1. ¿Tienes amigos malandros?

No es un secreto que Tijuana tenga fama y problemas de violencia —las películas y las series tampoco ayudan—, pero entre más de millón y medio de habitantes, no todos son malandrines y no necesariamente un tijuanense tiene un amigo malandro. ¡No está cool esa pregunta! Dicho esto, yo tengo un par, no les voy a mentir.

 

2. ¿Cada cuánto vas a Estados Unidos?

Los tijuanenses de nacimiento y por adopción, tienen una visa fronteriza y es ridículamente normal ir y venir. A un concierto, a las outlets, a llenar el tanque de gasolina del carro, a comprar un regalo, a desayunar. A cada rato se cruza… si tienes visa.

 

3. ¿Puedes trabajar en Estados Unidos?

Si tienes visa para trabajar, eres residente o ciudadano estadounidense, pues sí. Esa no es la situación de la gran mayoría de la población de Tijuana, pero es bastante común que la gente por acá trabajé en el otro lado y viva en Tijuana.

 

4. ¿Es puro desierto?

Tijuana tiene playa y clima mediterráneo. No es como en las películas que la pintan como un desierto. Eso sí, es un terregal. En octubre llegan los vientos de Santana, una condición natural y periódica de aire caliente que se genera en esta región, pero no, Tijuana no es desierto, nunca hace ni tanto calor ni tanto frío. Eso en lo que estabas pensando es Mexicali.

 

5. ¿Es cierto que todos hablan inglés?

En Tijuana los niños crecen viendo televisión en español y en inglés. La televisión abierta agarra canales gringos y lo mismo pasa con la radio. Si a esto le sumas que la frontera está aquí a la vuelta y las clases de la escuela, pues obvio tienes tijuanenses que hablan como los güeros, porque además se conocen bien la jerga californiana. Pero de eso a que todos hablen inglés, ¡na!

 

6. ¿Has visto un muerto?

¿Hay forma de responder a esta pregunta común sin soltar un no mames?

 

7. Dicen que hay puras maquilas

Es cierto y se reparten en parques industriales por toda la ciudad. Algo así como el 80% de la industria de México está en Baja California, principalmente en Tijuana. Televisores, muebles, productos médicos y un mundo de artefactos y aparatos tienen el sello made in Tijuana.

 

8. ¿Por qué pintan a los burros como cebras?

Se dice que un fotógrafo que ofrecía sus fotos a los turistas que visitaban la Avenida Revolución se acompañaba de un burro como un elemento mexicano para la foto. Como se trataba de la época de la fotografía a blanco y negro, el burro siempre salía como gasparin o eso es lo que se cuenta. El caso es que el fotógrafo —pensando en cómo solucionar su dilema— le pintó una que otra raya. ¡Y bum! El burro-cebra es un símbolo de la identidad de Tijuana.

 

9. ¿Qué onda con la calle de los burdeles?

Se llama Coahuila y es una calle en la Zona Centro llena de bares, cantinas y prostíbulos. Todo lo que te imaginas, todo lo prohibido, dicen, está ahí y las películas se quedan cortas. Pero sólo se trata de una calle, así no es toda la ciudad.

 

10. ¿Hay muchos sinaloenses?

En Tijuana hay gente de todo el país y sí, hay muchísimos sinaloenses y cada vez llegan más. Tal vez llegará el día en que todos los tijuanenses tengan parentela sinaloense, pero la verdad es que… ¡Tijuana no sería lo mismo sin ellos! ¡Gracias Mazatlán por tus mariscos!

 

11. ¿Todos usan sombrero?

¿Sombrero? ¿De cuál? ¿Para cuándo? ¿Pues qué se imaginan de Tijuana?

 

12. ¿Tienes una troca?

Los tijuanenses no dicen troca, es pick up o camioneta. Yo no tengo una, pero mi papá sí. ¿Por? ¿Ocupas un paro?