Una de las características más particulares de Valparaíso, la ciudad chilena de los 42 cerros, son sus innumerables murales esparcidos en los angostos pasajes. Ya nadie duda del posicionamiento que ha conseguido la ciudad como un exponente mundial de arte callejero. Es que Valpo respira arte callejero y sus paredes parecen caleidoscopios de colores. Las creaciones son efímeras y cambian mucho más rápido de lo que pensamos. Para descubrir los increíbles graffitis no hace falta ir a los suburbios o lugares abandonados: estas auténticas piezas de arte pueden encontrarse incluso en el centro de la ciudad. Algunos de los más bellos están en los cerros Concepción y Alegre, en los Paseos Yugoslavo, Gervasoni y Atkinson.

1

Los murales preservan y transforman positivamente el patrimonio cultural.

Lo que algunos ven como vandalismo en muchos países, acá es parte de la cultura. No solo las paredes de las casas están adornadas con fascinantes murales… La ciudad misma es un museo de arte viviente. En el 2003 la Unesco declaró al casco antiguo de la ciudad como Patrimonio Cultural de la Humanidad, y los murales colaboran en su preservación y cambio positivo.

2

Las fachadas de las casas viejas son una constante...

Los edificios abandonados o casas de barrios antiguos atraen a los artistas que buscan reactivar y resignificar los espacios para los habitantes locales.

3

Aunque para muchos artistas, cualquier superficie es buena para pintar.

Es por ello que en Valparaíso también se pueden encontrar obras de artes en las escaleras, en las farolas, en los bancos y en los letreros de la calle. Este ascensor pintado, por ejemplo, se encuentra en el Cerro Artillería.

4

Algunos murales son tan populares que se vuelven “souvenirs” de la ciudad.

Uno de los murales más conocidos de la ciudad es esta colaboración entre los artistas chilenos Charquipunk, La Robot de Madera (LRM) e INTI, ubicado en la calle Cumming del Cerro Concepción. Charquipunk se caracteriza por pintar pájaros y muchas de sus obras están impresas en tazas que se venden como souvenirs de Valparaíso.

5

Ciertas obras son verdaderas “intervenciones” que juegan con los accidentes del lugar.

Esta pieza la pueden encontrar en el Cerro Alegre. El autor, desconocido, logra romper con la monotonía de la locación con una intervención sencilla pero ingeniosa a la vez.

6

Las paredes también funcionan como vitrina de la política y de la historia.

Este mural fue realizado por Vida in Gravita en el 2012. También hay grafittis con mensajes sobre la sexualidad, con escenas de la ciudad porteña y con mensajes promoviendo el cuidado del medio ambiente.

7

Muchos íconos de la cultura chilena son resignificados por las obras de los artistas urbanos.

En este mural, ubicado en el Cerro Polanco, se representan a muchos cantantes chilenos invitando a la gente a conocer sus obras.

8

Valparaíso no es ajena a las obras de arte urbano a gran escala.

Este muro gigante fue realizado por Hesoe, Inti y Saile en el barrio Puerto en el 2010 y llevó tres semanas de trabajo y un mes de gestión. Esta obra no solo buscaba desafiar las alturas sino también empezar una serie de grandes intervenciones que mostraran la apertura de la ciudad hacia el graffiti.

9

Esta pieza de Inti Castro es otro ejemplo de la actual valoración de intervenciones a gran escala.

El artista plasmó su obra en el muro de un antiguo edificio del puerto y fue concebida como un regalo para la ciudad en medio de la realización del Festival de las Artes de Valparaíso en el 2012. El mural evoca a dos personajes latinoamericanos: el Kusillo y el Ekeko y sólo puede ser observado desde algunos puntos de la zona alta de Valparaíso, como el mirador del Paseo Atkinson en el Cerro concepción, y desde distintos puntos del Cerro Cárcel.

10

Con un poco de suerte, mientras caminas y recorres los murales es posible que te encuentres con algún artista pintando.

¿Qué esperas para visitar Valpo?

 

Las fotografías pertenecen a la autora.