1. Rappel en Yokdzonot

Yokdzonot es un hermoso cenote que da más de un motivo para liberar tu espíritu aventurero. Rappel, tirolesa, bici-ruta, además de que puedes acampar. Todo esto en medio de la selva a hora y media de la capital yucateca. Deslizarte en una cuerda hacia las frescas aguas de Yokdzonot en un día de calor, ¡es una aventura que no olvidarás en toda tu vida!

A photo posted by Crick Olivares (@kric30) on

 

2. Paramotor en Chuburná

¿Te gustaría volar? Si piensas que tu sed de aventuras está a la altura de esta increíble experiencia, la playa de Chuburná te ofrece el escenario ideal para levantar el vuelo y dejarte llevar sobre un hermoso mar y playas de arena blanca en un paramotor. ¡Nos vas a agradecer la recomendación!

 

3. Espeleobuceo en Cenotes

Los cenotes de Yucatán son maravillas naturales que invitan a explorarlas y, afortunadamente, contamos con escuelas de buceo que te llevan a practicar este increíble deporte de manera divertida y segura. La entrada subacuática al inframundo de los mayas te va a fascinar…

 

4. Tour nocturno por Río Lagartos

La ría lagartos está llena de maravillas. Es un área protegida llena de vida y lugares increíbles (puedes nadar en agua color rosa), pero la verdadera aventura comienza al caer el sol, cuando la fauna entra en actividad. Si te atreves a hacer este recorrido, lo más probable es que tengas más de un encuentro con los imponentes habitantes del lugar que le dan su nombre al Río Lagartos.

 

5. Aventuras 4×4

Si prefieres poner a prueba tus habilidades tras el volante (o el manubrio) y te emociona el sonido de los motores, ¡las dunas de Chuburná te ofrecen un arenero gigante para jugar! Además de hermosas playas y un sol espléndido, lo más probable es que encuentres a otros amantes de la adrenalina para comparar hazañas. Pero no te preocupes, el lugar es tan amplio que podrás perderte si prefieres estar solo.