Aquí he compilado una lista de los sonidos que no sólo han marcado mis estadías en la Ciudad de México, sino que siempre me harán recordar a este lugar del mundo que tanto amo. Un día de estos voy a crear una canción que los mezcle a todos, una especie de banda sonora que escucharé por las noches, antes de irme a dormir, para lograr el más dulce de los reposos.

 

1.

Elías Zabaleta es la voz oficial de los tamales oaxaqueños. Es toda una experiencia religiosa escucharlo cuando tenemos hambre. ¡Gracias, San Elías, deme dos de mole!

 

2.

Si hay algo que me encanta cuando estoy en México es que me despierte una serenata en el medio de la noche. Aunque, tristemente, yo nunca haya sido la destinataria, no pierdo las esperanzas de que me suceda alguna vez…

 

3.

El organito es un clásico. O lo amas o lo odias, pero jamás te es indiferente. ¿Tú de qué lado estás?

 

4.

Alarma antisísmica. No es grato escucharla, pero el que avisa no engaña…

 

5.

El tráfico… ¡Auch!

 

6.

México está lleno de iglesias, así que estés donde estés, es seguro que las campanadas serán parte de la banda sonora de tu viaje.

 

7.

¡Se compran colchones, tambores, refrigeradores, estufas, lavadoras, microondas o algo de fierro viejo que vendaaaaan! Una vez tuve una vecina que podría haber entrado en todas las categorías de la descripción…

 

8.

“Súbale, súbale, hay lugares”. ¿Hay lugares?

 

9.

Los vendedores del metro dan material para su propio artículo, ¿verdad?

 

10.

¡Qué linda la bocina que anuncia al panadero! Que no se pierda esta tradición, aunque no sea gluten free.

 

11.

Y por último, la música más sublime, el sonido que destrona hasta la más sentida serenata… “¿Dos con todo como siempre, werita?”.  

Crédito: T. Tseng