1.

Ometecuhtli (El Señor dos) y Omecihuatl (La Señora Dos) eran las energías que formaban la dualidad creadora en la religión mexica. Miguel León-Portilla traduce a Ometéotl (energía dual) como Señor/Señora de la dualidad, implicando un solo dios de carácter dual.

 

2.

Ometecuhtli representa la esencia masculina de la creación. Es esposo de Omecihuatl y padre de:

Tezcatlipoca rojo (Xipe Tótec),
Tezcatlipoca negro (Tezcatlipoca),
Tezcatlipoca blanco (Quetzalcóatl), y
Tezcatlipoca azul (Huitzilopochtli).

 

3.

Omecihuatl (Mujer dos, Señora de la Dualidad), representa la esencia femenina de la creación en la religión mexica. También se le conoce como tonacacihuatl, Señora de nuestra carne.

 

4.

Ometéotl es también llamado “in Tonan, in Totah, Huehueteotl“, “Madre nuestra, Padre nuestro, “energía antigua”. Reside en el Omeyocan, como dualidad y unidad masculino-femenina, “el Sitio de la Dualidad“, que, a su vez, ocupa el más alto lugar de los cielos.

 

5.

Él/ella es padre/madre del Universo y cuanto hay en él. Como “Señor y Señora de Nuestra Carne y Sustento“ suministra la energía cósmica universal de la que todas las cosas derivan, así como la continuidad de su existencia y sustento.

 

 

6.

En virtud de estos atributos es que se lo/la llama “el Uno Mediante Quien Todos Vivimos” y el/la que “es el verdadero ser de todas las cosas, preservándolas y nutriéndolas“. Ometéotl es llamado/a Tloque Nahuaque, amo de lo cercano y lo lejano o el/la que está cerca de todas las cosas y de quien todas las cosas están cerca. También se lo/la llama Yohualli-ehecát (viento nocturno) que es Invisible (como la noche) e Intangible/Impalpable (como el viento). También recibe los nombres de Moyocoyatzin, “el inventor de sí mismo” e Ipalnemohuani, “el dador de vida”.

 

7.

Ometeotl se pensó y se inventó para constituir el principio y generar todo lo que existe.
Fue la primera manifestación divina que dio origen a todo. En la lengua autóctona mexicana, la palabra “Dios” no existe como tal. Pero en su propia lengua la palabra “Ometeotl” engloba el creador de todo, el principio, el único. Como en todo lo que vemos están estas partículas positivas y negativas, así mismo en todo con lo que tenemos contacto y adentro de nosotros.

 

8.

Entonces Ometeotl, el principio generador, está en todas partes. Nos mira y nos encuentra en cualquier escondite que estemos. El cielo representa su parte masculina, si observamos durante el día, con azul claro, y la parte femenina durante la noche, con un color azul oscuro. Uno no podría existir sin el otro…