del estilo Petén: cuerpos superpuestos con muros en talud, con esquinas redondeadas y remetidas, cuyo elemento esencial es la moldura llamada “en delantal”. Para abastecerse de agua dulce, los mayas construyeron pozos y chultunes, donde captaron agua de lluvia. La navegación fue una actividad común, por lo que en canoas recorrieron los canales de la región y cruzaron la bahía de Chetumal para transitar el mar Caribe de norte a sur. Oxtankah es una de esas joyas no tan visitadas, pero que seguro te dejará boquiabierto.

8. El Rey

Visita las iguanas que ahora habitan las espectaculares ruinas de esta antigua ciudad maya, en pleno corazón de la zona hotelera de Cancún. Las ruinas del Rey son todo lo que queda de una antigua ciudad maya abandonada tras la llegada de los colonizadores españoles. A medida que explores las 47 estructuras de piedra, deja que tu imaginación complete los colores y detalles de la antigua vida maya. El Rey no es tan grande como otras ciudades mayas, y sin embargo aun así se puede sentir la atmósfera de lo que fue una vez, y es una introducción muy accesible a quienes fueron los habitantes originales de Cancún.

A photo posted by Erin Cooper (@eriniscarin) on

9. Muyil

Considerado uno de los 20 sitios arqueológicos más importantes del país, por su tamaño y la cantidad de vestigios prehispánicos, la zona arqueológica de Muyil es uno de los pocos sitios que combina su atractivo histórico con una exuberante vegetación y el imponente paisaje del Mar Caribe.

10. Kohunlích

El sitio de Kohunlich es relativamente extenso, unos 21 acres rodeados de bosque tropical. El trazado de los edificios y los restos de canalizaciones de agua y cisternas hace suponer que Kohunlich fue una ciudad muy importante en su momento. En este sitio se encuentran cerca de 200 montículos, aunque muchos de ellos permanecen todavía sin excavar, y se encuentra cubiertos aún por la vegetación. Sin embargo, es muy emocionante imaginarse su exuberante belleza. Se cree que Kohunlich representaba un punto de enlace del comercio entre las ciudades de la Península de Yucatán y varias ciudades mayas en Centroamérica.

11. Chacchoben

Este asentamiento maya fue apenas descubierto en 1994, a pesar de ocupar alrededor de 70 hectáreas, siendo el más grande asentamiento de la región de los lagos en Bacalar con varios edificios que ya son parte de la naturaleza de la zona. Aunque aún falta mucho por descubrir, el sitio en sí es una maravilla gracias a la belleza que lo rodea.

A photo posted by Josie Ladle (@josie.ladle) on

12. Dzibanché

Es uno de los asentamientos más grandes e importantes del sur de Quintana Roo, aunque es muy poco visitado por los turistas, Dzibanché cuenta con varios edificios de enorme monumentalidad y calidad. Resalta el gran tamaño de la acrópolis, por lo que te sugerimos llegar temprano para que tengas el mayor tiempo posible para recorrerla.

13. El Meco

Son pocos los viajeros que se toman el tiempo para visitar esta bella zona arqueológica. El Meco es un pequeño,pero relevante sitio arqueológico al norte de Cancún, cuyo turismo potencial prefiere irse hacia Tulum y Cobá o hacia Chichén Itzá. A siete km del entronque entre la zona hotelera y el centro, en el bulevar Kukulkán y avenida Bonampak, por el camino a Punta Sam, El Meco abarca 650 m de largo en su eje norte-sur, y 200 m en dirección este-oeste, aunque el área explorada y restaurada para fines turísticos es pequeña. La estructura principal es un basamento de cuatro cuerpos superpuestos con una escalinata central; lo más relevante es que su estructura, de 12.50 m, es la más alta en el norte de Quintana Roo.

A photo posted by Alexandra (@alexanamaste) on

Yucatán

14. Sayil

Las ruinas de uno de los asentamientos más importantes de la zona del Puuc, pues fue aquí donde se concentró un aproximado de 17 mil habitantes, lo que da una idea de su tamaño y distribución. Se localiza a 33 km al sureste de Uxmal y significa “lugar de las hormigas arrieras”. Sus construcciones son muchas y muy variadas, desde palacios con 99 habitaciones y techos de piedra, hasta casas pequeñas para familias.

A photo posted by ser:sh (@s.e.r.s.h) on

15. Xlapak

La Zona Arqueológica de Xlapak se localiza a 38 km al sureste de Uxmal, es un sitio donde se han descubierto paulatinamente importantes edificios mayas, destacando uno ricamente decorado con mascarones del Dios Chaac (Dios de la lluvia).

16. Oxkintok

Oxkintok es impresionante en cuanto a su desarrollo, pues cuenta con un diseño arquitectónico único y sobresaliente. Este lugar se encuentra dividido en tres secciones, Ah-Dzib, Ah-Canul y Ah-May, al parecer apellidos de familias mayas, por lo cual se deduce fueron éstos los líderes de cada sección. Uno de los principales atractivos de esta zona arqueológica es sin duda el laberinto, sitio donde antiguamente se realizaban ritos de confirmaciones de los gobernantes en turno, quienes al introducirse a este oscuro lugar, descendían al inframundo para entrar en contacto con los dioses. Al amanecer, retornaban triunfantes cuando salía el sol, reafirmando así su divinidad.

17. X’cambó

Muy cerca de la costa progreseña, más inclinado a Telchac puerto, se encuentra Xcambó, palabra que traducida al castellano significa “cocodrilo celestial”, o bien, “lugar donde se realizan trueques”.

18. Kulubá

Kulubá es un yacimiento arqueológico maya situado a 37 kilómetros al sureste de Tizimín, siguiendo la carretera a la colonia Yucatán, al noreste del estado de Yucatán, en México. El sitio tiene unos 6 kilómetros de diámetro y hasta el año 2009 se habían descubierto unas 300 estructuras menores.

A photo posted by Mariana Robina (@mrobinabicho) on

19. Labná

LocalizaDA a 42 km al sureste de Uxmal, Labná, significa “casa vieja o abandonada”. Este sitio ha sido motivo de atención por su mundialmente conocido arco, de notable perfección y fina ornamentación. Debe haber sido la entrada a un recinto dedicado a grandes sucesos o celebraciones. A pesar de no ser un poblado dominante, es uno de los más importantes en la actualidad, por lo que en 1996 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

A photo posted by lisacoulon971 (@lisacoulon971) on